La sílaba métrica

LA SÍLABA Y EL COMPÚTO SILÁBICO:
 
  
                                       Antes de entrar en el estudio de la sílaba, unidad métrica del verso español, conviene aclarar que este, el verso español, no debe confundirse con el hecho poético, la poesía. El verso es una forma, la poesía un contenido. El verso está estructurado por la reiteración de determinados elementos, sílabas, acentos, ritmos, pausas, las que lo configuran como una forma y, consecuentemente, tiene sus estructuras. El estudio de estas estructuras y sus posibles combinaciones (estróficas o poemáticas) configuran la Métrica, el estudio de la versificación.
                                       Por lo tanto el verso es una unidad métrica  y su estructura se asienta en el juego de:
                                       Medida.
                                       Rima.
                                       Ritmo.
                                       Estrofa.
                                       La importancia relativa de cada uno de estos factores ha sido muy discutida a lo largo de los años y los estudios de Métrica, imponiéndose entre los estudiosos modernos, la opinión de Navarro Tomás que el verso, en su sonoridad, es un “mero producto del ritmo”. Claro está que otra cosa es como se logra este ritmo.
                                        En castellano la base rítmica, y siempre nos referimos al verso, o sea una línea de texto, se apoya en la intensidad, no en la cantidad silábica, o sea en el juego, dentro del verso, de las sílabas tónicas (fuertes) y átonas ( débiles). Lo cual significa que los factores rítmicos son:
                                       Sílaba.
                                       Acento.
                                       Pausa.
                                       Timbre
                                       Y la aparición de todos o algunos de ellos y su orden determinaran el tipo de verso. Que si bien son todos elementos naturales del sistema lingüístico convencional, también es cierto que el sistema métrico, en muchas ocasiones, los deforma y retuerce para lograr, a gusto del poeta, un mayor efecto y aparecen, entonces, las licencias características de la métrica: sinalefa , acentuaciones o desacentuaciones rítmicas, diéresis, etc.
                                       Todo lo dicho anteriormente corresponde, como es lógico a la versificación regular o silábica, pero existe otro tipo de versificación, la irregular o libre, que si ciertamente no hace caso alguno al número de sílabas, si tiene un cierto ritmo acentual e incluye grupos fónicos determinados que dan una estructura rítmica al poema.
 
                   LA SILABA:
 
                                       La cantidad de sílabas métricas de un verso, constituyen la medida del mismo. El número de sílabas que componen un verso está regulado por las normas de la Métrica. La sílaba métrica es un hecho fonético, forma parte de una cadena rítmica que se ve afectada por características propias de la métrica, que no son necesariamente las de la sílaba fonológica o gramatical, ya que en muchas ocasiones la sílaba métrica se vea afectada por metaplasmos que son modificaciones de sonido. Por lo tanto la sílaba métrica y la fonológica no siempre coinciden.
                                       Para determinar el cómputo silábico de un verso, será necesario
analizar en cada verso:
                                       Las sílabas gramaticales
                                       Fenómenos y licencias métricas.
                                       Acento final.
 
                        Estructura silábica:
                                       Pero antes de adentrarnos en el análisis métrico del verso, vamos a repasar la estructura silábica del castellano, ya que en ella se basa, con licencias, con fenómenos o con las excepciones que se quiera, toda la métrica del verso castellano.
 
                                       A.- Si una consonante se encuentra entre dos vocales: forma siempre sílaba con la vocal siguiente:
                                       Sílaba: sí-la-ba
                                       Española: es-pa-ño-la.
 
                                       B.- Si dos consonantes se encuentran entre dos vocales:
 
                                             b1) Los grupos formados por consonantes bilabiales ( p,b), labiodentales ( f), y linguovelares ( k,g) más consonante líquida ( l,r), son inseparables y forman sílaba con la vocal siguiente.
                                             Problema: pro-ble-ma.
                                             Reclamar: re-cla-mar.
                                             Cofrade: co-fra-de.
                                             Los grupos formados por linguodental ( d,t) más consonante líquida ( r ) son asimismo inseparables.
                                             Retroceder: re-tro-ce-der.
                                             Madrugar: ma-dru-gar.
 
                                             b2) En cualquier otra agrupación de dos consonantes, que no sean las anteriormente citadas, que se encuentren entre dos vocales, la primera forma sílaba con la primera vocal y la segunda consonante con la segunda vocal:
                                              Firmamento: Fir-ma-men-to.
                                              Disposición: Dis-po-si-ción.
                                              Castellano:    Cas-te-lla-no.
 
                                       C.- Si son tres o más de tres consonantes las que se encuentran entre dos vocales:
                                             c1) Las dos últimas forman “consonante + líquida”, según modelo b1. Pues las dos últimas consonantes, que son inseparables, forman sílaba con la siguiente vocal y primera consonante con la primera sílaba:
                                             Estraperlo: es-tra-per-lo.
                                             Entrometido: en-tro-me-ti-do
                                             Comprobado: com-pro-ba-do.
                                             c2) Si las dos primeras consonantes forman grupo “ns”, que se considera, en este caso, como inseparable. El grupo forma sílaba con la vocal primera.
                                             Conspiración: cons-pi-ra-ción.
                                             Instrumento: ins-tru-men-to.
                                              Instalación: ins-ta-la-ción.
 
                                       D.- Dos vocales baja (a) o media ( e-o) que entren en contacto, originan dos sílabas distintas.
                                             
                                             Núcleo: nú-cle-o
                                             León: Le-ón
                                             Caerse: ca-er-se.
                                               
                                       E.- Una vocal baja (a), o media ( e,o) en contacto con otra alta ( i,u)- o al revés- constituyen una sílaba si forman diptongo.
 
                                             Aliado: a-lia-do
                                             Insaciable: in-sa-cia-ble.
                                             Sueño: sue-ño.
                                             Dueño: due-ño.
 
                                       F.- Los triptongos forman sílabas solos o con la consonante correspondiente.
                                             Aliviáis: a-li-viáis.
                                             Buey: buey.
 
                                       G.- Cuando entran en contacto una vocal alta (i,u) acentuada y   una vocal media ( e,o) o baja ( a) no acentuada, dan sílabas distintas.
                                     
                                              Sería: se-rí-a.
                                              Estaría: es-ta-rí-a.
                                              Maíz: ma-íz
                                              Laúd: la-úd.
 
 
 
 {mospagebreak}
 
 
 
 
                   LA SILABA MÉTRICA.
 
                                       Ya hemos dicho que no siempre coinciden las sílabas fonológicas o gramaticales y las métricas. Y también hemos dicho que ello se debe a las licencias propias de la métrica que está en función del ritmo del verso.
                                        En primer lugar debemos tener en cuenta que los versos, en función de las sílabas, se dividen en:
                                        
Bisílabos.
Trisílabos
Tetrasílabos.
Pentasílabos.
Hexasílabos.
Heptasílabos.
Octosílabos.
Eneasílabos.
Decasílabos.
Endecasílabos.
Dodecasílabos.
Tridecasílabos.
Tetradecasílabos, o alejandrinos.
Pentadecasílabos.
Hexadecasílabos.
Heptadecasílabos.
Octodecasílabos .
Eneadecasílabos.
Duodecasílabos.
 
Aunque a partir del tetradecasílabo o alejandrino ( más adelante, cuando analicemos los versos según su medida uno a uno, veremos que no son exactamente lo mismo) no se puede hablar en puridad de pentadecasílabos o heptadecasílabos, como una unidad, sino más bien de formaciones basadas en agrupaciones menores de sílabas: 5+5+5; 6+6+4, etc.
Otro de los temas en discusión entre los estudiosos de la métrica, es qué puede considerarse un verso. Según Navarro Tomas, un verso es “una serie de palabras cuya disposición produce un determinado efecto rítmico… la base esencial del ritmo del verso son los apoyos del acento rítmico” . Pero para lograr este efecto rítmico son necesarias un número determinado de palabras, o sea sílabas, que no se dan en los bisílabos ni en los trisílabos, por lo cual se considera estos dos grupos como carentes de individualidad métrica y sólo existen en cuanto asociados a otras estructuras. Por lo cual puede decirse, que los versos, en español, comienzan con el Tetrasílabo.
Otra peculiaridad, es que en castellano no pueden haber versos monosílabicos, no sólo por lo dicho anteriormente, que también, sino porque en todos los versos debe recaer el último acento en la penúltima sílaba. O sea que todos los versos en castellano son paroxítonos (palabras que llevan el acento en la penúltima sílaba, también llamadas llanas o graves), no pueden ser nunca oxítonos (palabras que llevan el acento en la sílaba final, también llamadas palabras agudas). Por eso, cuando la palabra final de un verso es aguda (oxítona) se añade una sílaba más para que el acento final recaiga en la penúltima sílaba.
 
En general los versos se presentan en líneas tipográficas. Un línea, un verso, esta es la norma general. Una línea, un verso. Pero esto tiene sus excepciones:
 
Don Lope: ¿ Sabéis, voto a Dios, que es
                       Capitán?                               – Los dos forman
Crespo:                          Sí, voto a Dios;     – un verso.
                    y aunque fuera General,
                    en tocando mi opinión,
                    le matara.                                  – Los dos forman
Don Lope:                   A quien tocara          – un verso
                    ni aun soldado menor
                    sólo un pelo de la ropa,
                    por vida del cielo, yo
                    le ahorcara.                                 – Los dos forman
Crespo:                        A quien se atreviera   – un verso.
                    a un átomo de mi honor,
                    por vida también del cielo
                    que también le ahorcara yo.
   “ El Alcalde de Zalamea” Calderón de la Barca. ( 1600-1681)
 
 
 
Los versos menores de doce sílabas, pueden ser simples o compuestos. Pueden formar una unidad o estar divididos en grupos de dos, tres, cuatro o más sílabas. A partir de las doce sílabas, estos incluidos, son siempre compuestos. Lo que los divide en simples o compuestos, no son exactamente los grupos de sílabas, aunque en definitiva se estructuran en grupos, sino las pausas interiores. Los simples no tienen ninguna pausa interior, los compuestos una o mas pausas intermedias, que los divide.
Simple:
 
Cuando miro el azul horizonte
    perderse a lo lejos,
a través de una gasa de polvo
    dorado e inquieto,
me parece posible arrancarme
    del mísero suelo,
y flotar con la niebla dorada
    en átomos leves,
    cual ella deshecho.
………………………………………….
Rima. Gustavo Adolfo Bécquer. ( 1836-1870)
 
Compuesto:
 
Por una mirada, un mundo.
Por una sonrisa, un cielo.
Por un beso…¡yo no sé
qué te diera por un beso¡
Rima Gustavo Adolfo Bécquer. ( 1836-1870)
 
La princesa está triste… ¿ qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, que ha perdido el color.
La princesa está pálida en su silla de oro.
está mudo el teclado de su clave sonoro;
y en un vaso, olvidada, se desmaya una flor.
…………………………………………………………….
Sonatina. Rubén Darío. ( 1867-1916)
 
Se llaman isosilábicos , el conjunto de versos con la misma medida métrica. Los que tienen medidas distintas asilábicos.  A veces también reciben el nombre de métricos los isosilábicos y amétricos los asilábicos, e incluso hay autores que los consideran variantes y establecen cuatro categorías ( isosilábicos y métricos, por una parte y asilábicos y amétricos por otra ) . Es posible…
 
A continuación analizaremos los diversos fenómenos métricos, que inciden, de una manera u otra, en el computo silábico.
 
Sinalefa: ( metaplasmo)
Consiste en la unión en una sola sílaba de las sílabas finales e iniciales de dos palabras contiguas, cuando la primera termina en vocal y la siguiente comienza en vocal. Se entiende que entran a formar parte de la sinalefa, el conjunto de las dos sílabas fonológicas, vocales y consonantes. Y el conjunto se cuenta como una sola sílaba métrica. Se trata de un metaplasmo, figura retórica de dicción que se produce por modificaciones de los sonidos de la palabra.
Vamos a analizar, con lo que hemos dicho hasta ahora una rima muy conocida de Gustavo Adolfo Bécquer.
 
Volverán las oscura golondrinas               11 sílabas.
en tu balcón sus nidos a colgar,                 10 + 1  
y otra vez con el ala a sus cristales            11
         jugando llamarán;                             6 + 1
Pero aquéllas que el vuelo refrenaban        11
tu hermosura y mi dicha al contemplar,     10 + 1
aquellas que aprendieron nuestros nombres… 11
         ésas…¡no volverán!                            6 + 1
        Gustavo Adolfo Bécquer (1836-1870)
 
Veamos: el primer verso tiene once sílabas y ningún problema. El segundo consta de diez sílabas, pero como es palabra aguda hay que sumarle uno para cumplir con la regla fundamental del verso castellano: la palabra final debe ser llana o grave. Luego 10 + 1, igual a 11. En el tercer verso nos encontramos con dos sinalefas:   y otra vez con el ala a, lo cual nos da 11 sílabas métricas aunque en realidad hay 13 sílabas fonológicas.:
y-o-tra-vez-con-el-a-la-a-sus-cris-ta-les.
 
