Rubén Darío. Lo fatal

Rubén Darío. Lo fatal

Rubén Darío. Lo fatal

Estamos ante la cara amarga del modernismo, la que nos ofrece una visión angustiada del poeta. Técnicamente el poema tiene muchas particularidades, más allá de la repetición obsesiva de la conjunción y. Hay que destacar sobre todo el plano semántico que lo lleva a utilizar no solo una gradación inicial ascendente en torno a la angustia, conformada por los términos «piedra, árbol, ser vivo y hombre», sino también un vocabulario a lo largo de todo el poema cargado de connotaciones negativas que le infunden una enorme carga de angustia reflejo de la del poeta.

Lo fatal

A René Pérez

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

Ser y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,
y el temor de haber sido y un futuro terror…
Y el espanto seguro de estar mañana muerto,
y sufrir por la vida y por la sombra y por

lo que no conocemos y apenas sospechamos,
y la carne que tienta con sus frescos racimos,
y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!…

Rubén Darío, Cantos de vida y esperanza, 1905

Audio Editado por la UNAM, Voz Viva de America Latina, VVAL-3, voces de Rubén Bonifaz Nuño y Jaime Torres Bodet, 1967

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.