Letrilla

Letrilla
 
   Ándeme yo caliente,
   y ríase la gente.
   Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañanas de invierno
naranjada y agua ardiente,
   y ríase la gente.
   Coma en dorada vajilla
el Príncipe mil cuidados,
como píldoras dorados,
que yo en mi pobre mesilla
quiero más una morcilla
que en el asador reviente
   y ríase la gente.
   Cuando cubra las montañas
de blanca nieve el Enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del Rey que rabió me cuente
   y ríase la gente.
   Busque muy en hora buena
el mercader nuevos soles,
yo conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena
sobre el chopo de la fuente,
   y ríase la gente.
   Pase a media noche el mar
y arda en amorosa llama
Leandro por ver su dama;
que yo más quiero pasar
del golfo de mi lagar
la blanca o roja corriente,
   y ríase la gente.
   Pues Amor es tan crüel,
que de Píramo y su amada
hace tálamo una espada
do se junten ella y él,
sea mi Tisbe un pastel
y la espada sea mi diente,
  y ríase la gente.

 

 
Cuidados: recelos, temores; Filomena: protagonista de la metamorfosis en ruiseñor, junto a su hermana Procne; Leandro: amante de Hero, sacerdotisa de Venus; Píramo y Tisbe: amantes de la mitología; Amor: genio mediador identificable con Cupido; tálamo: lecho nupcial.
 

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.