El cuarto verso no tiene problema. Termina en palabra aguda, pues a sus seis sílabas se le suma una y ya tenemos el heptasílabo. En el quinto nos encontramos otras vez con dos sinalefas: Pero aquéllas que el vuelo y como la palabra final es llana, pues tenemos 11 sílabas métricas por 13 fonológicas o gramaticales. El sexto presenta tres sinalefas: tu hermosura y mi dicha al contemplar, lo cual si las contamos nos da diez sílabas, pero como el verso es agudo, pasa a ser llana, sumando una mas, luego tiene 11. Evidentemente si fuera un cómputo silábico gramatical nos encontraríamos con trece sílabas.
 
Tu-her-mo-su-ra-y-mi-di-cha-al-con-tem-plar.
 
El séptimo verso es fácil tiene una sola sinalefa: que apren… y el verso es llano luego 11 sílabas. Y el octavo es un verso agudo, que pasa a llano 6 + 1: 7. Con lo cual, además de rimar, estudiar métrica y entender el concepto de sinalefa, podemos identificar la estrofa como una Silva libre, un tanto especial, como todas las del romanticismo y las del modernismo. Estructurada en endecasílabos y heptasílabos, rimando en consonante los versos pares y blancos- o sea sin rima- los impares, con una estructura así : 11 -, 11 A, 11 -, 7 b: 11-, 11 A, 11 -, 7 b. Los números se refieren a las sílabas que contiene cada verso, las letras a las rimas (mayúsculas para Arte Mayor y minúsculas para Arte Menor) y el guión para versos blancos o sin rima.
Aunque, en general, la sinalefa se da dentro de un verso, en casos muy especiales puede darse entre dos versos, uniendo la última sílaba de un verso, terminada, naturalmente, en vocal, con la primera del siguiente, si empieza en vocal. Este fenómeno se da, como queda dicho, en ocasiones especiales, y sólo lo consignamos aquí a efectos informativos, cuando se produzca en algún caso, lo indicaremos. Esta característica, la unión de estas dos sílabas ultima y primera de dos versos consecutivos, se llama compensación.
Hay otra consideración al tratar de la sinalefa y se refiere a la letra “ h”. Con la H nos encontramos con un problema de difícil resolución práctica. En teoría es muy sencillo, todas las palabras que comiencen en h y que dicha letra provenga de la f latina, que era consonante aspirada, no forman sinalefa, sí el resto de las haches + vocal, naturalmente. La pregunta obligada es: ¿ y cuales son estas haches.? Pues en esto tienen ventaja los catalanes, los andaluces y los extremeños, ya que podemos aplicar aquella regla un tanto pedestre de que todas las palabras que empiezan en –f- en catalán y dan –h- en castellano, proceden de la –f- aspirada latina y también aquellas que comenzando con –h- tanto andaluces como extremeños aspiran al pronunciarlas, todas proceden de la –f-latina, o casi todas.
 Esta consideración de la -h- hay que tener en cuenta que es muy valida para contar la métrica de los versos de la Edad Media, de la Edad de Oro e incluso del clasicismo, pero no tanto para los versos de poetas modernos, para los que, en general, la –h- no cuenta y si hace sinalefa. Y este hecho se debe, más bien, a una predisposición psicológica hacia dicha letra. Por ejemplo Gonzalo de Berceo no usa nunca la sinalefa, en cambio si usa el hiato, como veremos más adelante. Hasta bien entrada la Edad Moderna, Siglo XVI, incluso más acá, la –h- tenía valor consonántico y se aspiraba en gran parte de España, siempre nos referimos a las palabras procedentes de la –f- latina; y en aquellas zonas en que ya había perdido el sonido, era tan reciente el hecho que continuaba considerándose una consonante con todo su valor consonántico. Solo modernamente se ha perdido el recuerdo de esta situación y la –h- no tiene el mínimo valor con lo cual no hay razón alguna, como no sea de tipo estilístico que ya veremos, para que no pueda hacer sinalefa.
 
Sería de mí, hermosa flor de Gnido,
 
En este verso, endecasílabo, perteneciente a Garcilaso de la Vega, “ A la flor de Gnido”, mi, her, no forman sinalefa. Hermosa, como es bien sabido, daba fermosa pronunciación que, con licencia culterana, hoy día aún suena. Por cierto, que el poema a que nos referimos, muy poco conocido por el titulo, es conocidísimo por el primer verso que dio nombre a todo un tipo de estrofas: La Lira:
 
Si de mi baxa lira…
 
                                       Así que el mejor sistema, es fijarse en la métrica del resto de versos del poema, para asegurarse si la –h- forma o no sinalefa, en los casos de duda.
También es bueno tener en cuenta que la métrica de un verso es una convención, a veces subjetiva y otras coyuntural: depende del poeta y depende de la época. Hay poetas que pueden considerar una sinalefa y otros no y puede ser considerada en un momento y en otros, por evolución del lenguaje o por matices rítmicos, no.
    
                                       Agua honda y dormida // que no quieres ninguna…
                                    
                                       Este es un verso de Juan Ramón Jiménez en que gua-hon  no forman sinalefa, porque el autor quiso remarcar la fuerza de la palabra honda, que proviene de la f latina, dicho sea de paso. Y sin embargo, si hay sinalefa en este otro verso del mismo autor:
            
                                       que hace hablar a la guitarra.
                                       ( que, de paso sea dicho, también proviene de la fe latina)
 
                                       Tampoco existe sinalefa entre hemistiquios, las pausas que los dividen lo impiden. Un hemistiquio es un fragmento de un verso, separado de otro por una pausa de sentido, que divide el verso y forma una especie de verso autónomo. Un verso, generalmente largo, de muchas sílabas, puede dividirse en dos hemistiquios, lo más común, o en varios. Es muy frecuente en los romances y poemas de Arte Mayor. Suele representarse así: //
                                       La pausa es simplemente un silencio o un respiro que se toma para separar dos grupos fónicos y está íntimamente relacionada con la entonación y el ritmo . La estudiaremos más adelante.
                                      
                                       Helo, helo por do viene // el moro por la calzada,
                                       caballero a la jineta //    encima de una yegua baya.
                                       ……………………………………………………………………….
                                       Del “ Romance del Infante vengador” Anónimo. (Siglo XV)
 
                                       No se produce sinalefa en ninguno de los dos veros, separados por hemistiquios. Y, de paso, podemos constatar que es un hemistiquio y notar la pausa intermedia que se produce en el verso, que marca el ritmo y la entonación.
 
                                       Asimismo, no se produce sinalefa con la última palabra de un verso (o de un hemistiquio) cuando empieza por vocal tónica o h muda + vocal tónica.
 
                                       He a-ma-do el-cie-lo-a-zul, // la-ma-sa-de-la-pie-dra,
       
                                       En este verso de Juan Molla (1928), del poema “ Universo”, lo y a-zul, no producen sinalefa, por encontrarse al final del hemistiquio primero. Se trata de un tetradecasílabo, formado por dos hemistiquios heptasilabos.
 
                                       don-de-yo-no-me-ha-llo-no-se-ha-lla…
                                       So-bre-la-pe-na-duer-mo-so-lo y-u-no…
 
                                       Y otros dos ejemplos, estos de Miguel Hernández, pertenecientes los dos a uno de sus sonetos, el que empieza “ Umbrío por la pena, casi bruno,…”. Son dos versos no seguidos del mismo soneto.
 
                                        A veces, no siempre, tampoco produce sinalefa la unión de una vocal tónica con una átona, en este caso se denomina sinalefa violenta, aunque se refiere más a cuando entran en juego tres o más vocales y entre ellas, en una posición media se hallan las conjunciones e-o,/ o/, y –u, en estos casos lo normal es que se formen dos sílabas, y la conjunción forme parte de la segunda sílaba.
 
                                        Nun-ca hasta a-ho-ra-con-tem-plé en-el-mun-do..
 
                                        En esta Rima de G.A. Bécquer ta-a-ho, forman una sinalefa en ta-a, pero no con ho.
 
                                       Conmigo que ver más en malo o en bueno…
 
                                       Y para rematar este ejemplo en un verso de Garcilaso de la Vega, que seguiría la última opción apuntada.
 
                                       Y, por último, las llamadas sinalefas convencionales, son aquellas en que en medio de la sinalefa se presenta un signo de puntuación. Bueno, pues ni caso, como si el signo de puntuación no existiese, hace sinalefa. Lo cual es un claro exponente de la independencia del fenómeno métrico- ritmo, cadencia, rima- del hecho gramatical. Lo cual queda meridianamente claro por el hecho que se produce sinalefa incluso en los versos de las obras de teatro- las versificadas, naturalmente.
 
                                     Rosaura: Clarín.
                                     Clarín : Señora.
                                     Rosaura: Huyamos de rigores
                                                    Desta encantada torre.
                                    …………………………………………..
                                                     Calderón de la Barca. ( 1600-1681)
 
                                     Bueno, pues se-ño-ra hu-ya-mos forman sinalefa.
 
                                     Como hemos dicho anteriormente, puede darse sinalefa entre el final de un verso y el principio del siguiente, aunque es muy raro y sólo entre versos muy cortos, especialmente los pies quebrados. Este fenómeno se llama compensación y aparece solo cuando la primera palabra del segundo verso es lo que se conoce como una palabra vacía, o sea vacía de significado: una particula, u prefijo preposicional, etc. Vamos a dar un ejemplo, para verlo con algo mas de claridad, tampoco mucha.
 
                                       ……………………………………………..
                                      ¡Oh, mundo¿ Pues que nos matas,
fuera la vida que diste
toda vida;
mas según acá nos tratas
lo mejor y menos triste
es la partida
de tu vida, tan cubierta
de tristezas, y dolores
muy poblada;
de los bienes tan desierta,
de placeres y dulzores
despojada.
……………………………………………….
    Jorge Manrique. ( 1440-1478)
 
                                       Bien, se trata de octosílabos quebrados por tetrasílabos, con el siguiente esquema: 8 a, 8 b, 4 c, 8 a, 8 b, 4 c, 8 d, 8 e, 4 f, 8 d, 8 e, 4 f. Todo esto está muy bien, sólo que el sexto verso, que debe ser 4 c, es en realidad 5 c, porque tiene cinco sílabas y no cuatro, como sería lo correcto. Pero si hace sinalefa con la última sílaba del anterior: te-es, se compensan y el quinto sigue teniendo 8 sílabas y el sexto sólo cuatro, que es lo que requiere la métrica del poema. Así de fácil y así de complicado.
                                     
 
                                     Adenda: dado que la sinalefa es una cuestión de vocales y que la conjunción copulativa –y- tiene diferentes valores, no estará de más recordarlos:
                                     Carácter vocálico: si se halla entre consonantes: los unos y los otros.
                                     Carácter consonántico: si se halla entre vocales: el uno y el otro.
                                     Carácter semivocálico : si se halla entre vocal y consonante: uno y los otros.
                                     Carácter semiconsonántico: si se halla entre consonante y vocal: otros y este.
                                     Lo cual es aplicable a la disyuntiva –u– siempre y a –e– u –o– cuando cumplen funciones parecidas.
 
 
                                       Hiato:
                                       Pues es lo contrario a la sinalefa: dejar los finales y comienzos vocálicos de dos palabras en sílabas distintas. Se le llama también dialefa por contrario a la sinalefa. En general se forma hiato, o más bien desaparece la sinalefa, por acentuación de una de las vocales. Si la acentuación es fuerte, es recomendable el hiato, de lo contrario mejor dejarlo. Otra causa de hiato, es la pausa que separa hemistiquios, como ya se ha explicado al tratar sobre la sinalefa. En este caso se produce hiato siempre.
                                       Hay que tener en cuenta que el hiato no es frecuente, la naturaleza fonética del castellano da la sinalefa, no el hiato. Es más, el hiato de alguna manera es repelido por la fonética castellana. Hay ejemplos típicos como el de méu que hubiese debido dar miéo y dio mío precisamente para evitar el hiato.
                                       En alguna época, con el idioma aún vacilante, se usaba mucho el hiato, por ejemplo el Mester de Clerecía, pero posteriormente es raro encontrarlo. En cualquier caso como es un fenómeno que fuerza la lengua, se recurre a él para resaltar, dar énfasis, o expresividad a determinadas secuencias del verso.
 
                                       …………………………………
                                       Era un viejo jardinero
                                       que cuidaba con esmero
                                                del vergel,
                                       y era la rosa un tesoro
                                       de más quilates que el oro
                                                 para él.
                                       …………………………………….
                                     “ Era un jardín sonriente” Serafín y Joaquín Álvarez
                                                               Quintero. (1871-1938); ( 1873-1944)
 
                                     El hiato, claro está, se produce en el sexto verso. Que es un tetrasílabo ( 3+1) que actúa como pie quebrado de los octosílabos.
 
 
                                       Sinéresis: (Metaplasmo) consiste en la unión, dentro de una palabra, en diptongo de dos vocales medias o bajas ( a,e,o), que normalmente no lo forman, y por naturaleza forman dos sílabas separadas. : poema: po-e-ma, tres sílabas, pues por medio de la sinéresis se computan como dos poe-ma. Caótico: ca-ó-ti-co, cuatro sílabas; pues quedan en tres caó-ti-co. Poesía: po-e-sí-a, cuatro; pues poe-sí-a tres.
                                       Está claro que el principal objetivo de la sinéresis es reducir el numero el cómputo métrico en el verso. Y también hay quién considera la sinéresis como un vicio del lenguaje y, sobre todo, de la pronunciación, que se da mucho en el lenguaje hablado, sobre todo con desplazamiento de acento.
                                       Como la sinéresis es un recurso más técnico que otra cosa, o sea está en función que salgan las cuentas métricas o no, no hay reglas fijas. Cada poeta lo usa a su conveniencia.:
 
                                       La veleta, la cigarra.
                                       Pero el molino, la hormiga.
                                       Muele pan, molino, muele.
                                       Trenza, veleta, poesía.
                                                 Dámaso Alonso. ( 1898-1990)
                
                                        Vamos a ver, nos encontramos ante octosílabos, todos menos el último, que tiene nueva silabas:
                                       Tren-za, ve-le-ta-, po-e-sí-a.
                                       Pues tenemos que reducir una sílaba y la única forma es hacer sinéresis en po-e, convirtiéndola en poe, pues esto es la sinéresis. Licencia métrica, por otra parte, muy discutida e incluso condenada por algunos tratadistas. Si se produce sinéresis entre vocales iguales se suela llamar reducción.
 
 
                                        Diéresis: Metaplasmo. Es lo contrario a la sinéresis. O sea, se trata de convertir un diptongo que, naturalmente, se cuenta como una sola sílaba, en dos sílabas. Dicho más técnicamente: hace hiato en dos vocales de un mismo diptongo. Es un recurso lingüístico culterano que si bien resalta la palabra que lo sufre, también es verdad que va contra las costumbres de la pronunciación, y se señala con una diéresis o crema ( ¨):
 
                                        …………………………………….
                                         El aire el huerto orea,
                                         y ofrece mil olores al sentido
                                         los árboles menea
                                         con un manso rüido 
                                         que del oro y del cetro pone olvido.
                                         ……………………………………………….
                                              “ Vida retirada” Fray Luis de León. ( 1529-1591)
 
                                          El cuarto verso, que de sí es hexasílabo, se convierte en heptasílabo haciendo diéresis sobre el diptongo ui.
 
                                           …………………………………………..
                                           distante pocos pasos del camino,
                                           imperïoso mira la campaña
                                           un escollo, apacible galería,
                                           …………………………………………….
                                           “ Soledad Primera”. Luis de Góngora. ( 1561-1627)
 
                                           En el segundo verso es necesario hacer diéresis sobre io para llegar a formar el endecasílabo.
                                           Son frecuentes las diéresis como ruina, suave, cruel, tedioso, etc.
                                           Por supuesto, también hay tratadistas que echan pestes de la diéresis y la desaconsejan totalmente, cosa que, a tenor de los ejemplos que hemos puestos- Góngora, Fray Luis de León, y otros de este calibre que la usan con cierta frecuencia- tiene su merito.
 
 
                                          Existen otros fenómenos métricos que, de una manera u otra, inciden sobre el computo de las sílabas, pero que no tienen tanta importancia como los estudiado; unos porque fueron usados en otras épocas y hoy día están prácticamente olvidados y otros porque aunque de vez en cuando se usan, es muy de vez en cuando. Los resumiremos brevemente:
 
                                        Por supresión de sílabas:
 
                                         Aféresis: Metaplasmo. Consiste en la supresión de alguna letra a sílaba a comienzo de palabra. En puridad consisten en la supresión de una sílaba al comienzo de palabra, lo que ocurre es que generalmente esta sílaba está formada por una sola letra: Norabuena, por enhorabuena; hora por ahora; ora por agora; cademias por academias.
 
                                          …………………………………………………………
                                          Como el cueducto quiebres de una fuente,
                                          Puedes salir y entrar seguramente.
                                          …………………………………………………………….
                                                                  Tirso de Molina ( 1584-1648)
 
                                         Cueducto por acueducto, para convertir en endecasílabo un dodecasílabo.
 
                                         Síncopa: Metaplasmo. Supresión de una sílaba en medio de una palabra: Desparecer por desaparecer. Es una figura retórica de dicción que se encuentra con alguna frecuencia, hasta el Renacimiento, luego nada.
 
                                         ………………………………….
                                         Pastores, los que fuerdes
                                         allá por las majadas al otero,
                                         si por ventura vierdes
                                         Aquel que yo más quiero,
                                         Decilde que adolezco, peno y muero.
                                        …………………………………………………….
                                         “ canciones entre el alma y el reposo”      San Juan de la Cruz. ( 1542-1591)
 
                                        Apócope: Metaplasmo. Supresión de una o más sílabas al final de una palabra. Do por donde; doquier por dondequiera; val por valle.
 
                                        …………………………………………
                                        De manan las fuentes;
                                        quién ceba y quién bastece de los ríos
                                        las perpetuas corrientes;
                                        de los helados fríos
                                        veré las causas, y de los estíos.
                                        ………………………………………….
                                              “ A Felipe Ruiz” Fray Luis de León. ( 1529-1591)
 
                                        En este mismo verso nos encontramos con un apócope: do por donde y una aféresis bastece por abastece.
 
                                       De cabo roto( verso ): se eliminan las sílaba o sílabas átonas que siguen a la ultima acentuada o tónica. Sólo riman en aguda. Este tipo de rima también se conoce como rima partida. Según parece este tipo de versos fueron inventados por un miembro importante del hampa sevillana que, en sus ratos libres, ejercía de poeta, llamado Alonso Álvarez de Soria.
 
                                       Si de llegarte a los bue-,
                                       libro, fueres con letu-,
                                       no te dirá el boquirru-,
                                       que no pones bien los de-.
                                       Mas si el pan no se te cue-
                                       por ir a manos de idio-,
                                      verás a manos a bo-,
                                       aun no dar una en el cla-,
                                       si bien se comen las ma-
                                       por mostrar que son curio-.
                                       “ Al libro de Don Quijote de la Mancha”
                                             “ Urganda la Desconocida”
                                              Miguel de Cervantes. ( 1547-1616)
                                       Pues esto es un verso de cabo roto, un divertimento de los poetas, mós que otra cosa. Sólo que jugaron con él los más grandes.
  
 
                                       Por adición de sílabas:
 
                                       Prótesis: añadir una sílaba al principio de palabra. Metaplasmo.
 
                                        ……………………………………………….
                                       A mi majada arribarás primero
                                       que el cielo nos amuestre su lucero.
                                       ……………………………………………………
                                                      Garcilaso de la Vega. ( 1503-1536)
 
                                        Amuestre por muestre, hace prótesis. Se uso hasta el romanticismo. Y algún modernista también:  
                                        “ Se le han apegado a usted las mantas en la cama” Ramón María del Valle Inclán. Claro que no en poesía. Apegado por pegado hace prótesis.
 
                                       Epéntesis: añadir una sílaba en medio de una palabra. Metaplasmo.
                                       Aquí sí que el mejor Julio
                                       de erudición y prudencia,
                                       coronista de sí mismo,
                                       escribirá sus proezas.
                                           Sor Juana Inés de la Cruz. ( 1651-1695)
 
                                       Coronista por cronista. O Ingalaterra por Inglaterra, corónica por crónica, etc. No se encuentran después del Romanticismo.
 
                                       Paragoge: añadir una sílaba al final de palabra. Metaplasmo. Felice por feliz, male por mal, veloce por veloz, mare por mar, amore por amor, etc.
       
                                       Catalina, Catalina,
                                       mucho me cuesta el tu amore,
                                       tras mí viene la justicia,
                                       también el corregidore.
                                      
                                       El paragoge es la figura de dicción o metaplasmo que más importancia tiene de las últimamente estudiadas, por el enorme uso que se hizo del paragoge en –e- o e paragógica; especialmente en la poesía épica, lírica, etc hasta entrado el siglo XVI. En realidad, con la –e paragógica, nos encontramos con la adición o conservación de un fonema etimológico cosa que no ocurre con las otras figuras de supresión y adicción de sílabas que hemos referenciado.
                                       Palabras como male, felice, son etimológicamente correctas y otras como sone por son o vane por van, o besare por besar, no repugnan al oído del castellano; por esto se conservó tanto tiempo la –e paragógica y también, en composiciones posteriores, porque daba un carácter arcaico y facilitaba la rima.
Hoy día aún se puede oír la –e paragógica en cantares gallegos o asturianos y en palabras usadas muy recientemente por poetas, como felice por feliz, que no sorprende
ni siquiera en autores modernos.
                                       Cuando la paragoge añade un fonema no etimológico se suele llamar epítesis.
 

Comments

  1. Victor, que excelente lo que estás haciendo. He buscado esto por todas partes, y hoy me encuentro este hallazgo. ¡Genial!

  2. Me alegro de que sea útil.

  3. Nos sirve mucho para nuestro lenguaje oral

  4. SIRVE PARA APRENDER

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.