José Hierro. Vida

Aparentemente este soneto es de una extrema sencillez pues solamente son dos las palabras que riman: todo y nada. Sin embargo, si prestamos un poco de atención, veremos que está plagado de referencias clásicas. Leído por el propio autor.

VIDA

Después de todo, todo ha sido nada,
a pesar de que un día lo fue todo.
Después de nada, o después de todo
supe que todo no era más que nada.

Grito «¡Todo!», y el eco dice «¡Nada!».
Grito «¡Nada!», y el eco dice «¡Todo!».
Ahora sé que la nada lo era todo,
y todo era ceniza de la nada.

No queda nada de lo que fue nada.
(Era ilusión lo que creía todo
y que, en definitiva, era la nada).

Qué más da que la nada fuera nada
si más nada será, después de todo,
después de tanto todo para nada.

José Hierro, Cuaderno de Nueva York, 1998

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE