Mujeres de negro. Josefina Aldecoa

MUJERES DE NEGRO de Josefina Aldecoa
La Autora
Josefa Rodríguez Álvarez (Josefina R. Aldecoa) nació en La Robla León el 8 de marzo de 1.926. De familia de maestros (su madre y su abuela eran maestras que participaban de la ideología del Instituto Libre de Enseñanza, institución que nació a finales del siglo XIX con idea de renovar la educación en España), vivió en León, donde formó parte de un grupo literario que produjo la revista de poesía Espadaña. Se traslada a Madrid en 1944, donde estudió Filosofía y Letras y se doctoró en Pedagogía por la Universidad de Madrid sobre la relación infantil con el arte.
Durante sus años de estudio en la facultad entró en contacto con parte de un grupo de escritores que formaron parte de la Generación de los 50: Carmen Martín Gaite, (Entre Visillos, Premio Nadal del 57, Retahílas, Nubosidad Variable…) Rafael Sánchez Ferlosio, (Industrias y andanzas de Alfanhuí 1952, El Jarama…) Alfonso Sastre, las obras teatrales (Tierra Roja, Guillermo Tell, tiene los ojos triste…) Jesús Fernández Santos, (Jaque a la Dama, La Catedrales…) e Ignacio Aldecoa, ( Gran Sol, Con el Viento Solano…) con quien se casó en 1952 y del que tomó su apellido, dejándose la R. de Rodríguez.
En 1959 Fundó en Madrid el Colegio Estilo inspirándose en las ideas vertidas en su tesis de pedagogía, en los colegios que había visto en Inglaterra y Estados Unidos y en las ideas educativas del Krausismo, (base ideológica de la Institución Libre de Enseñanza.
 En 1969 murió su marido (Ignacio Aldecoa) y permaneció 10 años en los que abandonó la escritura dedicándose a la docencia, hasta que en 1981 editó una edición crítica de una selección de cuentos de Ignacio Aldecoa. Continuó su actividad de escritora con novelas como Los niños de la guerra (1983), La enredadera (1984), Porque éramos jóvenes (1986) o El vergel (1988). En 1990 inició una trilogía de contenido autobiográfico con la novela Historia de una maestra (1990), Mujeres de negro (1994) y La fuerza del destino (1997).
En 1998 escribió el ensayo Confesiones de una abuela, en el que abordaba la relación y experiencias vividas con su nieto. En 2000 publicó Fiebre, una antología de cuentos escritos entre 1950 y 1990, y en 2002 El enigma, novela de temática amorosa.
En 2005 publicó La casa gris, una novela que escribió cuando tenía 24 años, en la que narra, en forma de novela protagonizada por Teresa, su vida en Londres en el que refleja la diferencia de España y Europa en los años 50.
La Obra;
Mujeres de Negro
Mujeres de Negro es una novela que forma parte de una trilogía que comienza con la novela; Historia de una Maestra (1.990) y termina con La Fuerza del Destino (1.997)
A su vez Mujeres de Negro esta dividida en tres capítulos titulados: los vencidos, el destierro y el regreso. Como podéis observar cierra un círculo que fue crucial en la vida de los españoles y de España que, por desgracia, duro cuarenta años.
En el primer capítulo (los vencidos) nos relata la marcha de Gabriela, su madre y su hija (Juana, que relata el libro en primera persona) a la ciudad, en concreto a un piso que Eloisa, hija del alcalde republicano de pueblo donde vivía Gabriela, (Los Valle) y que fue fusilado junto al marido de Gabriela el 18 de julio del 36.
