La poesía desde 1939 a la actualidad.

La poesía tras la guerra civil sufre distintas transformaciones que parten de una realidad desolada para evolucionar hasta posiciones sociales e intimistas que se detallan en esta entrada.

Contextualización

La literatura después de la guerra civil atraviesa por diferentes etapas que se vinculan a los distintos acontecimientos y circunstancias históricas. España vive bajo la dictadura del general Franco y esto tiene las siguientes consecuencias para el país: aislamiento internacional, represión política de los vencidos y férrea censura.

El aislamiento internacional fue cambiando a lo largo de los años posteriores y en la década de los 50 se inicia una tímida apertura hacia el exterior y empieza un despuntar del desarrollo económico que mejorará las condiciones de vida. Es verdad que este desarrollo implica algunos sacrificios (emigración, control de los movimientos obreros…). Se trata de un desarrollo económico que no lleva consigo cambios políticos en el país.

Con el fallecimiento del dictador, el Régimen se derrumbó y empezó un período de transición pacífica que comienza con la reinstauración de la monarquía, en la figura de Juan Carlos I; la implantación de un sistema democrático y celebración de elecciones libres y la aprobación de la Constitución en 1978.

A pesar de que la transición fue pacífica, no desaparecieron problemas como el terrorismo, el golpismo y la corrupción.

Poesía de propaganda bélica

Durante la Guerra Civil, el cultivo de la poesía estuvo ligado a la arenga en ambos bandos. Del lado golpista, escribieron poemas para animar a las tropas autores como Manuel Machado o Gerardo Diego. En 1939 se publica Antología poética del alzamiento, que recoge poemas de guerra compuestos en la zona nacional por Jorge Villen. Otra recopilación es Cancionero de la guerra de José Montero Alonso.

Se mantuvieron fieles a la República la mayoría de los poetas reconocidos. En 1937 se publica Poetas en la España leal, volumen en el que figuran Machado, Alberti, León Felipe o Miguel Hernández, entre otros. Algunos de estos poemas son muy famosos. Es el caso de “El niño yuntero” de Miguel Hernández o “El crimen fue en Granada”, de Machado.

La inmediata posguerra: años 40

Después de una guerra el panorama de todo país es desolador. Esto también ocurrió en España. La situación de los poetas es la siguiente: Unamuno, García Lorca y Antonio Machado estaban muertos, Miguel Hernández encarcelado, Alberti, Cernuda, Juan Ramón Jiménez, León Felipe, Pedro Salinas y muchos otros en el exilio. Podemos agrupar en dos grupos a los poetas de esta década.

  • Poetas del exilio. Se alude a este grupo de poetas como la España peregrina. Esta poesía tiene como común denominador la añoranza de España. Todos los escritores que forman este grupo, también escriben poemas sobre del país que les ha acogido. Uno de los poetas que sobresale es León Felipe que, desde el exilio, se muestra muy crítico con la sociedad y denuncia las injusticias de esta. Muchas veces la rebeldía que manifiesta es simplemente un grito desesperado. Los temas que emplea son la guerra, la derrota, el destierro y la condición humana.
  • Poetas que se quedaron. Estos se alinean en varias tendencias a las que nos referimos a continuación.

Poesía que enlaza con las vanguardias

Esta poesía recibe el nombre de “Postismo”. El poeta más importante es Carlos Edmundo de Ory y Juan Eduardo Cirlot.

El grupo Cántico

Representa una poesía sensual y barroca. Publicaron en 1947 una revista con ese título. Sus miembros más destacados fueron los poetas Pablo García Baena o Julio Aumente. Se trata de una poesía vinculada al régimen que busca la belleza y no la denuncia.

Poesía arraigada

Se manifiesta la ideología del régimen franquista, aunque a veces se distancian de él. Es una poesía superficial, poco comprometida. Tratan de temas como la familia, el paisaje, el amor. Dios ocupa un papel importante dentro de estos temas. En cuanto a la forma, se trata de una poesía clasicista, que sigue los cánones de la métrica española. Todos los poetas se agrupan en torno a dos revistas: Escorial y Garcilaso (por eso se les ha llamado “poetas garcilasistas”. Destacan Leopoldo Panero, Luis Rosales, Dionisio Ridruejo y Luis García Nieto.

Poesía desarraigada

Los poetas permanecen callados, en su exilio interior, esperando el momento de poder expresar su dolor y su rebeldía. Contrariamente a la ideología de los poetas anteriores, para la poesía desarraigada el mundo es un caos y una angustia. Dios sigue siendo tema de estos poetas, pero, expresan que Dios les ha abandonado y por ello el mundo está dominado por la soledad, el vacío existencial y el miedo a vivir. Espadaña es el nombre de la revista que los aglutina. Por lo que respecta a la forma, se trata de una poesía menos clasicista que la anterior, en la que domina el verso libre. Los poetas más importantes son José Hierro y Dámaso Alonso, con su obra Hijos de la ira En ella, el poeta se rebela ante un mundo arrasado, regido por un Dios que está en silencio y al que el poeta pide cuentas. José Hierro es una de las voces más consolidadas de la posguerra española. Su tono, pesimista y amargo, deja traslucir una cierta esperanza. También debemos citar a Victoriano Crémer y Eugenio de Nora.

Poesía de los años 50 (poesía social)

Esta poesía es una continuación de la poesía desarraigada anterior, con algunas pequeñas modificaciones. Se abandona el tono pesimista y la angustia existencial, para denunciar las injusticias y desigualdades sociales. Es una poesía dirigida a “la inmensa mayoría” (expresión de Otero). El poema debe emplear un léxico sencillo dirigido a todo el mundo. La poesía es un instrumento para transformar la sociedad. Por ello Gabriel Celaya dirá que “la poesía es una arma cargada de futuro”.

Maldigo la poesía concebida como un lujo

cultural por los neutrales

que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.

Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse

Los temas que más aparecen en los poemas son:

  • Testimoniar las dificultades económicas, la alienación por el trabajo y las duras condiciones de vida.
  • Cantar la solidaridad: la poesía es una herramienta útil.
  • Preocupación por España y superación de la Guerra Civil.

Los poetas que cultivan esta poesía son los mismos que hemos estudiado en el apartado de “poesía arraigada”: Blas de Otero (Pido la paz y la palabra) , Gabriel Celaya (Cantos iberos) , Victoriano de Crémer, Eugenio de Nora, José Hierro (poeta que nunca dejó de preocuparse por cuestiones formales).

Poesía del conocimiento: años 60

A finales de los 50 irrumpe un grupo de poetas, que sin dejar los temas sociales, buscan una mayor elaboración del lenguaje y un desplazamiento de lo colectivo a lo personal. Se conocen como promoción de los 60, pues es en esta década cuando se consolida su obra, conciben el poema como acto de conocimiento, ya que el poeta indaga en la realidad y descubre lo encubierto.

Temas y características

Si bien cada uno de los poetas del grupo sigue una trayectoria individual, se detectan ciertos temas comunes:

  • El fluir del tiempo, que muestra la fugacidad de la vida y se evoca con nostalgia el paraíso perdido de la infancia y la adolescencia.
  • El amor como experiencia individual y también la amistad que unió a muchos de sus integrantes.
  • La creación y la metapoesía como reflexión acerca de la poesía.
  • Los poemas son de carácter reflexivo, se abandona el tono solemne y sentencioso por un lenguaje coloquial y el verso libre y el humor y la ironía sirven de distanciamiento respecto de la realidad.

Autores

Cada poeta tiene un estilo peculiar y trata unos temas diferentes. Por esta razón la crítica ha puesto en duda que formen un grupo poético. Muchos de ellos empezaron a escribir en la década anterior.

  • Claudio Rodríguez que permaneció ajeno a las modas y a los movimientos literarios. Sus primeros poemas los publicó en la década anterior. En los años 60, escribe una poesía de carácter intimista, en la que domina el interés por la meditación, la naturaleza y el paisaje. Los temas que trata reflejan una intensidad en su contenido.
  • Jaime Gil de Biedma destaca por la expresión sincera y libre con la que aborda los temas poéticos (la experiencia civil, su historia personal, los tema eróticos). La ironía es uno de los valores de sus poemas. Su obra poética es muy extensa: empezó su singladura poética en la década de los 50, pero continuó escribiendo con posterioridad, profundizando en el valor de la palabra para conseguir una poesía estética.
  • Ángel González que trata asuntos cotidianos, en los que mezcla la visión intimista con la realidad. Ha obtenido numerosos premios y fue miembro de la RAE.

Poesía desde los años 70

Renovación de los 70 y 80

La antología Nueve novísimos poetas españoles, de José Mª Castellet, renovó en 1970 el ambiente literario español, al que se incorporaron nuevos poetas como Luis Antonio de Villena (1951), Antonio Colinas (1946) o Luis Alberto de Cuenca (1950). Es una etapa poética de gusto cosmopolita, apertura cultural y experimentación con el idioma. La renovación duró hasta la década de los ochenta, durante el periodo de transición hacia el sistema democrático. Aparece una estética llamada veneciana con nuevas referencias culturales y nuevos enfoques de los temas tradicionales: la muerte, el tiempo, el amor, en los que aparecen por ejemplo, el erotismo y la homosexualidad junto a la juventud perdida, el placer o la aventura. Simultáneamente, surgen otras tendencias, como la reflexión sobre la creación poética en Jaime Siles (1951) o el retorno a la vanguardia y a la experimentación surrealista y simbolista en Ana Rossetti (1950) y Blanca Andréu (1959).

Poesía de la experiencia.

La tendencia más asentada desde los ochenta, que perdura en muchos poetas al comienzo del siglo XXI, es la llamada poesía de la experiencia: una poesía realista, escrita en tono coloquial, que cuenta una historia cotidiana en escenarios urbanos que, con frecuencia, vuelve a la métrica tradicional frente al verso libre, tan utilizado por los novísimos.

Los poemas de Luis García Montero (1958), coloquiales, con temas bohemios de bares nocturnos (El jardín extranjero, 1983; Completamente viernes, 1998) y los de Felipe Benítez Reyes (1960), con sus temas tradicionales del tiempo y la memoria (Paraísos y mundos, 1996), son los más claros exponentes de la poesía de la experiencia.

El panorama de la poesía en los últimos veinte años es más complejo. Por un lado, autores que empezaron en la poesía de la experiencia intentan ir más lejos acentuando el tono meditativo, como Jorge Riechman (1962), con Desandar lo andado, escrito en prosa, o Metales pesados de Carlos Marzal (1961).

Por otro, en el cambio de siglo se dan todas las tendencias. La poesía independiente de los más jóvenes coincide con la de generaciones anteriores, cuyos autores siguen evoluciones personales divergentes. Un ejemplo de convivencia fue el último libro de José Hierro, Cuaderno de Nueva York, 1998 que compartió éxito con el primero de Carmen Jodra, Las Moras agraces, 1980.

Poética del silencio o neopurismo,

Se trata de una poesía esencialista, de contenidos filosóficos. Rechaza la retórica, tiende a la brevedad, concisión, llamada poesía minimalista, busca la condensación expresiva y sugerente José Luis Jover y Amparo Amorós son cultivadores de esta poesía.

Poesía escrita por mujeres y neoerotismo

Se trata de una poesía muy expresiva, intelectual y con aspectos culturalistas. Abundancia de antologías cuyos títulos aluden a la poesía hecha por mujeres: Las diosas bancas, Ellas tienen la palabra y Antología de la Joven poesía española escrita por mujeres. Ana Rosetti, por ejemplo, trata temas eróticos con nobleza, candor, sensualidad e ironía. Desafía la tradición de la poesía amorosa petrarquista por medio de la radical inversión del tópico. Sí entonces era el hombre el que suspiraba por la mujer, aquí la mujer suspira por el hombre de una publicidad de vaqueros, por ejemplo. Otras autoras son Blanca Andréu o Almudena Guzmán.

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.