El teatro de Lorca. Bodas de sangre.

EL TEATRO DE FEDERICO GARCÍA LORCA:

“BODAS DE SANGRE”

© Rocío Lineros Quintero wwww.contraclave.org

 

FEDERICO GARCÍA LORCA, DRAMATURGO

Federico García Lorca es, como dramaturgo, el más conocido fuera de España y el único cuyo teatro ha conquistado amplios auditorios internacionales.

En el teatro de Lorca podemos advertir tres constantes, tres ideas en las que se puede sustentar todas sus obras:

 

1) Su teatro siempre es poético: el éxito de Lorca se debe precisamente a que supo crear poesía en el teatro.

 

2) Su teatro es experimental: no tiene precursores y tampoco seguidores. Lo que destaca en el teatro de Lorca es la habilidad para captar, mezclar y hacer suyos influencias, estilos y movimientos anteriores.

 

3) En su teatro sólo hay un único tema: es un tema que posee diferentes vertientes y variados puntos de vista pero siempre se trata de un tema único que se ha denominado con muchos títulos diferentes: “tema del amor imposible”, “tema del amor frustrado”, “oposición entre el deseo y la realidad” o “la oposición entre el principio de autoridad frente al principio de libertad”.

Tras su viaje a Nueva York en 1930 y a raíz de su trabajo en La Barraca se produce en el teatro de Lorca nuevas motivaciones artísticas, irrumpiendo de manera excepcional el surrealismo en su dramaturgia.

 

En marzo de 1933 Lorca estrena en Madrid “Bodas de sangre”, será su primer gran éxito teatral. Pocos meses más tarde, se representó la obra en Buenos Aires donde obtuvo tal éxito que Lorca se vio obligado a prolongar su estancia en la capital argentina hasta marzo de 1934. Tras su regreso de América estrenará una nueva tragedia con un triunfo clamoroso: “Yerma”.

 

La carrera de éxitos de Lorca continúa a lo largo de 1935, sus obras gozan de una extraordinaria aceptación, a finales de este año estrenará “Doña Rosita la soltera”.

 

En 1936 Lorca piensa en terminar la trilogía de la que ya ha compuesto dos piezas: “Bodas de sangre” y “Yerma”. La tercera, según anuncia él mismo, se titulará quizás “La destrucción de Sodoma”.

 

El 23 de junio de 1936 lee en casa de los condes de Yebes su última obra dramática: “La casa de Bernarda Alba”.

 

LA TRAGEDIA DE “BODAS DE SANGRE”

Lorca triunfó en el teatro con “Bodas de sangre”. La obra primeramente fue leída a los amigos en casa de Carlos Morla en septiembre de 1932. Su estreno tuvo lugar en marzo de 1933 en Madrid y fue aclamada unánimemente.

 

“Bodas de sangre” es el primer título de una trilogía trágica sobre la tierra. El autor trataba de rescatar lo mítico de su Andalucía natal. La segunda obra fue “Yerma” (1934). La tercera no llegó a escribirse.

 

Aunque según parece, Lorca escribió “Bodas de sangre” en unos ocho o quince días a lo sumo, el proceso de maduración de la tragedia había durado varios años. Frecuentemente, Lorca utilizaba el mismo método de trabajo: tomaba el asunto de la realidad y lo iba pensando durante largo tiempo. Luego, un buen día, se sentaba a la mesa y redactaba el texto de un tirón.

 

En el caso de “Bodas de sangre”, la realidad le ofreció a Lorca el tema en forma de noticia periodística. Los principales periódicos del país publicaron en 1928 la información sobre un crimen cometido en un cortijo de Nijar (Almería). Una novia había huido a caballo con su antiguo amante la noche anterior a la boda. El hermano del novio encontró a los f
ugitivos en el camino y mató a tiros al amante raptor.

 

La noticia quedó grabada en la mente de Lorca y durante cinco largos años el proyecto teatral creció y maduró.

 

LOS ANTECEDENTES LITERARIOS DE “BODAS DE SANGRE”

Aunque el asunto de la tragedia está tomado de la realidad, Federico García Lorca utilizó varias fuentes literarias en la construcción de su obra. La presencia de Lope de Vega se deja sentir tanto como la de Calderón de la Barca y la tradición teatral española. No hay que olvidar que la compañía teatral de Lorca, La Barraca, representaba obras de los autores clásicos españoles. Esta influencia de los clásicos se deja sentir sobre todo en la aparición en escena de seres misteriosos como la Muerte.

 

El ambiente dramático que envuelve la obra lo encontramos en su libro de poemas “Romancero gitano” al igual que la presencia de los elementos simbólicos y poéticos como la Luna, la Noche o la atmósfera cargada de muerte.

Finalmente, se ha subrayado también la presencia de elementos del teatro griego en “Bodas de sangre” como son: el coro, el destino o la catástrofe.

