¡Llorad las damas, si Dios os vala!

¡Llorad las damas, sí Dios os vala!
Guillén  Peraza quedo en la Palma
la flor marchita de la su cara. 

No eres Palma, eres retama,
eres ciprés de triste rama,
eres desdicha, desdicha mala. 

Tus campos rompan tristes volcanes,
no vean placeres, sino pesares;
cubran tus flores los arenales. 

Guillén Peraza, Guillén Peraza,
¿ dó está tu escudo, dó está tu lanza?
Todo lo acaba la malandanza.
 

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.