Hemistiquio

HEMISTIQUIO:
                     
 Etimológicamente, hemistiquio significa mitad de verso, aunque esto no sea totalmente cierto, porque puede dividir el verso en dos partes no iguales, o dividirlo en tres o más partes. Aunque por lo general los hemistiquios tienen igual número de sílabas (isostiquios), se da al vocablo hemistiquio, la acepción general de cualquier división en un verso. En cualquier caso llamamos hemistiquio a cada una de las partes en que se divide un verso compuesto. Los hemistiquios están separados por una pausa. Funcionan como versos autónomos y siguen las reglas del verso (acento en la penúltima sílaba del hemistiquio) Impiden la sinalefa acentúan siempre la penúltima sílaba del hemistiquio y hacen equivalentes los acentos finales.
 
La noche en la montaña // mira con ojos viudos
de cierva sin amparo // que vela ante su cría;
y como si asumiera // un don de profecía,
en un sueño inspirado // hablan los campos rudos.
 
Rayan el panorama, // como espectros agudos,
tres álamos en éxtasis…// Un gallo desvaría,
reloj de media noche. // La grave luna amplía
las cosas, que se llenan // de encantamientos mudos.
( La noche. Los dos primeros cuartetos del soneto)
                        Julio Herrera y Reissig ( 1875-1910)
 
Soneto en alejandrinos, versos tetradecasílabos divididos por dos hemistiquios iguales (isostiquios).
En el tercer verso del primer cuarteto, por ejemplo y hay algún otro, no hace sinalefa entre / ra-un/porque pertenecen dos hemistiquios diferentes. En el segundo verso del segundo cuarteto /éxtasis/ como es proparoxítona, cuenta una sílaba menos en el primer hemistiquio, que tiene ocho gramaticales y siete métricas.
                                      
                            
                                       El metro de doce // son cuatro donceles,
                                       donceles latinos //de rítmica tropa;
                                       son cuatro hijosdalgo // con cuatro corceles,
                                       el metro de doce // galopa, galopa.
                                                                 Amado Nervo. ( 1870-1919)
 
                                       Dodecasílabos simétricos formado por dos hexasílabos.
 
Y bajo un boscaje // del amor palestra,
sobre el rico zócalo // al modo de Jonia,
con un candelabro // prendido en la diestra
volaba el Mercurio // de Juan de Bolonia.
( Era un aire suave)
                        Rubén Darío ( 1867-1919)
 
Se trata de otros dodecasílabos simétricos. En el segundo verso no hay sinalefa entre / lo-al / y / zócalo / que es proparoxítona resta una sílaba en el cómputo del primer hemistiquio.                           
 
                           Soñé en un verso // vibrante y prócer // calmo y sonoro,
      diáfano y vasto // como los mares //que agita el viento.                                              …………………………………………………………………………….
                                                                González Martínez. ( 1871-1952)
 
                                       Pues nos encontramos con un pentadecasílabo dividido por hemistiquios en tres pentasílabos.
 
Clases de Hemistiquios:
 
                        Isostiquio: pues cada uno de los dos hemistiquios iguales, se entiende de igual numero de sílabas.
 
                                      Lanzóse el fiero bruto// con ímpetu salvaje,
                                       ganando a saltos locos // la tierra desigual.
                                       salvando de los brezos // el áspero ramaje,
                                       a riesgo de la vida// de su jinete real.
                                       ……………………………………………………………
                                                     La carrera de Al-hamar. José Zorrilla. ( 1817-1893)
 
La princesa está triste…// ¿ qué tendrá la princesa?
Los suspiros se escapan // de su boca de fresa,
que ha perdido la risa, // que ha perdido el color.
La princesa está pálida// en su silla de oro,
está mudo el teclado // de su clave sonoro;
y en un vaso, olvidada // se desmaya una flor.
(Sonatina)
                        Rubén Darío ( 1867-1919)
 
                                       Cada verso se divide en dos isostiquios heptasílabos. Todos los dodecasílabos simétricos y los tetradecasílabos alejandrinos están formados por isostiquios.
 
                        Heterostiquio: cuando los hemistiquios no tienen el mismo numero de sílabas.
 
                                       Ven, que yo sé la pena // de tu alegría
                                       y el rezo de amargura // que hay en tu boca.
                                                                 Manuel Machado. ( 1874-1947)
                                      
                                       Dodecasílabos asimétricos 7+5 o de seguidilla. Estructurados en dos heterostiquios, el primero heptasílabo y el segundo pentasílabo.
 
                        Puristiquios: es como Rafael de Balbín llama a los versos divididos en varios hemistiquios, por lo general más de dos y da el siguiente ejemplo:
 
                        Era este noble mozo / de alto pecho,
                        varón de autoridad, / grave y / severo,
                        amigo de guardar todo derecho,
                        áspero y / riguroso justiciero;
                        de cuerpo grande y / relevado pecho,
                        hábil, / diestro, / fortísimo, / ligero,
                        sabio, / astuto,/ sagaz,/ determinado,
y en caso de repente / reportado.
                                   Alonso de Ercilla. ( 1533-1594)
 
En realidad no se trata tanto de hemistiquios, como cesuras- pausas vérsales internas, que no afectan el cómputo silábico del verso.
 
Otros tipos:
 
                        Braquistiquio: En general se considera que es una parte del verso delimitada por pausas y que no comprende más de cinco sílabas métricas. Otros, A. Quilis entre ellos, dice que no tiene nunca más de cuatro sílabas métricas.
                        En cualquier caso, se trata de la estructuración pausal más breve del verso español. Se trata de un recurso del poeta para cargar el acento en una frase, o palabra, enfatizarla del resto del verso. Al darse un grupo fónico muy corto, entre dos cesuras, el tono del braquistiquio es más alto que el del resto del verso. Naturalmente el braquistiquio se puede dar al principio y al final del verso.
 
                                       Anoche, cuando dormía,
                                       soñé, ¡ bendita ilusión!,
                                       que una fontana fluía
                                       dentro de mi corazón.
                                       ………………………………
                                                       Antonio Machado. ( 1875-1939)   
 
                                       Soñé, esta enmarcado en una pausa versal y una pausa interna.
 
                                           ………………………………………………………………
                                     –    ¿ Sufrir y nada más? No, señor cura,
            ¡ que me voy a morir!
         ¿ Morir ? ¿ Sabéis que es ofender al cielo?…
         Pues sí señor; ¡ morir!
         Yo no pongo morir.-¿ Qué hombre de hielo?
                  ¡Quién supiera escribir!     
……………………………………………………………………………
                                                    “ ¡Quién supiera escribir! “ Ramón de Campoamor. ( 1817-1901)
 
                                       Pues lo mismo con morir, las dos veces. Al principio y al final de verso.
 
                        Como ya se ha dicho, por lo general, el tono del braquistiquio es más alto que el del resto del verso, produciendo una enfatización sobre una palabra ( en casos excepcionales dos, debido a las pocas sílabas que lo componen), con lo que el autor puede resaltar un concepto o darle mayor fuerza a una parte del verso.
                        El braquistiquio puede producirse dentro de un encabalgamiento, entonces siempre nos encontramos con un encabalgamiento abrupto, pero es muy raro, en general se produce independientemente.
 
                         Dolicostiquio: Es la parte del verso delimitada por pausas y que comprende mas de cinco sílabas métricas.
 
                                   Aquí se me figura que ha llegado
                                   de su lamento el son, que con su fuerza
                                   rompe el aire vecino y apartado.
                                                           Garcilaso de la Vega.( 1501?-1536)
 
                        En estos versos hay tres dolicostiquios: hasta figura, siete sílabas; en el segundo hasta son, seis sílabas; en el tercero hasta vecino, siete sílabas. (Rafael Balbín y Domínguez Caparrós)
 
                         Protostiquio: se trata de un grupo de menos de cinco sílabas, situadas a principio de verso, y que forman hemistiquio.
 
                                    De estas y otras virtudes matizadas
                                    tus alas, que volaban por el día,
                                    las esferas del sol iluminadas.
                                                           Lope de Vega.( 1562-1635)
 
                        Tus alas, que están separadas del resto del verso por una pausa de sentido, forman un protostiquio. Es muy frecuente para enfatizar los principios de verso, y también de oración contenida en una estrofa o en un verso.
                        Tiene dos variantes:
 
                        Protostiquio duro: cuando no hay, tras la pausa de sentido, o de lo que sea que delimita el protostiquio, ninguna otra pausa hasta llegar a la versal.
 
                                   Hablando el cazador la caza espanta,
                                   y el gato, cuando chillan los ratones,
                                   las uñas de las garras adelanta.
                                                           Lope de Vega. (1562-1635)
 
                        El protostiquio acaba en gato, y no hay otra pausa hasta la versal. Se mantiene el énfasis.
 
                        Protostiquio suave: pues cuando hay otro descanso antes de la pausa versal.
 
                                   No a vos, mi justo amor, porque en tributo
                                   debido al mar de vuestro ingenio inmenso,
                                   presto veréis, si es esto flor, el fruto.
                                                           Lope de Vega. (1562-1635)
 
                        Hay protostiquio suave en el primer verso, No a vos, porque después hay otra pausa de sentido después de amor. Y lo mismo ocurre en el tercero, presto veréis, con otra pausa de sentido después de flor. Con ello, el énfasis queda mitigado. O se supone. ( Rafael Balbín y Domínguez Caparrós)
 
                        Lance: este es muy especializado. Se trata del hemistiquio del endecasílabo a maiori que precede o sigue a la sexta sílaba. ( Domínguez Caparrós)
 
                                   Matemática oí: que ya importuno
                                   se me mostraba con la flor ardiente
                                   cualquier trabajo, y no admití ninguno.
                                                                        Lope de Vega. ( 1562-1635)
 
                        En el primer verso, el hemistiquio “que ya importuno”, sigue a la sexta sílaba. Cuidado que se trata de un primer hemistiquio agudo. Es un tipo de hemistiquio tan raro, que además de darle muchas vueltas para imaginarlo, casi nadie habla de él. Y es que es mucho suponer que el endecasílabo a maiori tenga hemistiquios.
 
    Cosas misteriosas, // trágicas, raras,
                                       de cuentos oscuros,// de los antaños
                                                               Rubén Darío. ( 1867-1916)
 
                                       Un endecasílabo formado por dos hemistiquios de seis y cinco sílabas ( hexasílabo y pentasílabo) Este caso, que hemos incluido con muchas dudas, es discutible. Y si nos hemos decidido a incluirlo es para establecer una comparación. Los endecasílabos no son versos compuestos, los versos compuestos comienzan en la dodecasílabos, aunque también es cierto que algunos versos de menos de doce sílabas pueden ser compuestos, es notable la tendencia del decasílabo a presentarse como compuesto. En estos versos que presentamos de Darío no se produce de hecho una pausa versal simplemente hay una disposición de cesuras fuertes tras la sexta sílaba, a veces tras la quinta, cosa por otra parte común a varios tipos de endecasílabos que establecen precisamente la pausa después del sexto verso. El hecho que los versos queden divididos en dos grupos de seis y cinco sílabas, no los convierte en versos compuestos ni sus grupos en hemistiquios.
 
NOTA: tanto el dolicostiquio, como el protostiquio y el lance los hemos incluido porque a veces salen en los manuales de métrica y siempre es bueno conocer todo lo referente a la misma, y, también, por la maestría de los autores citados, pero quisiera hacer alguna aclaración. En realidad no se trata de hemistiquios en el sentido que le damos al término. He usado el término de hemistiquio, isostiquoheterostiquio sólo en referencia a los versos compuestos. Por lo tanto, en los demás tipos se trata de cesuras dentro de versos simples, que pueden ser más o menos intensas, pero no actúan como versos independientes, ni impiden la sinalefa ni hacen equivalentes los acentos finales. Se trata de descansos en versos simples. Y en cuanto al uso del vocablo pausa en estos tres casos, lo he hecho siguiendo a los autores citados, pero en realidad se trata de cesuras. Hemos reservado el término pausa, para las que se producen a final de verso y a final de hemistiquio y sí impiden la sinalefa y sí hacen equivalentes los acentos finales.
 
CONSIDERACIONES FINALES.
 
También hemos repetido que los hemistiquios actúan en todo como versos independientes. Y es métricamente cierto. Pero no hay que olvidar que forman parte de una secuencia de dos hemistiquios, o más, y que el conjunto de ellos forma una unidad versal. Rafael Balbín dice al respecto » La semejanza entre los caracteres rítmicos de la cesura y los que presenta en castellano la pausa versal, pudiera hacer pensar en la total identidad entre isostiquio y verso, incompatibles ambos con la sinalefa y favorables a la equivalencia distensiva; pero a pesar de esta coincidencia, el primer hemistiquio de un grupo melódico escandido por cesura, guarda siempre en la estrofa española una perceptible subordinación rítmica respecto al segundo hemistiquio de cada verso… » (Leer pausa donde dice cesura)
 
Y naturalmente, como también indica Rafael de Balbín, la pausa versal es siempre de mayor duración que la pausa entre hemistiquios, lo que marca parte del efector rítmico.
 
José Víctor Llatse.
 

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.