Espronceda. El estudiante de Salamanca

En este fragmento de El estudiante de Salamanca (1836) de Espronceda se nos describe a D. Félix de Montemar, un personaje que une en sí todas las características del héroe romántico: osado, rico, noble, varonil, valiente…

 

En Salamanca famoso                     

por su vida y buen talante,              

al atrevido estudiante                      

le señalan entre mil;             

   fuero le da su osadía,                   

le disculpa su riqueza,                      

su generosa nobleza, 

su hermosura varonil.          

 

   Que en su arrogancia y sus vicios,           

caballeresca apostura,                     

agilidad y bravura               

ninguno alcanza a igualar:   

   Que hasta en sus crímenes mismos,                   

en su impiedad y altiveza,                

pone un sello de grandeza                

don Félix de Montemar.

 

Y frente a este ideal de caballero aparece nuestra dama, Doña Elvira, que ofrece el adecuado contraste a la figura de Don Juan.

 

Bella y más segura que el azul del cielo

con dulces ojos lánguidos y hermosos,                                                                       

donde acaso el amor brilló entre el velo                                                                    

del pudor que los cubre candorosos;                                                                   

tímida estrella que refleja al suelo                                                                       

rayos de luz brillantes y dudosos,                                                                         

ángel puro de amor que amor inspira,                                                                        

fue la inocente y desdichada Elvira. 

 

 

Pronto nuestra dama es seducida y, más pronto aún, abandonada por nuestro Don Félix. Y aquí aparece otra estrofa clásica de nuestra obra.

 

Mas ¡ay! que se disipó                                                                                            

tu pureza virginal,                                

tu encanto el aire llevó                                                                                           

cual la aventura ideal                                                                                             

que el amor te prometió.                                                                                         

 

Hojas del árbol caídas                                                                                            

juguetes del viento son:                       

Las ilusiones perdidas                                                                                            

¡ay! son hojas desprendidas                                                                                  

del árbol del corazón.

 

 

Hasta aquí ha llegado Espronceda con los elementos narrativos y líricos. A partir de ahora son los dramáticos (recordemos la mezcla de géneros romántica) los que predominarán.

Doña Elvira muere de amor y su hermano, Diego de Pastrana, tiene que enfrentarse a Don Félix para vengar a su hermana. Ni aún en esos trágicos momentos Don Félix puede renunciar a la arrogancia que le caracteriza.

 

DON FÉLIX

Es un puro disparate                            

empeñarse en que yo os mate;            

lo digo, como lo siento.

                                                                  

DON DIEGO                                           

   Remiso andáis y cobarde                 

y hablador en demasía.

                                                                  

DON FÉLIX                                            

Don Diego, más sangre fría:               

para reñir nunca es tarde,                   

   y si aún fuera otro el asunto,          

yo os perdonara la prisa:                    

pidierais vos una misa                         

por la difunta, y al punto…

                                                                  

DON DIEGO                                           

   ¡Mal caballero!

 

DON FÉLIX                                            

Don Diego,

mi delito no es gran cosa.                    

Era vuestra hermana hermosa:          

la vi, me amó, creció el fuego,            

   se murió, no es culpa mía;               

y admiro vuestro candor,                     

que no se mueren de amor                   

las mujeres de hoy en día.

 

Lógicamente es Don Diego quien muere. Esa misma noche a Don Félix se le aparece un espectro que él confunde con una mujer y, lógicamente, intenta conquistarla; corre tras ella y sorprendido se encuentra con su propio entierro; tras el susto inicial, entra en un caserón en el que descubre el cadáver de doña Elvira, junto a numerosas calaveras que lo rodean y que pretenden que se case con ella.

Don Félix, en la más clara línea de héroe romántico, no se arredra ante este macabro espectáculo y ante la petición de matrimonio…

 

En cuanto a ese espectro que decís mi esposa,

Raro casamiento venisme a ofrecer:

su faz no es por cierto ni amable ni hermosa;

mas no se os figure que os quiera ofender.

 

«Por mujer la tomo, porque es cosa cierta,

y espero no salga fallido mi plan,

que, en caso tan raro y mi esposa muerta,

tanto como viva no me cansará.

 

Doña Elvira, enamorada más allá de la vida, lo abraza

 

El carïado, lívido esqueleto,

los fríos, largos y asquerosos brazos,

le enreda en tanto en apretados lazos,

y ávido le acaricia en su ansiedad;

y con su boca cavernosa busca

la boca a Montemar, y a su mejilla

la árida, descarnada y amarilla

junta y refriega repugnante faz.

 

A pesar de los intentos de Don Félix por liberarse de Doña Elvira muere entre los huesos de esta.

 

La frente inclina

sobre su pecho,

y, a su despecho,

siente sus brazos

lánguidos, débiles

desfallecer…

 

Y vio luego

una llama

que se inflama

y murió;

y perdido

oyó el eco

de un gemido

que expiró.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.