El texto y sus propiedades

Una introducción teórica a los conceptos de adecuación, coherencia y cohesión, muy útil para la redacción propia y el comentario de texto.

Texto es la unidad total de comunicación, que transmite un mensaje completo. Su extensión puede ser variable, desde un texto solo y breve (“¡Buenos días!”) hasta una novela en doce tomos.

Para que un conjunto de oraciones constituyan un texto, han de cumplir tres propiedades: adecuación, coherencia y cohesión. Si no lo hacen, todo se queda en una serie de palabras inconexas y sin relación lógica. Obsérvalo: Juan nació en Manchester y vamos a ir a la playa.

Propiedades de los textos

ADECUACIÓN

Es la propiedad textual que se relaciona con los elementos de la comunicación (emisor, receptor, canal, código, contexto y mensaje), A la hora de crear o analizar un texto debemos tener en cuenta sobre todo:

  • Las características del emisor y a qué receptor se dirige (grado de cultura, grado de conocimiento del tema, ideología, edad, género, grado de subjetividad…) y, si es pertinente, relación entre los interlocutores: si es de amistad, de confianza, de amor, de subordinación, de cotidianidad, etc.
  • La intencionalidad del emisor: persuadir, informar, insistir, explicar, relatar, etc.
  • Las circunstancias espacio-temporales en que se enmarca el texto.

Estos factores determinarán

  • El registro y las otras variedades idiomáticas usadas en el texto. Según la finalidad que persiga el texto hay que saber elegir (o distinguir, si estamos haciendo un comentario) entre un registro formal o coloquial; entre el español estándar (el que hablamos todos los hispanos) o los modismos propios de una zona, por ejemplo, de Almansa; entre un lenguaje especial (el de la medicina, el de la abogacía) o el común (el que usamos en un comercio).
  • El canal y el código usado en el texto.
  • La función del lenguaje predominante en el texto (repre­sen­ta­ti­va, expresiva, apelativa, fática, poética y metalingüística) y el discurso en que se desarrolla. No parece adecuado para un examen producir un texto de carácter narrativo, ni un diálogo: si lo que se pretende es mostrar los conocimientos propios, el texto deberá ser expositivo o, en su caso, argumentativo. Así, será inadecuado responder a un test con un desarrollo extenso (o con una carta, un informe o un poema, por poner ejemplos de otros géneros diferentes).

COHERENCIA

La coherencia es la propiedad que permite la organización lógica y ordenada del contenido. Aquí hablamos de tema principal, del resumen, de las ideas secundarias y de otro concepto llamado macroestructura, que es la manera de organizar el contenido de un texto.

El tema puede aparecer antes o después en el texto. Según su posición hablamos de diferentes estructuras. Observa el cuadro al margen.

COHESIÓN

La cohesión es la propiedad relacionada con los mecanismos lingüísticos. El contenido del texto se percibe con claridad gracias al uso variado y lógico de repeticiones y sustituciones mediante deícticos, anáforas y catáforas; relaciones semánticas; al predominio de determinadas categorías gramaticales (sustantivos abstractos, adjetivos valorativos, 1ª persona verbal, presente atemporal, etc.) o al predominio de determinadas estructuras sintácticas y al uso de conectores supraoracionales. Vamos a estudiar con más detalle algunos de estos mecanismos de cohesión.

  • Los deícticos. Deixis significa señal; por tanto un deíctico es un señalador de los elementos del contexto. Son deícticos los demostrativos, los pronombres personales en algunos de sus usos, los morfemas de tiempo de los verbos, algunos adverbios de lugar y de tiempo, etc.
    La anáfora es el mecanismo mediante el cual un elemento del discurso remite a otro que ha aparecido anteriormente. Ejemplo: Pedro y Juan iban paseando. Este tropezó con una piedra y cayó al suelo.
    La catáfora es el mecanismo opuesto a la anáfora. Remite a elementos de posiciones posteriores. Ejemplo: Todos estaban en casa. Mi padre, mi madre, mis hermanos.
  • Repeticiones y relaciones semánticas. Se establecen al designar significados de un mismo campo semántico o asociativo.

Repetición léxica

Los actores romanos, al igual que los griegos, se cubrían el rostro con máscaras en las representaciones teatrales. ESTAS MÁSCARAS eran muy variadas y los actores se ponían una u otra según representaran el papel de un rey, de una mujer, un esclavo, un viejo, un niño o un animal.

Sinonimia

Las grandes explotaciones agrícolas pertenecientes a la aristocracia terrateniente eran trabajadas por esclavos que vivían en LAS FINCAS todo el año bajo la vigilancia de un capataz.

Antonimia

Usas un aire de FRAGILIDAD para ocultar instintivamente tu CORAJE.

Hiperonimia e hiponimia

Las rosas rojas que le regalaron eran su FLOR preferida.

Trajeron los muebles. La CÓMODA se colocó en el dormitorio, el SOFÁ en el comedor.

  • Conectores. En los textos aparecen elementos lingüísticos que relacionan palabras dentro de la oración (preposiciones), las oraciones dentro del párrafo (conjunciones) y los párrafos que constituyen el texto. Son los llamados nexos, enlaces o conectores. Resultan de especial importancia a la hora de componer textos y también para determinar la estructura de los mismos. Por ello les dedicamos un apartado.

Conectores supraoracionales

PRESENTATIVOS: para empezar los textos.

Ante todo.

La finalidad de este escrito es…

En primer lugar…

Para empezar, hay que decir que…

El tema que vamos a tratar…

ESPACIALES: sitúan lo dicho en su coordenada espacial.

Arriba, abajo.

En el fondo.

En el medio.

TEMPORALES: sitúan lo dicho en su coordenada temporal

A partir de…

Actualmente.

Antes de, antes que.

Después de…

COPULATIVOS: para añadir ideas o distribuirlas de modo correlativo.

En segundo lugar, en tercer lugar, etc.

Por una parte … Por otra…

Uno … otro.

A su vez.

Por su parte.

Además.

Por último.

Por otra parte, hay…

que tener en cuenta que…

Por lo que respecta a…, respecto de, con respecto a, a propósito de…

En lo que se refiere a…

EXPLICATIVOS: aclaran o insisten en ideas ya expuestas. También pueden introducir digresiones, comentarios laterales, etc.

En otras palabras.

Además.

Así, así mismo, asimismo.

De nuevo.

En la misma línea.

Igualmente.

Lo mismo dicen.

Más aún.

Por cierto.

Como hemos dicho antes.

Del mismo modo.

Y lo que es más.

En efecto.

Incluso.

Es decir, esto es, o sea.

En otros términos.

Para EJEMPLIFICAR

Por ejemplo.

En concreto, en particular.

Para ilustrar, ejemplificar esto

Así.

COMPARATIVOS: para comparar diferencias o analogías.

De forma semejante, de igual forma, del mismo modo, igualmente.

De otro modo.

Por otra parte.

Así como.

Asimismo.

ADVERSATIVOCONCESIVOS:

para indicar contraste o contraposición.

Pero.

Por el contrario.

En contraste con eso

Hay que tener en cuenta, por el contrario.

A pesar de esto.

No obstante, sin embargo, en cambio.

Ahora bien.

Mientras.

Al mismo tiempo.

De todas formas.

En cualquier caso.

CONCESIVOS: para admitir una idea contraria.

Sin duda.

Naturalmente.

Admitimos que.

Seguramente.

Es cierto que.

A pesar de que.

CAUSALCONSECUTIVOS: para indicar razones, motivos y efectos.

Entonces, pues, luego

Por lo tanto, por consiguiente.

En consecuencia, consecuentemente.

Así, en efecto.

De ahí que..

Como resultado.

CONCLUSIVOS: añaden una reformulación o resumen de lo ya expuesto.

En otros términos, en pocas palabras.

Por todo lo anterior.

Finalmente.

Para resumir, en resumen, en suma.

En síntesis, como conclusión.

CONCLUSIVOS ABSOLUTOS: para terminar el texto.

Finalmente.

Por ultimo.

Para terminar.

En último lugar.

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.