El sustantivo. Teoría para la ESO

 

 
El sustantivo. Definición.
 

El nombre o sustantivo es la clase de palabra que puede funcionar, con articulo o si él, como sujeto de la oración.

El sustantivo se puede caracterizar en varios planos: sintáctico, morfológico y semántico, según se recurra respectivamente a su definición funcional, su estructura interior o su significado.

Sintácticamente se caracteriza por tener como función privativa ser núcleo (palabra con mayor jerarquía) del sintagma nominal y puede ir acompañado de determinantes.

Morfológicamente. Está formado por un lexema más morfemas constituyentes de género y número.

Semánticamente. Se le define como el tipo de palabra que nombra personas, animales o cosas concretas o abstractas. (Ángel, perro, sentimiento, ideología)

En español admite como acompañantes a artículos y otros determinantes y adjetivos que concuerden en género y número con ellos (adyacentes) y a sustantivos en aposición que pueden no concordar. También puede llevar complementos preposicionales, llamados genéricamente complementos del nombre.

 
 
Clasificación por el significado.

Según la significado, los sustantivos se clasifican en:

Sustantivos concretos: Son nombres de cosas que pueden percibirse con los sentidos del cuerpo o que imaginamos como reales, como por ejemplo mesa, niño, reloj, duende, hada, etc.

Sustantivos abstractos: representan conceptos independientes (inmateriales) y designan por tanto entidades que no se perciben con los sentidos del cuerpo, sino con la mente, como por ejemplo nación, engaño, amor, odio, contradicción, bondad, virtud, honradez.

Sustantivos individuales: Son sustantivos que en su forma singular, nombran a un solo ser como pluma, árbol, rosa. Designan a un único ser, pero admiten el morfema del plural para designar a más de uno.

Sustantivos colectivos: Son sustantivos que poseyendo una estructura de singular, nombran a un conjunto de número indeterminado de seres o cosas como plumaje, bosque, rosaleda, muchedumbre, gentío, bandada, coro, alameda. Tienen inherente la idea de pluralidad sin necesitar un morfema que lo exprese, pero no en el sentido de uno más uno, sino en cuanto a conjunto colectivo formado por varias unidades de la misma cosa designada.

                                                                                                   

Sustantivos comunes: Permiten nombrar a todas las personas, animales o cosas de la misma clase o especie, sin particularizar su significado como hombre, caballo, casa. Agrupan los objetos que denominan por sus características, sin expresar rasgos distintivos. Por eso, se consideran sustantivos genéricos.

Sustantivos propios: Distinguen o particularizan a cada individuo de los demás de una misma clase, especie o género. Se aplican a un solo ser, persona, animal o cosa. Por eso, se consideran sustantivos individuales. Los nombres de las personas y de los países son nombres propios. Los sustantivos propios se escriben SIEMPRE con letra inicial mayúscula.

 
El género de los sustantivos.

Según el género, en castellano, los sustantivos se clasifican en:

  1. Sustantivos masculinos: El género masculino de un nombre se determina anteponiendo un artículo masculino el, un. Los nombre geográficos, los días de la semana, los meses del año, los puntos cardinales y los números son masculinos..
  2. Sustantivos femeninos: El género femenino de un nombre se determina anteponiendo un artículo femenino la, una. 
 

En el español, los nombres de las cosas y de muchos animales han tomado género masculino o femenino debido a un proceso histórico caprichoso; no hay una razón lógica por la que libro tenga que ser una palabra masculina y estación una palabra femenina                                            

 

En torno al género.

  1. Si el nombre en masculino termina con -o, en femenino termina con el morfema de género -a. Existen excepciones como el día, el mapa y muchas palabras de origen griego que terminan en -ma y -ta son masculinas, no femeninas como el clima, el cometa, el crucigrama, el drama, el fantasma, el idioma, el panorama, el planeta, el poema, el poeta, el problema, el programa, el sistema, el telegrama, el tema.
  2. Las letras del alfabeto son femeninas.
  3. Los números cardinales son masculinos.
  4. Los sustantivos que terminan en -esa, -isa, -ina o –triz son femeninos. El masculino correspondiente no posee morfema de género masculino. Por ejemplo de príncipe – princesa, poeta – poetisa, héroe – heroína, emperador – emperatriz, gallo – gallina, actor – actriz.
  5. En algunos casos el sustantivo adopta formas distintas para cada género. Es lo que llamamos heterónimos, por ejemplo hombre – mujer, toro – vaca, caballo – yegua, padre – madre, yerno – nuera.
  6. Hay sustantivos que tienen una forma invariable para el masculino y el femenino. El artículo nos indican el género: el – la artista, el – la astronauta, el – la atleta, el – la ciclista, el – la guía, el – la estudiante, el – la intérprete, el – la modelo, el – la periodista, el – la testigo, el – la turista.
  7. Los sustantivos que se refieren a profesiones tienen diferentes formas: el abogado/la abogada, el doctor/la doctora, el ingeniero/la ingeniera, el jefe/la jefa, el secretario/la secretaria, el traductor/la traductora. El grado de aceptación que tienen estas palabras entre los hablantes depende, muchas veces, de diferencias dialectales que son las diferencias de frecuencia de uso en determinadas regiones.
  8. Existen sustantivos que cambian de significado dependiendo del género, por ejemplo: el capital – la capital, el cometa – la cometa, el corte – la corte, el cura – la cura, el frente – la frente, el orden – la orden, el Papa – la papa.
  9. Hay sustantivos cuyo género es ambiguo: el azúcar – la azúcar, el mar – la mar, el calor – la calor, el margen – la margen. Se debe también, en muchos casos, a diferencias dialectales.
  10. Por norma general, cuando hay un solo elemento masculino, sin importar cuántos femeninos haya, el conjunto se considera gramaticalmente masculino. Así si tenemos un alumno y cuarenta alumnos nos referiremos al conjunto como los alumnos. Bien es cierto que podemos utilizar el alumnado que es políticamente más correcto.
  11. Existen los nombres de animales que no tienen palabras diferenciadas y que utilizan la misma para referirse a los dos sexos: hormiga, liebre, lagarto. Son lo que llamamos epicenos y si queremos distinguir el sexo hemos de recurrir a expresiones del tipo la cigüeña macho o la cigüeña hembra.
 
El número de los sustantivos.

En castellano, los sustantivos se clasifican en:

  1. Sustantivos singulares: Si el número de objetos a los que hace referencia el nombre es único. En singular, los sustantivos no tienen ningún morfema de número.
  2. Sustantivos plurales: Si el número de objetos a los que hace referencia el nombre son varios o más de uno.
En torno al número.

Las reglas de pluralización son las siguientes:

  1. Si el sustantivo termina en vocal no tónica, se añade -s: sala – salas, coche – coches.
  2. Los sustantivos terminados en (acentuada) también hacen el plural en –s: bebé – bebés.
  3. Si el sustantivo termina en o (tónicas), se añade -es: esquí – esquíes, ñandú – ñandúes. Se está generalizando el pluralizar estas palabras añadiendo sólo -s (esquís, ñandús) como parte de un proceso de regularización del sistema morfológico del español. Algunas gramáticas establecen que las palabras terminadas en (tónica) se les añade también –es al hacer el plural (faralá – faralaes).
  4. Si el sustantivo termina en consonante (excepto z), se añade -es: papel – papeles, álbum – álbumes. La gran mayoría de las palabras que terminan en -y siguen esta regla como ley – leyes, rey – reyes. Sin embargo hay excepciones como palabras cuya y en el plural suena , no : jersey – jerséis.
  5. Si el sustantivo termina en -z, ésta se cambia a c y se añade -es: lápiz – lápices, matiz – matices.
  6. Los sustantivos que acaban en -s o -x y no son agudos, permanecen invariables para formar el plural: el viernes – los viernes, el tórax – los tórax, el virus – los virus, el cumpleaños – los cumpleaños.
  7. Hay sustantivos que sólo admiten la forma singular (singularia tantum): el cenit, el este, el oeste, el norte, el sur, la sed, el cariz, la tez, el caos, la salud, la grima, el fénix etcétera.
  8. Hay sustantivos que sólo admiten la forma plural (pluralia tantum): las gafas, las nupcias, las tenazas, las vacaciones, los víveres, los andurriales, los anales, los aledaños, las gárgaras, trizas, tinieblas, modales, trébedes, enseres, exequias, afueras, alrededores, nupcias, entendederas, facciones, vituallas, honorarios, andas, añicos, arras etcétera.
  9. Hay sustantivos que se pueden usar en su forma singular y plural: el pantalón/los pantalones, la tijera/las tijeras.
  10. Los apellidos tienden a no pluralizarse, pero se está haciendo más común la pluralización entre los hablantes de español: los González, los García o los Garcías, los Navarrete.
  11. En los sustantivos compuestos, sólo el segundo elemento puede pluralizarse, siguiendo las reglas de pluralización: la pelirroja – las pelirrojas, el ferrocarril -los ferrocarriles.
  12. Las siglas no tienen plural: los GAL, las ONG.
 
 

Artículo elaborado siguiendo este artículo de wikipedia.

 

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.