Romancero. Álora, la bien cercada.

Durante toda la Edad Media los reyes cristianos intentaron en vano tomar por asalto el inexpugable castillo de Álora, en Málaga, que resistía uno tras otro todos los ataques castellanos. En uno de estos murió al pie de sus murallas, en 1434, el conocido Adelantado de Andalucía Don Diego de Rivera, que supuso en su época una trágica noticia que se encargó de difundir este conocidísimo romance.

Álora la bien cercada.

 

Álora, la bien cercada,

tú que estás a par del río,

cercote el Adelantado

una mañana en domingo,

con peones y hombres de armas

hecho la había un portillo.

Viérades moros y moras

que iban huyendo al castillo;

las moras llevaban ropa,

los moros, harina y trigo.

Por encima del adarve

su pendón llevan tendido.

Allá detrás de una almena

quedádose ha un morillo

con una ballesta armada

y en ella puesta un cuadrillo.

Y en altas voces decía

que la gente lo ha oído:

-¡Treguas, tregua, adelantado,

que tuyo se da el castillo!

Alzó la visera arriba,

para ver quié lo había dicho,

apuntáralo a la frente,

salídole ha el colodrillo.

Tómale Pablo la rienda,

de la mano Jacobico,

que eran dos esclavos suyos

que había criado de chicos.

Llévanle a los maestros,

por ver si le dan guarido.

A las primeras palabras

por testamento les dijo

que a Dios se encomendaba

y el alma se le ha salido.

Romancero viejo, Anónimo, anterior al siglo XV

Tanto el texto como el audio son de dominio público. El texto procede de este enlace y el audio procede de librivox.org y está leído por Dreamvoz.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.