Hernando de Acuña. Huir procuro el encarecimiento

El autor quiere utilizar este soneto para que los amantes futuros que lo lean queden advertidos del dolor que le ha ocasionado al autor y apartarse.

Hernando de Acuña. Al Rey, nuestro Señor

Este soneto de juventud de Hernando de Acuña es producto, como queda claro en el verso 8, de un momento de exaltación patriótica de la España de Carlos I y Felipe II, reyes a los que sirvió. Hay sin duda una visión providencialista de la monarquía muy en consonancia con la época.