La vaquera de la Finojosa. Marqués de Santillana.

Esta serranilla es un clásico de la lírica. Observen la utilización de hexasílabos. Verán que no hay versos libres como en los romances y que el último verso de cada estrofa se repite para actuar como elemento de unión.

La vaquera de la Finojosa

Moça tan fermosa
Non vi en la frontera,
Com’ una vaquera
De la Finojosa.
Faciendo la vía
Del Calatraveño
A Sancta María,
Vençido del sueño
Por tierra fragosa
Perdí la carrera,
Do vi la vaquera
De la Finojosa.
En un verde prado
De rosas e flores,
Guardando ganado
Con otros pastores,
La vi tan graciosa
Que apenas creyera
Que fuese vaquera
De la Finojosa.
Non creo las rosas
De la primavera
Sean tan fermosas
Nin de tal manera,
Fablando sin glosa,
Si antes sopiera
D’aquella vaquera
De la Finojosa.
Non tanto mirara
Su mucha beldat,
Porque me dexara
En mi libertat.
Mas dixe: «Donosa
(Por saber quién era)
¿Dónde es la vaquera
De la Finojosa?…»
Bien como riendo,
Dixo: «Bien vengades;
Que ya bien entiendo
Lo que demandades:
Non es desseosa
De amar, nin lo espera,
Aquessa vaquera
De la Finojosa».

Marqués de Santillana (1398-1458), Serranillas, Siglo XIV
Las Cien Mejores Poesías de la Lengua Castellana. Selección de Marcelino Menéndez y Pelayo (1856–1912)

Opina

*

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE