Sor Juana Inés de la Cruz. Miró Celia una rosa…

Nuevamente el carpe diem de Garcilaso y Góngora. En esta ocasión una figura femenina, Celia, contempla una rosa y a ella se dirige, como trasunto de la propia autora dirigiéndose a las jóvenes para que disfruten de su juventud.