Baltasar de Alcázar. Cabellos crespos, breves, cristalinos

Baltasar de Alcázar destaca sobre todo por su poesía humorística. Este soneto es una burla del petrarquismo que se descubre en los dos últimos versos del último terceto.

Baltasar de Alcázar. Tres cosas me tienen preso

Se trata de la forma de canción trovadoresca: la copla inicial, cuyos dos versos finales provocan la vuelta de las coplas castellanas (4 + 4) que siguen. Obsérvese cómo se van recuperando modos de versificar que habían sido desbancados por los petrarquistas.

Baltasar de Alcázar. Una cena jocosa

El autor rehúye los altos ideales y canta el placer de la buena mesa y la alegría del vino. Esta línea la inicia el poeta griego Anacreonte (ss VI-V a. De J.C.) y es un claro antecedente de la letrilla de Góngora “Ande yo caliente” y de una línea de poesía anacreóntica que continúa durante el siglo XVIII.

En torno al soneto

Son varios los poetas que han abordado en su obra la propia elaboración de un soneto. Aunque el más conocido es el famoso de Lope a requerimiento de Violante, otros autores, tanto anteriores como posteriores, han intentado este reto. Ofrecemos aquí seis ejemplos de metapoética en los que los autores aprovechan el soneto para hablar de la propia estrofa.

Baltasar de Alcázar. Yo acuerdo revelaros…

La poesía a menudo se convierte en un juego que desarrolla la propia poesía como tema; es lo que llamamos metapoética. En este caso Baltasar de Alcázar, en un tono humorístico, se plantea revelarle un secreto a Inés adoptando la forma del soneto.