Este texto sirve como iniciación al estudio de los textos científicos. Lógicamente predomina la exposición y la función representativa.

El proyecto Genoma Humano secuenció la información genética con­tenida en el 10% de las células que forman el cuerpo huma­no. El 90% restante no son células humanas sino un auténtico eco­sistema de unos cien billones de bacterias […]. Reciben el nombre de microbioma, y la ciencia es­tá descubriendo cada día nuevas pruebas que demuestran que son fundamentales para nuestra supervivencia. Como expli­ca el doctor Francisco Guarner, responsable del grupo de Fisio­logía y Fisiopatología Digestiva del Vall d’Hebron Institut de Re­cerca (VHIR), “el microbioma se considera ya un órgano en sí mis­mo”.

Las alteraciones que se producen en esta población de microrganismos tienen serias consecuencias para la salud; de hecho influyen hasta tal punto en el cuerpo que pueden llegar a modificar la conducta y el desarrollo cerebral. Hay estudios que demuestran que animales de laboratorio que crecen en total ausencia de bacterias tienen un desarrollo corporal deficiente, un cerebro distinto e inmaduro y su sistema inmunitario es incompleto. Lo sorprendente “y una de las razones que justifica el considerar el microbioma como órgano”, explica Guarner, “es que si a estos animales se les trasplanta la flora de individuos normales, recuperan la normalidad”. […]

Los trastornos gastrointestinales se cuentan entre las complicaciones que sufren las personas con autismo y merman su calidad de vida. La causa última de esta asociación todavía se desconoce, pero investigadores de la Universidad de Columbia, en EE. UU., han descubierto recientemente lo que podría ser una diferencia clave: muchos niños autistas tienen un tipo de bacteria en su flora intestinal que el resto de los niños no tiene […]

Y es que una flora intestinal adecuada no sólo genera vitaminas y aminoácidos esenciales para la supervivencia del cuerpo humano, sino que también estimula el sistema inmunitario. La mayoría de células inmunocompetentes conviven con las bacterias en la pared del intestino y es principalmente allí donde entran en contacto con los antígenos del exterior y el sistema aprende a diferenciar lo propio de lo ajeno.

Marta Palomo

 

ACTIVIDADES

1– Elabora un resumen del texto (recuerda que el resumen debe ocupar el 25% ).

2– ¿Cuál es el tema del texto?

3– Escribe todas las características lingüísticas de este texto, en dos columnas: En una columna vas a poner aquellas características lingüísticas que demuestran que es un texto técnico-científico (mira los apuntes para poder hacerlo). En la otra columna vas a poner las demás características que encuentres (pero que no demuestran que es un texto técnico-científico).

4– Cada una de esas características lingüísticas pone de manifiesto una característica estilística. Anótalas todas.

5– ¿Qué es lo que predomina? Por lo tanto, ¿se trata de un texto técnico-científico?

6– ¿Te interesa algún aspecto de la ciencia especialmente? ¿Has leído o has visto algún reportaje sobre ese asunto? Expón alguno de los aspectos que te llamó la atención de ese asunto.

 
Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí