Ofrecemos en esta entrada el prólogo de El reino de este mundo del cubano Alejo Carpentier para que el alumnado reflexione sobre el concepto de lo real maravilloso.

A fines del año 1943 tuve la suerte de poder visitar el reino de Henrí

[…] y de conocer la todavía Normanda Ciudad del Cabo […]. Después de sentir el nada mentido sortilegio de las tierras de Haití, de haber hallado advertencias mágicas en los caminos rojos de la Meseta Central, de haber oído los tambores del Petro y del Rada, me vi llevado a acercar la maravillosa realidad vivida a la acotante pretensión de suscitar lo maravilloso que caracterizó ciertas literaturas europeas de estos últimos treinta años. […] Lo maravilloso, obtenido con trucos de prestidigitación, reuniéndose objetos que para riada suelen encontrarse: la vieja y embustera historia del encuentro fortuito del paraguas y de la máquina de coser sobre una mesa de disección, […] la cabeza de león en la pelvis de una viuda, de las exposiciones surrealistas. […] Pobreza imaginativa, decía Unamuno, es aprenderse códigos de memoria […]. Pero es que muchos se olvidan, con disfrazarse de magos a poco costo, que lo maravilloso comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una alteración de la realidad (el milagro), de una revelación privilegiada de la realidad, de una iluminación inhabitual o singularmente favorecedora de las inadvertidas riquezas de la realidad, de una ampliación de las escalas y categorías de la realidad, percibidas con particular intensidad en virtud de una exaltación del espíritu que lo conduce a un modo de “estado límite”. Para empezar, la sensación de lo maravilloso presupone una fe. Los que no creen en santos no pueden curarse con milagros de santos, ni los que no son Quijotes pueden meterse, en cuerpo, alma y bienes, en el mundo de Amadís de Gaula o Tirante el Blanco. […]

Esto se me hizo particularmente evidente durante mi permanencia en Haití, al hallarme en contacto cotidiano con algo que podríamos llamar lo real maravilloso. […] A cada paso hallaba lo real maravilloso. Pero pensaba, además, que esa presencia y vigencia de lo real maravilloso no era privilegio único de Haití, sino patrimonio de la América entera, donde todavía no se ha terminado de establecer, por ejemplo, un recuento de cosmogonías. Lo real maravilloso se encuentra a cada paso en las vidas de hombres que inscribieron fechas en la historia del Continente.

Prólogo a El reino de este mundo. Alejo Carpentier. (Cuba)

 

ACTIVIDADES

1– Algunos críticos han leído algunas afirmaciones de Carpentier en clave de reafirmación de la identidad de Hispanoamérica. Señala estas afirmaciones en el textos y comenta su significado.

2– ¿Cuáles son las diferencias entre lo real maravilloso en Hispanoamérica? ¿Qué diferencias existen respecto a Europa?

3– ¿Por qué lo Real Maravilloso solo es posible en Hispanoamérica según el autor?

4– ¿Qué diferencia el Realismo Mágico y la propuesta de Carpentier de “Lo real maravilloso”? Puedes leer los matices que diferencian estos conceptos en http://literatura.about.com/od/Cienanosdesoledad/a/Realismo-Magico.htm o consultando en el tema.
Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí