Miguel Hernández. Llegó con tres heridas

Llegó con tres heridas: / la del amor, / la de la muerte, / la de la vida.

Miguel Hernández. Umbrío por la pena…

Umbrío por la pena, casi bruno, / porque la pena tizna cuando estalla, / donde yo no me hallo no se halla / hombre más apenado que ninguno.

Miguel Hernández. Nanas de la cebolla

Este poema está motivado por una carta en la que su mujer, mientras él está en la cárcel, le comunica que solo come pan y cebolla. Realmente estremecedor poema.

Miguel Hernández. Como el toro

Como el toro he nacido para el luto / y el dolor, como el toro estoy marcado / por un hierro infernal en el costado /y por varón en la ingle con un fruto.

Miguel Hernández. Vals de los enamorados

Este poema fue escrito por el autor estando en la cárcel y fue publicado póstumamente en Argentina. Cabe destacar, además de la sensibilidad de todo el poema, la existencia de un ritmo ternario continuo que une el poema con el ritmo del vals.

Miguel Hernández. Elegía a Ramón Sijé

Esta, junto con las coplas a la muerte de su padre de Manrique, es una de las más famosas elegías de nuestra literatura. En esta percibimos como nuestra, a través de un vocabulario usual pero de enorme fuerza, la terrible pérdida que sintió el autor.Incluye audio.