Polifemo y Galatea, 4 a 8

4 a 8
 

 

   Donde espumoso el mar siciliano
el pie argentea de plata al Lilibeo,
bóveda o de las fraguas de Vulcano
o tumba de los huesos de Tifeo,
pálidas señas cenizoso un llano,
cuando no del sacrílego deseo,
del duro oficio da. Allí una alta roca
mordaza es a una gruta, de su boca.
 
   Guarnición tosca de este escollo duro
troncos robustos son, a cuya greña
menos luz debe, menos aire puro
la caverna profunda, que a la peña;
caliginoso lecho, el seno obscuro
ser de la negra noche nos lo enseña
infame turba de nocturnas aves,
gimiendo tristes y volando graves.
 
   De este, pues, formidable de la tierra
bostezo el melancólico vacío
a Polifemo, horror de aquella sierra,
bárbaro choza es, albergue umbrío
y redil espacioso donde encierra
cuanto las cumbres ásperas cabrío
de los montes esconde: copia bella
que un silbo junta y un peñasco sella.
 
   Un monte era de miembros eminente
este (que, de Neptuno hijo fiero,
de un ojo ilustra el orbe de su frente,
émulo casi del mayor lucero)
cíclope, a quien el pino más valiente,
bastón, le obedecía, tan ligero,
y al grave peso junco tan delgado
que un día era bastón y otro cayado.
 
   Negro el cabello, imitador undoso
de las obscuras aguas del Leteo,
al viento que lo peina proceloso
vuela sin orden, pende sin aseo;
un torrente en su barba impetuoso
que, adusto hijo de este Pirineo,
su pecho inunda, o tarde, o mal, o en vano
surcada aun de los dedos de su mano.

 

 
Lilibeo: el volcán Etna; Vulcano: dios romano del fuego, identificado con el Hefesto griego; Tifeo: Tifón, monstruo gigantesco medio hombre, medio fiera; tosca: basta, áspera; greña: pelo revuelto; caliginoso: oscuro; graves: que causan respeto y admiración; Polifemo: cíclope, hijo de Posidón, protagonista de un episodio de la Odisea; copia: muchedumbre; silbo: silbido; eminente: elevado, alto; Neptuno: dios romano del mar, identificado con el Posidón griego; undoso: que se mueve haciendo ondas; Leteo: mar del olvido en los infiernos; proceloso: tormentoso; adusto: austero, melancólico. Quemado; Pirineo: Pirene, hija del rey Bébrix, de quien reciben nombre los montes.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.