La sombra de Beatriz

El crepúsculo está lleno de aromas,
de campanas de plata y de cantares…
Zumban abejas en los azahares.
Baja un temblor de esquilas por las lomas.
El aire sabe a miel de abiertas pomas,
y al tornar a sus blancos palomares
proyectan en los verdes olivares
sus sombras fugitivas las palomas.
Yo sueño con tu amor… Una infinita
dulzura sube del florido huerto…
¿Por qué el ensueño de una margarita,

hoja tras hoja mi saudade arranca,

si en la penumbra del balcón abierto
falta esta tarde tu silueta blanca?
Francisco Villaespesa

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.