Antonio Gamoneda. Claridad sin descanso

Vi lavandas sumergidas en un cuenco de sangre y esta vision ardió en mi.