 

LOS TEMAS DE “BODAS DE SANGRE”

Se ha hablado del tema de la fatalidad y el destino como asunto predominante en “Bodas de sangre”. Unido a este tema tiene una fuerza importante el tema de la pasión sexual y el amor prohibido.

 

Sin embargo, para analizar estos temas hay que partir de la presencia de un doble plano en la obra: por una parte, el plano real que nace del suceso contado en los periódicos; por otro lado, el plano onírico, sobrenatural y surrealista que aparece en el acto III de la obra.

 

De la consideración de estos dos planos se pueden ver diferentes temas.

En el plano real se encuentra el odio de la madre hacia los Félix, la presencia de lo social, las diferencias económicas que ponían barreras al amor y que habían impedido el matrimonio de la novia y Leonardo. Los acuerdos matrimoniales se concebían como un trato u operación comercial. Detrás de todos estos aspectos

se esconde el poderoso valor de la riqueza y el dinero.

También encontramos el tema del honor, tema muy presente en el teatro de Lope y Calderón, y la contemplación de la sexualidad como impulso para la fertilidad, como cauce para la continuidad de la descendencia.

 

LOS PERSONAJES DE “BODAS DE SANGRE”

Por lo general, en la obra teatral de Federico García Lorca los personajes femeninos tienen mayor entidad dramática que los masculinos. Así ocurre en “Bodas de sangre”. No sólo hay mayor presencia de personajes femeninos sino que además reproducen caracteres más vigorosos.

 

Cuatro son los personajes esenciales de la tragedia: la Madre, la Novia, Leonardo y el Novio. De todos ellos es la Madre la que desempeña un papel más significativo: es fuerte y constante, paciente ante la adversidad, vive en comunión con sus muertos, ligada a ellos a través del recuerdo y de la llama incombustible del odio hacia la casta enemiga. Se vuelca en ternura con su hijo pero las leyes sociales la impulsan a entregarlo también a la muerte.

 

La Novia es víctima de un conflicto interior importante. Desea mantenerse dentro del equilibrio social del deber, seguir el cauce de las normas de la tradición.

Pero el instinto puede más que la razón. Es un personaje pasional.

 

Otro de los grandes agentes de la tragedia es Leonardo. Se trata del único personaje con nombre propio. Antagonista frente a la Madre. Él es el encargado de arruinar la última esperanza de la Madre. Leonardo es un personaje atormentado, que la fatalidad y la pasión le arrastran a la destrucción.

 

El papel del Novio está subordinado al de la Madre. Aunque muere, su función no es esencialmente trágica. Frente a Leonardo, que es pasión, el Novio representa el trabajo y la descendencia.

 

Los restantes personajes son de menor importancia. La Mujer personifica al amor. El Suegro es el labrador, ambicioso y fanfarrón, orgulloso de sí mismo. Otros personajes funcionan como coro o representan los mitos. Las personificaciones de la Muerte o la Luna cumplen un papel primordial en el conjunto de la tragedia.

LA ESTRUCTURA DE “BODAS DE SANGRE”

La pieza teatral, en la que se mezclan prosa y verso, aparece dividida en tres actos. El acto I consta de tres cuadros, el acto II de dos cuadros y el acto III también de dos cuadros.

 

Se trata de una obra cerrada. La acción se inicia en la casa de la Madre y termina en el mismo lugar. Los temores que tiene la Madre en sus primeras palabras se cumplirán al final trágicamente. El último cuadro se cierra con el lamento de las mujeres por los hombres muertos.

 

García Lorca desarrolla la acción inteligentemente:

a) En el acto I se plantean los hechos desde tres espacios distintos: la casa de la Madre, la casa de Leonardo y la casa de la Novia. Los tres espacios confluyen en el acto II en un lugar común: la casa de la Novia.

 

b) Los dos cuadros del acto II presentan la situación en dos momentos distintos: antes del casamiento y después de él. En este acto II se plantea el nudo del conflicto. Hasta este acto II el mundo reflejado en la obra es el del plano real.

c) En el acto III el mundo real desaparece y surge un mundo sobrenatural: el bosque simbólico con la presencia de personajes alegóricos como la Luna, La Muerte, etc. Tres coros distintos intervienen en este acto III: en el primer cuadro los leñadores comentan la acción e invocan a la divinidad, la Luna y la Muerte presencian la tragedia. En el segundo cuadro aparecen otros dos coros: el de las muchachas y la niña, y el de las mujeres que entonan la elegía final. El poeta, en el último cuadro, nos ha devuelto a la realidad y al espacio creado al comienzo de la obra.

 

LA LENGUA DE “BODAS DE SANGRE”

García Lorca alterna en esta pieza la prosa y el verso. El lenguaje utilizado es sobrio, trabado, se produce una auténtica búsqueda de la palabra. El autor ha seleccionado vocablos a partir del habla popular pero sin utilizar dialectismos y ruralismos. Cuando se trata de subrayar obsesiones o cualquier otra idea, utiliza la repetición o la metáfora.

 

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.