Gabriela imparte clase a un grupo de cinco niños y por la tarde a un niño enfermo y dos niñas. Y de fondo la Guerra Civil. La radio presidiendo la vida, los “partes”, los frentes de batallas, las amargas derrotas, los muertos, el miedo y las nuevas amistades va dando forma a un capitulo que ha medida que avanzamos, en su lectura, sentimos muy de cerca el final de una guerra que se decanta del lado nacional. El miedo comienza a aparecer en los personajes que Juana nos va describiendo, Gabriela pierde alumnos “Usted es buena maestra pero tiene un defecto para nosotros, que mezcla la política con la enseñanza y que, además, hace mofas de la religión delante de los niños”, le dice la madre del niño enfermo al que estaba dando clase. Las amistades de Juana con Amelia, hija de un farmacéutico, que conoce en su nueva escuela abre las amistades con el padre de Amelia y con el “el viudo” (Octavio Guzmán, mexicano), la muerte de la abuela, las imposiciones de los vencedores, la tristeza, el dolor y la desesperación de los vencidos van tomando cuerpo.
“Después será peor” dice el padre de Amelia para referirse a la pos-guerra. Y efectivamente fue peor, peor que peder la vida en la batalla es perderla a manos de gentes ávida de venganza que se ensañaron con todos aquellos que, como Gabriela vivían en las ciudades, en los pueblos y tenían, o habían mostrado sus simpatías por la Republica.
“Cautivo y desarmado el ejercito rojo…” la guerra ha terminado pero no por ello las penalidades, el sufrimiento, el hambre, el exilio, la muerte…
En el capitulo “el destierro” Juana nos va contando, la salida de España por Lisboa hacia Méjico, la boda de su madre de negro con Octavio Guzmán, la familia de Octavio, la hacienda, la escuela para los indios, la infidelidad de Octavio, el encuentro con los exiliados republicanos en Méjico, los estudios de Juana… el exilio de miles y miles de españoles que tuvieron que marcharse de España.
El tercer y último capitulo, “el regreso” relata la llegada de Juana a España para completar sus estudios. Este capitulo es todo un clásico de la resistencia interior de principio de los cincuentas mezclada con los primeros amores de una adolescente dispuestas al compromiso político. Margarita, Luis, Sergio… son personajes que va dando consistencia a un capítulo lleno de matices y al mismo tiempo describiendo minuciosamente las distintas formas de mantener la esperanza en una inmensa cárcel como era España en aquellos años cincuentas y que se prolongo hasta muerte del Dictador. El libro termina con la salida de Juana a Francia para embarcar rumbo a Méjico. El círculo se cierra.
Critica del libro;
Hemos vivido con Josefina Aldecoa en sus 203 pagina, de buen escribir, lo que muchos españoles vivieron y padecieron a lo largo de esos cuarenta años que duro la Dictadura. El libro esta escrito con una prosa clara y un verbo fluido lleno de matices que invita a profundizar en cada uno de los temas que toca en este libro en concreto y el la trilogía en particular.
Mujeres de Negro es una obra literaria que no sólo trata sobre la  Guerra Civil, la posguerra, el exilio, la muerte y el regreso de aquellos que pudieron volver, es también un canto a la esperanza. Mujeres de Negro es una literatura de los que muchos denominamos dulce. Dulce es exilio de Gabriela en Méjico casada con un rico hacendado, dulce el regreso y la estancia de Juana en España y dulce la salida de ésta hacia Francia y su vuelta a Méjico.
La realidad fue infinitamente más dura que la ficción que nos narra Josefina R. Aldecoa. La guerra, la posguerra, los sufrimientos, las muertes, el exilio, los exiliados, la resistencia, la clandestinidad, los vencedores, los vencidos… están en la novela a pinceladas cortas narrada de manera magistral por Josefina Aldecoa que utiliza los tiempos y la palabra con una  inteligencia fuera de lo común.
Mujeres de Negro esta contada desde la verdad del recuerdo, con sentimientos que apenas nos atrevemos a reconocer y desde una progresiva toma de conciencia, Josefina Aldecoa nos abre un camino a la esperanza y al idealismo.
                                               Ifigenia Bueno Bordell
                                               Centro de E. de Adultos
                                               Sanlúcar de Bda. (Cádiz)

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.