Quevedo. ¡Ah de la vida! ¿Nadie me responde?

«¡Ah de la vida!»… ¿Nadie me responde? / Aquí de los antaños que he vivido! / La Fortuna mis tiempos ha mordido; / las horas mi locura las esconde.

Quevedo. Poderoso caballero es don Dinero

Existen varias versiones de este poema tan conocido. En principio esta es la incluida en El Parnaso español, de 1648. Un clásico de nuestra literatura cuya lectura recomiendo por su actualidad. 

Miré los muros de la patria mía

Para algunos el reflejo de la decadencia de la patria en la época de Quevedo; para otros reflejo de la decadencia física del autor. En cualquier caso uno de los poemas más famosos y comentados de la literatura española.