Lope de Vega. Daba sustento a un pajarillo…

Probablemente estemos ante un texto metafórico en el que se encarna la figura de Lope. Probablemente este había vuelto con alguna de sus amantes al verla llorar.

Lope de Vega. A la noche

Sirviéndose de una prosopopeya de la noche que vacila entre la queja, la reconvención, el temor y la burla, el poeta se lamenta de la imposibilidad de sustraerse del poderío de aquélla, un poderío al que no cabe oponerse, y que no es otro que la necesidad de dormir y de entregarle, por tanto, buena parte de la vida.

Lope de Vega. Versos de amor

Este es el primer soneto de Rimas y sintetiza lo que luego va a ser el resto de este cancionero neopetrarquista. En él resume las ideas esenciales sobre el origen, naturaleza y finalidad de la poesía.

Lope de Vega. Suelta mi manso

En este soneto conocidísimo Lope exhorta a un rival amoroso que le ha arrebatado a Elena Ososio que la deje volver con él.

Lope de Vega. Desmayarse, atreverse…

La técnica de utilizar opuestos se da también en el poema “Ir y quedarse” pero en este caso predomina la enumeración de adjetivos que califican el estado de ánimo del amante, no las acciones como en el otro.

Lope de Vega. Ir y quedarse…

La definición del amor a través de paradojas es típicamente barroca pero encuentra su antecedente en la poesía cancioneril del XV. Lope aumenta lo que en la poesía cancioneril se percibía de forma aislada.