Góngora. Mientras por competir con tu cabello.

El exceso barroco, en este caso utilizando el Carpe diem, se ve perfectamente si comparamos este poema con el clásico de Garcilaso: En tanto que de rosa y azucena…