Feijoo. Defensa de las mujeres

Parece mentira que este texto del siglo XVIII no esté caducado y que hoy en día sigan haciendo falta defensas similares.

En grave empeño me pongo. No es ya sólo un vulgo ignorante con quien entro en la contienda: defender a todas las mujeres, viene a ser lo mismo que ofender a casi todos los hombres: pues raro hay que no se interese en la precedencia de su sexo con desestimación del otro. A tanto se ha extendido la opinión común en vilipendio de las mujeres, que apenas admite en ellas cosa buena. En lo moral las llena de defectos, y en lo físico de imperfecciones. Pero donde más fuerza hace, es en la limitación de sus entendimientos.

Las declamaciones que contra las mujeres se leen en algunos escritores sagrados, se deben entender dirigidas a las perversas, que no es dudable las hay. Y aun cuando miraran en común al sexo, nada se prueba de ahí, porque declaman los Médicos de las almas contra las mujeres, como los Médicos de los cuerpos contra las frutas, que siendo en sí buenas, útiles, y hermosas, el abuso las hace nocivas.

Pasando de lo moral a lo físico, que es más de nuestro intento, la preferencia del sexo robusto sobre el delicado, se tiene por pleito vencido, en tanto grado, que muchos no dudan en llamar a la hembra animal imperfecto, y aun monstruoso

Y para empezar a hacernos cargo de la dificultad (dejando por ahora a parte la cuestión del entendimiento, que se ha de disputar separada, y más de intento en este Discurso) por tres prendas, en que hacen notoria ventaja a las mujeres, parece se debe la preferencia a los hombres, robustez, constancia, y prudencia. Pero aun concedidas por las mujeres estas ventajas, pueden pretender el empate, señalando otras tres prendas, en que exceden ellas: hermosura, docilidad, y sencillez.

Si se me opone que mucho de lo que en las mujeres se llama candidez, es indiscreción; respondo yo, que mucho de lo que en los hombres se llama prudencia, es falacia, doblez, y alevosía, que es peor.

Teatro crítico universal. Benito Jerónimo Feijoo .

 ACTIVIDADES

1– ¿A qué género pertenece esta obra? ¿Por qué pone “teatro” en el título? Razona la respuesta.

2– ¿Te parece que esta obra cumple los preceptos neoclásicos? Razona la respuesta.

3– Enumera las ideas de las que habla el texto (tanto principales como secundarias). Resume el texto (recuerda: un buen resumen ocupa el 25% del texto).

4– Partiendo de este fragmento, elabora un texto argumentativo, en el que expreses tus ideas sobre el siguiente tema: ¿Podemos afirmar que el entendimiento de las mujeres condiciona su modo de ser y de actuar en la vida?

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Opina

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE