Lope. A una calavera

Este es el soneto XLIII de Rimas sacras y en él se desarrolla no solo la caducidad de la belleza, representada por los ojos y la boca, sino también de la inteligencia (la estimativa) y de las potencias del verso 11 (memoria, entendimiento y voluntad).

Hay que destacar finalmente la identificación de la hermosura con la fragilidad de la cometa al viento y la oposición que ofrece en los dos últimos versos entre la antigua presunción y el actual desprecio de los gusanos.

A una calavera

Esta cabeza, cuando viva, tuvo
sobre la arquitectura destos huesos
carne y cabellos, por quien fueron presos
los ojos que mirándola detuvo.

Aquí la rosa de la boca estuvo,
marchita ya con tan helados besos,
aquí los ojos de esmeralda impresos,
color que tantas almas entretuvo.

Aquí la estimativa en que tenía
el principio de todo el movimiento,
aquí de las potencias la armonía.

¡Oh hermosura mortal, cometa al viento!,
¿dónde tan alta presunción vivía,
desprecian los gusanos aposento?

Lope de Vega, Rimas sacras, 1614

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE