Lectura. Ferdydurke

Un texto en el que se juega con los sufijos y los lexemas de las palabras. Muy útil para introducir el tema de la formación del léxico en español.

Desde el dormitorio de los padres me llegaron voces. Fui corriendo a la puerta. El ingeniero, en calzoncillos, sumamente risueño y picante, otra vez contaba anécdotas que sin duda provenían del cabaret.

—¡Basta!

Juventona en robe de chambre se frotaba nerviosamente las manos.

—Espera, espera, chinita, permíteme, en seguida terminaré.

—No soy ninguna chinita. Me llamo Juana. Sácate los calzoncillos o ponte los pantalones.

—¡Calzoncillitos!

—¡Cállate!

—¡Calzoncillitos, ji, ji, ji, calzoncillitos!

—Cállate, te digo…

—Calzoncillitos, calzonzuelos, calzonzuelitos…

—¡Basta! —apagó bruscamente la luz.

—Enciende, vieja.

—No soy ninguna vieja… No puedo mirarte. ¿Qué hay contigo? ¿Qué pasa con nosotros? ¡Vuelve en ti! ¡Pero si juntos vamos hacia los Tiempos Nuevos! ¡Somos luchadores y constructores del Mañana!

—Así es, así es, una gorda, ji, ji, ji, gorda langosta, ji, ji, ji, gorda langosta conmigo se acuesta. A pesar de su gordura era muy soñadora. Pero a él no se le antoja porque ya es muy floja…

—¡Víctor! ¿Qué dices? ¿Qué dices?

—¡Victorito se alegra! ¡Victorito está brincando! ¡Victorito trotando pega brincos!

—Víctor, ¿qué dices?

—¡La pena de muerte! —gritó—. ¡Hay que abolirla!

—Víctor, oh, por lo menos no tan gordamente, no con tanta pimienta, no con tanto diminutivo. ¿Qué te picó? ¡Zutka! ¡Oh, qué pesadilla!

—¡Hay algo malo! ¡Algo fatal en el aire! La traición…

—La traicioncita —dijo Juventona—, ¡Víctor! ¡No! ¡Nada de diminutivo!

—La traicionzuelita, dice Victoritoritito…

—¡Víctor! ¡Empezaron a manotearse! —La luz —jadeaba Juventona—. ¡Víctor! ¡La luz! ¡Enciende! ¡Suéltame!

—¡Espera! —jadeaba el ingeniero chillando de risa—. ¡Espera que te dé una palmadituela, palmadituela en el cuellito!

—¡Jamás! ¡Suelta o morderé!

—Palmadituela, palmadituela en el cuellito, cuellitito, cuelliticito…

                                                                      Witold Gombrowicz. Ferdydurke

 

ACTIVIDADES

1El protagonista se dirige a Juven­tona, llamándola” chinita (sabien­do que ella no es una chi­na). Busca otro ejemplo en el que ocurre lo mismo. Explica qué ha ocurrido en ambos.

2- ¿Qué otros apelativos utiliza el autor? ¿Qué significa cada uno de ellos? ¿Te parece que son adecuados?

3- Explica con tus palabras el significado del texto.

4– Repasa el contenido de este tema y contesta a las siguientes preguntas:

  • Separa el lexema y los morfemas de “palmadituela”.
  • Explica sus morfemas.
  • Haz lo mismo con “cuelliti­ci­to”.

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE