La magia en la europa medieval

LA MAGIA EN LA EUROPA MEDIEVAL

Los hombres del Medievo confiaban en pócimas y sortilegios para hacer frente a sus problemas cotidianos.

En la Edad Media, lo mágico, como lo religioso, invadía prácticamente todos los aspectos de la vida diaria. Sumidos en un universo plagado de misterios, los hombres y mujeres del Medievo buscaban en la magia una explicación y un remedio para todo aquello que los sobrepasaba y les atemorizaba.

La magia en la Edad Media podía ser de dos tipos: blanca o negra. La distinción entre ambas se basaba en su finalidad: maléfica y demoníaca la primera, bienhechora y protectora la segunda. En realidad, la magia negra, asociada a cultos demoníacos, maleficios, brebajes extraños y aquelarres, fue a menudo una invención de las autoridades, en unos tiempos en que se dieron los primeros síntomas de las persecuciones contra nigromantes o brujas típicas de los siglos XVI y XVII. También se explica por un clima de superstición, temor e ignorancia que hacía que las gentes viesen satanismo en los fenómenos magnéticos, en la alquimia o en cábala judía.

Sanadores y conjuros

En cuanto a la magia blanca, perseguía un objetivo similar al de ciencias propiamente dichas, como la medicina, pero mediante métodos diferentes. Un médico medieval estudiaba los síntomas de un enfermo para encontrar las causas de su dolencia, y aplicaba remedios basados en las propiedades de determinadas sustancias, hierbas en la mayor parte de los casos.

Un sanador, en cambio, partía exclusivamente de la experiencia, propia o heredada, e introducía en las recetas de las pócimas que elaboraba elementos de carácter esotérico que se relacionaban más con la superstición que con la lógica.

Veamos un ejemplo concreto: un ungüento curativo hecho con mantequilla mezclada con cincuenta y cinco hierbas medicinales. En principio, parece algo normal. Pero luego se dice que la mantequilla debía sacarse de la leche de una vaca totalmente roja o totalmente blanca, y la mezcla debía agitarse con un palo con los nombres en latín de los cuatro evangelistas, mientras se recitaba el siguiente encantamiento: ”Acre arcre arnem nona aernem beodor aernem nidrem acrun cunad ele arrasan fidine”, probablemente la latinización de una expresión de una lengua desconocida, y que no significa nada.

Otro ejemplo: se creía que las cenizas de un cuervo curaban la gota y la epilepsia, pero únicamente si el cuervo era cogido en su nido, transportado sin tocar el suelo y quemado sin entrar en ninguna casa, en una olla nueva. También se decía que las heces de gato curaban la calvicie, que para evitar los ataques de perros había que llevar consigo el corazón de uno de estos animales y que la mordedura de serpiente se curaba con mandrágora.

COVADONGA VALDALISO:Historia National Geographic, núm.44

  • Resume el contenido del texto, máximo 5 líneas.
  • Determina el tema del mismo.
  • Exprese razonadamente su opinión personal, puede estar de acuerdoo no, pero argumente la respuesta. 15-20 líneas.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE