Literatura universal. El siglo XIX

///Literatura universal. El siglo XIX

Ofrecemos en esta entrada una aproximación a los movimientos más importantes de la literatura europea del siglo XIX. Evidentemente la única pretensión es dar una visión somera y orientativa.

El Romanticismo en Europa

Alemania es la cuna del Romanticismo. Destaca Johann W. Goethe. Su libro juvenil Penas del joven Werther (1774) —historia de un amor no correspondido— tuvo un éxito extraordinario. En toda Europa, la juventud vestía y hablaba como sus personajes. Su principal obra es Fausto, largo y complejo drama poético-filosófico. En él el protagonista vende su alma al diableo. Es una reflexión sobre el destino humano.

En Inglaterra Walter Scott (1771-1832) crea la narrativa histórica. Sus numerosas novelas, ambientadas en la Edad Media y de tono rebelde y nacionalista, tuvieron gran éxito. Entre sus títulos, Ivanhoe (1820).

Lord Byron: logró una enorme fama, por su escandalosa existencia y por sus extensas obras. Su obra maestra es el extenso e incompleto Don Juan (1819), mezcla de heroísmo y sátira sobre el famoso conquistador.

La gran figura del Romanticismo francés es Víctor Hugo (1802-1885), que cultivó todos los géneros. Como dramaturgo, Hernani (1830) marcó el inicio del teatro romántico. En el prólogo a Cromwell (1827) había establecido sus características. Sus novelas: Nuestra Señora de París (1831), con ambiente medieval, o Los miserables (1862).

El Realismo en Europa

Henry Beyle (1783-1842), más conocido por su seudónimo, Stendhal, escribió libros sobre pintura, viajes, biografías, y hacia el final de su vida, novelas. El rojo y el negro (1830) es la historia del fallido intento de ascenso social y de conquista de la propia felicidad. La cartuja de Parma (1839) narra las vicisitudes de un joven aristócrata repudiado por su familia que triunfará a costa de sacrificar su gran amor.

Tanto la vida como la obra de Honoré de Balzac (1799-1850) se desarrollan bajo el signo del exceso. Hacia 1830 concibe el vasto proyecto literario de la Comedia humana. Destacan Eugenia Grandet (1833), centrada en un avaro que impide la felicidad de su hija, Papá Goriot (1834), que, por el contrario, narra los sacrificios de un padre por satisfacer los enredos y caprichos de sus hijas.

Gustave Flaubert (1821-1880) escribió Madame Bovary (1857), su obra maestra, le costó un proceso judicial por inmoralidad: despiadado retrato de un caso de intoxicación idealista en un ambiente de asfixiante vulgaridad provinciana. La protagonista, Emma, aburrida mujer de un médico rural, alimenta su fantasía con lecturas de novelas sentimentales.

Émile Zola (1840-1902), creador del Naturalismo, escribió entre 1871 y 1893 una serie de veinte novelas, Los Rougon-Macquart, centrada en las distintas ramas de una familia; o Germinal (1885) se caracterizan por la fuerza de sus descripciones y por tener como protagonista a la emergente clase proletaria.

En Inglaterra brilla con luz propia Charles Dickens, autor de Oliver Twist, sombría historia de un pobre huérfano o el famoso cuento Canción de Navidad. Sus mejores novelas: David Copperfield (1849-1850), Tiempos difíciles (1854) sobre la vida de los obreros, y Grandes esperanzas (1860-1861).

Dos gigantes de la literatura

Fiodor Dostoievski se caracteriza por la complejidad psicológica de sus personajes. Su experiencia en la prisión siberiana está vinculada con su obra Crimen y castigo (1866): Raskolnikov comete un crimen, pero no puede soportar sus terribles remordimientos y se entrega. El idiota (1869): historia de un bondadoso personaje que fracasa en su intento de redimir a una mujer por amor; se ha relacionado con El Quijote.

La amplia obra de Liev N. Tolstoi forma un gigantesco cuadro descriptivo del carácter y las costumbres rusas. En su juventud escribió una autobiografía, cuyo crudo realismo le causó problemas con la censura. Su primera obra maestra es la monumental Guerra y paz (1863-1869), crónica de las campañas de Napoleón en. Otro gran éxito fue Ana Karenina (1877), historia de una pasión amorosa. Novelas cortas son La muerte de Ivan Ilich (1886) y La sonata a Kreutzer (1889).

 

ACTIVIDADES

1– Localiza influencias de los románticos europeos en la literatura romántica española.

2– Localiza influencias de los realistas y naturalistas europeos en la literatura española de la segunda mitad del siglo XIX.

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

2017-01-28T08:54:53+00:00
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE