Literatura hispanoamericana.

Es difícil condensar en un solo tema toda la literatura hispanoamericana pero al menos el alumnado podrá tener una visión básica que puede posteriormente complementar con textos.

Contexto histórico: el siglo XX

El proceso de independencia iniciado en la centuria anterior explica gran parte de los conflictos vividos en los países hispanoamericanos.

  • La emancipación será llevada a cabo por los criollos, lo que supone una progresiva marginalización de la población indígena.
  • Estados Unidos despliega sus intereses neocolonialistas en el continente.
  • La concentración de la riqueza y las desigualdades originarán frecuentes conflictos, revoluciones, y fenómenos políticos. En este contexto se enmarcan la Revolución Mexicana y Revolución Cubana; los gobiernos llamados populistas o las dictaduras.

La narrativa en América.

Las particularidades históricas de cada país condicionan el tipo de novela de los autores. En este tema necesariamente nos vemos obligados a simplificar y ofrecerte unas características generales que debes considerar siempre teniendo en cuenta los matices que exige cada autor y cada país.

Características generales

  • Presencia de elementos autóctonos: personajes criollos o indígenas y los conflictos que surgen en el encuentro racial, desigualdades sociales, paisajes característicos (la selva arrolladora, la pampa, las ciudades cosmopolitas…). Es frecuente la referencia a acontecimientos históricos concretos o la denuncia de injusticias.
  • Voces y registros propios: es muy frecuente encontrar rasgos propios de la variedad del español americano. Esto se nota especialmente en el léxico, pero también podemos encontrar textos en los que el personaje reproduce la forma de hablar propia de su extracción social, incluyendo vulgarismos y rasgos fonéticos.
  • Innovaciones narrativas. Durante el siglo XX la narrativa de Hispanoamérica se desarrolla extraordinariamente (a ese fenómeno de ventas y éxito se ha llamado Boom de la literatura hispanoamericana). Las innovaciones técnicas que caracterizan el estilo de estos escritores son la presencia de diferentes voces narrativas en una misma novela (a esto lo llamamos perspectivismo), la presencia de elementos insólitos, o los saltos temporales que alteran el orden cronológico de los hechos.

Géneros y autores

Novela indigenista

La situación del indio es denunciada con frecuencia por escritores que no pertenecen a este grupo social. Encuentra antecedentes en la crónica de Indias de los Siglos de Oro y con frecuencia ofrece una visión un tanto idealizada del mundo indígena, considerado como el mundo genuinamente americano. Destacamos algunos títulos que resultan significativos, como Raza de bronce, de Alcides Arguedas (Bolivia), o Huasipungo de Jorge Icaza (Ecuador). En ambas observamos los abusos que soportan los indios y su explotación laboral por parte de los terratenientes.

Novela de la tierra

En este tipo de novelas, la naturaleza se convierte en el elementos protagonista de la novela. El entorno tiene una fuerza a la que los personajes no pueden permanecer ajenos. Pensemos en títulos como La vorágine de José Eustasio Rivera (Colombia) en la que el poeta Arturo Cova se interna en la selva y conoce la explotación de los caucheros de la zona. Asimismo, destacamos Doña Bárbara, en la que la protagonista encarna el mundo de la barbarie en oposición a la civilización. El autor, Rómulo Gallegos (Venezuela), apuesta por la regeneración del “alma indomable” del continente americano a través de la educación.

La revolución mexicana

Comienza en 1910, aunque sus efectos se extienden durante las décadas posteriores. Es uno de los acontecimientos que más huella ha dejado en el arte y la literatura del continente. Y no solo se reflejan los años de lucha; también aparecen en las novelas las decepciones y las esperanzas frustradas que dejó tras sí la revuelta mexicana. Algunas de las novelas que relatan estos hechos son Los de debajo de Mariano Azuela, o La sombra del caudillo de Luis Martín Guzmán.

Novela urbana argentina

La inmigración europea en este país deja su huella en escritores que describen estos ambientes empobrecidos haciendo uso de técnicas propias de la literatura naturalista

Realismo Mágico y lo Real Maravilloso

Algunos autores encuentran la voz propia de lo americano en una suerte de mezcla de realidad y ficción. El realismo mágico es un concepto empleado por un crítico alemán, Franz Roh. Con él nos referimos a un movimiento artístico de Hispanoamérica que encuentra el ser propio de Hispanoamérica en el mestizaje cultural y en la presencia de elementos fantásticos que se insertan con máxima naturalidad en la cotidianidad de los personajes. Se desarrolla habitualmente en espacios míticos e imaginarios como Macondo o Comala.

Por otra parte lo Real Maravilloso hace referencia a la asombrosa realidad del continente americano ligada a la fe de los individuos autóctonos y a la naturaleza de brutal que los rodea. En las novelas de Carpentier, los personajes se sitúan en lugares que existen. En ellos asistimos a la sorpresa de los personajes, especialmente de los europeos, ante las situaciones insólitas que tienen lugar en las novelas.

El cuento hispanoamericano

La llegada de las corrientes vanguardistas europeas y la tradición anglosajona (por ejemplo, Edgar Allan Poe) tienen gran importancia también en la cuentística hispanoamericana del siglo XX. El Modernismo había explorado años antes la creación de ambientes preciosistas y exóticos. Todo ello, junto al redescubrimiento de las tradiciones autóctonas son elementos presentes en el cuento americano.

Se considera a Horacio Quiroga el fundador de la nueva forma de contar. Recordemos títulos como Cuentos de amor, de locura, de muerte o Cuentos de la selva.

Podemos señalar tres corrientes fundamentales:

  • El cuento realista, en la misma línea que la novela indigenista o la novela de la tierra. Destacan aquí Quiroga o Benedetti.
  • El realismo mágico, que pone el acento en lo autóctono y singular de la tradición hispanoamericana mezclando lo maravilloso con la realidad cotidiana. Destacan Rulfo o García Márquez.
  • El cuento fantástico, muy vinculado a la tradición europea. Desborda los parámetros racionales de la percepción e imprime en el lector una sensación de perplejidad y de desconcierto. A menudo abunda en cuestiones metafísicas o paradójicas. Destacamos a Borges o Cortázar.

Algunos autores imprescindibles.

  • Jorge Luis Borges, Argentina (1889-1986)

Poeta, narrador y ensayista. En su obra se observa el profundo conocimiento de la literatura europea. Es conocido por relatos fantásticos en los que explora temas como el paso del tiempo, el misterio de la existencia, los límites de la realidad, la reflexión sobre el propio acto de escribir, los sueños, el destino, Dios… Utiliza símbolos como el laberinto, la biblioteca infinita, los personajes mitológicos… Es conocido por obras como Ficciones o El Aleph (libro de relatos en los que se incluye el cuento que da título al conjunto).

  • Miguel Ángel Asturias, Guatemala (1899-1974)

En sus textos, integrados dentro del realismo mágico, aparecen elementos propios de la civilización maya. Su novela más conocida es El señor presidente, donde el dictador sin nombre es una deformación grotesca y surrealista de una situación real en Latinoamérica. También denuncia el imperialismo norteamericano.

  • Alejo Carpentier, Cuba (1904-1980)

Hijo de emigrantes europeos, algunos críticos sitúan su nacimiento en Suiza. Es el representante de lo real maravilloso. En sus obras observa el contraste entre el mundo europeo y el americano. Así sucede en El reino de este mundo, en la que narra acontecimientos históricos sucedidos en Haití

  • Juan Carlos Onetti, Uruguay (1909-1994)

En su obra se observa el pesimismo de raíz existencialista. Sus personajes son seres solitarios y desesperanzados que vagan por la ciudad imaginaria de Santa María. Su prosa es cuidadísima y en ella se observan muchas de las cualidades e innovaciones de la novela hispanoamericana. Destacamos El astillero o Juntacadáveres, cuyo protagonista, Larsen, experimenta el pesimismo antedicho en su periplo.

  • Ernesto Sábato, Argentina (1911-2011)

En sus novelas encontramos el núcleo temático de la soledad del hombre contemporáneo cuya huida hacia la niñez resulta imposible. El único destino es la soledad o la locura. Su primera obra es la más conocida: El túnel.

  • Mario Vargas Llosa, Perú (1936)

Premio Nobel de Literatura en 2010. Es autor de La ciudad y los perros donde se observa la violencia interracial que se vive en el colegio militar Leoncio Prado. Otras obras son La fiesta del Chivo o Pantaleón y las visitadoras.

Ideológicamente, evoluciona desde posiciones de izquierda hasta posiciones más conservadoras.

  • Julio Cortázar, Argentina (1914-1984)

Escritor argentino nacido en Bruselas muy comprometido políticamente con las causas de Nicaragua o Cuba. Su novela más conocida es Rayuela, en la que destaca la posibilidad de leerla saltando de un capítulo a otro siguiendo un “tablero de dirección” que se ofrece al inicio. La complejidad estilística es uno de sus rasgos característicos. En sus obras incorpora lo incomprensible y lo imaginario.

  • Juan Rulfo, México (1918-1986)

Algunos de sus familiares murieron durante la Revolución, acontecimiento que marcará su obra. Destaca el libro de relatos El llano en llamas en el que indaga sobre el universo mexicano. Pedro Páramo es su novela más conocida. En ella Juan Preciado, el hijo del cacique Pedro Páramo, va a Comala a buscar a su padre muerto. Después de su propia muerte continúa dialogando con las almas de sus antepasados. Las técnicas narrativas innovadoras convierten a Rulfo en referente de la narrativa en Hispanoamérica.

  • Gabriel García Márquez, Colombia (1928-2014)

Aunque estudió Leyes, ejerció toda su vida como periodista y escritor. Premio Nobel de Literatura en 1982, Gabo es el creador de Macondo en su obra cumbre Cien años de Soledad. Es uno de los escritores más importantes del siglo XX. Entre otras obras extraordinarias, nos dejó El coronel no tiene quien le escriba, El otoño del patriarca, El amor en tiempos del cólera o Crónica de una muerte anunciada.

Integra técnicas narrativas complejas con modos tradicionales de contar aprendidos, según el autor, de su abuela. En las páginas de sus obras se mezcla la realidad y la ficción, ejemplo de realismo mágico. Son temas recurrentes el amor, la memoria, el paso del tiempo, la denuncia de injusticias

Poesía hispanoamericana

La poesía en Hispanoamérica atraviesa distintas fases y tendencias. Algunos autores, como Pablo Neruda, atraviesan prácticamente todas ellas en una un otra etapa.

  • Modernismo y posmodernismo. Ya lo hemos estudiado. Además de Rubén Da­río, destacan poetas como Leopoldo Lugones (Argentina), Julio Herrera y Reissig (Uruguay), José Martí (Cuba). Así como Alfonsina Storni (Argentina), Delmira Agustini (Uruguay) o Gabriela Mistral (Chile, Nobel de Literatura en 1945).
  • Vanguardia y planteamientos revolucionarios desde el punto de vista estilístico. Cabe recordar a Octavio Paz (México) las jitanjáforas de Huidobro (Chile), el compromiso de César Vallejo (Perú) en Poemas humanos o de Pablo Neruda (Chile) con Residencia en la tierra.
  • Poesía negra. La huella afrocubana y los ritmos caribeños tienen especial relevancia en Nicolás Guillén (Cuba).
  • Poesía comprometida: poesía de denuncia ante las dictaduras o la injustita en Mario Benedetti (Uruguay) o Juan Gelman (Argentina), Nicanor Parra (Chile).

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE