El nivel semántico: el significado.

La Semántica es una de las disciplinas más apasionantes de la lengua y una de las que, al ir ampliando el vocabulario, logra entusiasmar al alumnado. Esta entrada ofrece una visión general.

 

La semántica es la disciplina que estudia el significado de las expresiones lingüísticas. Es decir, se ocupa de todo lo relativo al significado de las palabras. Las palabras se relacionan entre sí por su significado. En los textos se construye un entramado de connotaciones que permiten generar nuevas interpretaciones de los mismos.

La semántica se ocupa de:

  • Caracterizar el significado de las palabras: Cualquier hablante de español es capaz de ofrecer definiciones de una buena parte de las palabras de su lengua, por tanto, los significados de estas palabras forman parte del conocimiento implícito del hablante. Una manera intuitiva de cumplir este objetivo consiste en hacer un inventario de las palabras de una lengua e indicar qué significan: los diccionarios son el instrumento de descripción del significado lingüístico que resulta más familiar para los hablantes.
  • Dar cuenta de las relaciones que mantienen las palabras en virtud de su significado: Cualquier hablante, es capaz de establecer diferentes tipos de relaciones intuitivas entre los significados de muchas palabras, entre niña y mujer, moto y casco, o entre, tulipán y flor.
  • Caracterizar los diferentes tipos de significado: Por ejemplo, la diferencia entre suspender y catear no tiene nada que ver con el tipo de resultado al que estas palabras se refieren. Lo que hace diferentes a estos verbos es fundamentalmente el registro de uso con el que cada uno se asocia: suspender se relaciona con un registro formal y catear, con una situación coloquial e informal.
  • Explicar la variación contextual del significado: Por ejemplo, el verbo abrir significa cosas diferentes si lo que se abre es una botella, un libro, un paraguas, o una conferencia. Lo cual no supone ningún problema de uso para los hablantes de una lengua.
  • Explicar cómo surgen nuevos significados: Por ejemplo, hace 30 años por ratón, entendíamos un roedor, mientras que ahora el significado que nos resulta más familiar es el de un dispositivo informático.

Unidades básicas de la Semántica

  • Palabra: una palabra es una cadena de letras que aparece entre dos espacios. Es decir, es la menor de las unidades que se pueden identificar en el discurso.
  • Lexema: si consideramos las formas, libro, libros, libritos, libraco, cada una de ellas es una palabra diferente, en cambio, cualquier hablante de español sabe que todas ellas comparten una misma base: libr-, esta base se denomina lexema.
  • Lema: se denomina lema a cada una de las palabras que se definen en un diccionario, no todas las palabras de la lengua aparecen en el diccionario, ni libros ni libritos aparecen. Los criterios básicos de selección de los lemas son: para las palabras variables en cuanto al género, el masculino singular; para las formas verbales, el infinitivo.

La ambigüedad léxica. Homonimia y polisemia

Muchas palabras tienen más de un significado o parece que cambian de significado en virtud del contexto en que se utilicen. En la frase: Este edificio tiene muchas plantas, la palabra plantas, nos resulta ambigua de acuerdo con el significado que se le adscriba, puede ser que el edificio tenga muchos pisos, o que en él haya muchos vegetales. Aunque la mayoría de los hablantes conoce estos significados de plantas, no ve relación entre ellos, y cuando utiliza la palabra no es consciente de esta multiplicidad semántica.

Cuando dos significados diferentes están conectados entre sí se dice que la palabra es polisémica. La polisemia es el fenómeno que se produce cuando una palabra expresa significados diferentes, aunque relacionados.

Por ejemplo:

  • potro, caballo desde que nace hasta los cuatro años
  • potro, aparato gimnástico con cuatro patas y un paralelepípedo forrado de cuero sobre ellas

Cuando no hay relación entre los significados se considera que se trata de dos palabras distintas, de las que se dice que son homónimas. La homonimia es el fenómeno que se produce cuando hay igualdad o confluencia en una misma forma de dos o más palabras con significados diferentes y no relacionados entre sí.

Ejemplo:

  • llama, masa gaseosa en combustión
  • llama, animal andino

Relaciones de significado

SINONIMIA

Se denomina sinonimia a la relación que se establece entre dos palabras que tienen el mismo significado, aceituna/oliva, dentista/odontólogo, oculista/oftalmólogo, significan lo mismo por lo que podemos considerarlas como palabras sinónimas.

ANTONIMIA

Es el fenómeno semántico producido entre dos palabras de significado opuesto. Por ejemplo, calmarse y excitarse. Es necesario que exista una relación entre ambas palabras para que se produzca la oposición de significados

HIPONIMIA E HIPERONIMIA

Se llama hiponimia a la relación que se establece entre el significado de un término más reducido y otro significado más amplio que queda incluido en él. Así, son hipónimos de “flor” los términos tulipán, rosa, clavel y margarita. Entre sí, estos elementos se denominan cohipónimos.

La hiperonimia es la relación inversa, la que se establece entre un significado más general y sus subespecificaciones. Así, “flor” es hiperónimo de tulipán, rosa, clavel, margarita

INCLUSIÓN

Decimos que hay relaciones de inclusión cuando el significado de un término está contenido en el significado de otro.

MERONIMIA Y HOLONIMIA

Meronimia es la relación de inclusión entre significados que depende de la relación parte/todo. Es decir, a la conexión que se establece entre el significado de una palabra que indica una parte y el del a que indica el todo. Ejemplo, la relación que liga a rueda y bicicleta. Se denomina merónimo al término incluido (cuadro, ruedas, manillar, pedales, cadena, sillín) y holónimo al término que incluye (bicicleta).

Los cambios en el significado

Las transformaciones sociales y los avances tecnológicos provocan necesidades lingüísticas nuevas, que son:

  • Desaparición o desuso. Son los arcaísmos como zaguán.
  • Adición o actualización de significados así como restricción de otros —una de las razones de la polisemia—. Ejemplos: ratón, pluma).
  • Aparición de palabras nuevas (neologismos), para lo cual tenemos una serie de mecanismos de formación, que conoces ya. Ejemplo cibersexo.

Los cambios semánticos más usuales. Son los siguientes:

  • La metáfora. Consiste en identificar un término real con otro imaginario, es decir, sustituir un nombre por otro .
  • La sinécdoque y la metonimia. Establece una relación de inclusión o de contigüidad entre dos objetos. Ejemplos: todas las almas, conceder la mano, un Velázquez, un jerez.
  • La elipsis .Consiste en la omisión de un término en un sintagma. Así, el término que queda adquiere un significado global: un cortado o wáter de wáter close.
  • El eufemismo. Es la palabra usada en lugar de otra que se considera de mal gusto o negativa. Aseo, recluso, dar a luz.

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE