Lectura 01. Un verano prometedor

Este es el capítulo primero de una serie que superará los sesenta. Todos los textos proceden de la web www.amejor.net donde podrán encontrarlos. Me he limitado a hacerlos interactivos para lograr que el alumnado pueda autoevaluarse. Existe un manual del profesorado y un documento donde se presentan los protagonistas. Lógicamente todos los materiales que vaya publicando podrán ser utilizados de manera libre.

Un verano prometedor

Pronto se hicieron muy amigos. Quizá el motivo fue que cada uno, a primera vista, era muy diferente de los otros. A Nico le gustaba cantar. Toda la tarde estuvo con la tonadilla de una vieja canción de Village People, pero un poco modificada: Se conocieron durante el verano. Nico tenía una casa en Oropesa, muy cerca del mar, y todas las tardes iba a buscar mejillones y a bucear a la costa rocosa. En un pequeño acantilado estaban nadando Laura, Sebas y Fede, tres chicos que allí veraneaban. Al poco rato todos estaban arrancando mejillones, llenando el cesto de Nico. Éste, como recompensa, les invitó a cenar.

“¡En la Armada

los siete mares surcarás,en la Armada

y los amigos los tendrás,

en Granada, en Granada…!”

Laura era más bien tímida. Por lo menos, tardó bastante en conversar con el nuevo amigo. Fede, su hermano, por el contrario, hablaba por los codos. Además era un fantasioso, preguntando cosas totalmente irreales: “¿Hay pulpos con dos cabezas?, ¿los mejillones tienen perlas…?”. También quería hacerse el gracioso, haciendo chiquilladas. Sebas era el mayor de los cuatro con sus quince años. Fede, que aún no había cumplido los catorce, era el más joven. Sebas no se tomaba las cosas a la ligera. Se reía poco. Todos le consideraban el jefe, por ser el mayor y el más responsable.

Laura y Fede pasaban todas sus vacaciones, desde hace bastantes años, con la familia de Sebas. Su padre, el señor Tomás, que era contramaestre de un buque mercante, les acompañaba muchos días a buscar moluscos, a recorrer algunos barrancos y a bañarse. Por las tardes, en una pinada cercana, les embelesaba con las explicaciones de su vida en alta mar: incierta y muchas veces peligrosa.

Les causó tanta impresión a estos muchachos las charlas del señor Tomás que no cejaron hasta convencer a sus padres para que les dejaran acompañarle en el próximo viaje. Realmente fue muy difícil porque lo que querían era insólito: viajar en un gran buque mercante durante unos meses por toda América. Lo arreglaron todo para poder retrasar un trimestre los estudios convencionales, realizando lo que se llama enseñanza doméstica. Estudiarían las materias bajo la supervisión del padre de Sebas, que se comprometió en su educación. A la vuelta se examinarían. ¡Sería una experiencia extraordinaria!

Ya pasaba un mes desde que se había quedado solo cuando Nico recibió un telegrama. ¡Lo remitía Sebas desde Bilbao!: “PRÓXIMO VIAJE SEPTIEMBRE. SALIDA DE BARCELONA. PRONTO NOTICIAS. ABRAZO.”

Laura y Fede habían recibido el mismo mensaje.

  Índice      Cuestionario >>

 

 

 

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE