Javier Cercas. El impostor

JCercas-175x300

«La verdad os hará libres», dice el evangelio de San Juan. Y nuestro sabio refranero español apunta también que «antes se pilla al mentiroso que al cojo» o que «en boca del mentiroso, lo cierto se hace dudoso». Y este es y no es el caso de Enric Marco: hombre de unos orígenes convulsos, falso combatiente antifranquista y conocido líder de la CNT, inexistente deportado al campo de concentración de Flossenburg, representante de las víctimas españolas en Mauthausen como un héroe al que las instituciones rendían homenajes por aquello tan reciente de la memoria histórica (nos recuerda bien Javier Cercas que “memoria” e “historia” son palabras contradictorias).

El impostor es una extraordinaria aventura literaria, una «novela de no ficción» (recordemos también, después de su aplaudida Soldados de Salamina, el prodigio de Anatomía de un instante y Las leyes de la frontera) que el autor extremeño afincado en Cataluña -dice- nunca quiso escribir. Quizás porque en la figura del protagonista se reflejan el narcisismo que tantos llevan dentro, al mismo tiempo que una sociedad apoltronada y abúlica que, régimen tras régimen político, acepta sin reservas la mentira. La investigación minuciosa, las entrevistas con el personaje y el ahondamiento en lo más recóndito del carácter y la memoria del ser humano nos dan -o no dan- la solución al enigma.

Nadie quiere ser Enric Marco, nadie quiere que se descubran y se hagan públicas las mentiras sobre propio su pasado, las mismas que han construido su presente. Nadie se arriesgaría a semejante descrédito y vergüenza. ¿O sí?

Juan Manuel Ojembarrena

 Javier Cercas, El impostor. Mondadori. 2014. 415 páginas

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.