El Mester de Clerecía en los siglos XIII y XIV

El Mester de Clerecía es un nuevo estilo dotado de mayor perfección que el juglaresco y aparecido en el siglo XIII, difundiendo entre los iletrados una cultura encerrada en las bibliotecas monacales. Toma el nombre de «Mester» (=menester, oficio) de clerecía (es decir, oficio de clérigos) frente al Mester de Juglaría u «oficio de juglares», con afán de superioridad y evidente desprecio por el carácter iletrado de estos últimos:

EL MESTER DE CLERECÍA EN LOS SIGLOS XIII Y XIV.

El Mester de Clerecía es un nuevo estilo dotado de mayor perfección que el juglaresco y aparecido en el siglo XIII, difundiendo entre los iletrados una cultura encerrada en las bibliotecas monacales. Toma el nombre de «Mester» (=menester, oficio) de clerecía (es decir, oficio de clérigos) frente al Mester de Juglaría u «oficio de juglares», con afán de superioridad y evidente desprecio por el carácter iletrado de estos últimos:

«Quiero fer una prosa en romanz paladino,
en el qual suele el pueblo fablar con so vecino,
ca non só tan letrado por fer otro latino (…)
bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino.»

Gonzalo de Berceo

Vida de Santo Domingo de Silos.

Los clérigos que integran el Mester ponen en verso castellano los contenidos de los códices latinos sin afán de originalidad, citando paso a paso los originales, lo cual les confiere mayor prestigio. Conscientes de su superioridad, no pueden emplear el verso de los juglares, sino que buscan uno regular sometido a normas hasta entonces desconocidas: la cuaderna vía monorrima, de origen francés, estrofa de cuatro versos alejandrinos (14 sílabas), con rima consonante:

«Mester traigo fermoso, non es de joglaría,
mester es sen pecado, ca es de clerecía;
fablar curso rimado por la cuaderna vía,
a sílabas contadas, ca es grant maestría.»

Gonzalo de Berceo.

El lenguaje tiene un tono familiar, ya que se trata de divulgar entre el pueblo historias o leyendas desconocidas. Emplean expresiones propias de la vida cotidiana, pero, al ser sus fuentes latinas, también son proclives al empleo de latinismos.

Los temas son hagiográficos (vidas de santos), marianos (historias sobre la Virgen), litúrgicos; de origen clásicos, o heroico. No están hechos para ser leídos, sino para ser recitados en público.

El carácter oral obliga a los clérigos a usar recursos propios de los juglares:

«Bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino»,

por lo que, según Pidal, el Mester de Clerecía nace como una modificación del de juglaría.

Autores y textos del Mester de Clerecía:

·        Siglo XIII: Gonzalo de Berceo, Libro de Alexandre, Libro de Apolonio,

Poema de Fernán González.

·        Siglo XIV: Arcipreste de Hita, Canciller Ayala, Libro de miseria de omne.

GONZALO DE BERCEO.

Fue un clérigo adscrito al monasterio de San Millán de la Cogolla (La Rioja).

Fue el primer escritor español en lengua romance de nombre conocido. Él mismo nos desvela su identidad y su procedencia en la obra Vida de San Millán de la Cogolla:

«Gonzalvo fue so nombre qui fizo este tractado,
en San Millán de Suso fue de ninnez criado,
natural de Verceo…»

Ello es importante ya que demuestra el afán de trascendencia del autor; además,

indica la intención de que su obra perdure tal como él la creó, a diferencia de los textos juglarescos que, al ser anónimos, se consideraban propiedad colectiva y, en consecuencia, susceptibles de ser modificados con el tiempo.

De sus obras, destacaremos los Milagros de Nuestra Señora, Vida de San Millán, Vida de Santo Domingo, Vida de Santa Oria o Loores de Nuestra Señora.

Su obra más importante es Milagros de Nuestra Señora. Está formada por 25 relatos y una introducción alegórica, en la cual el poeta se presenta como un romero descansando en un prado donde la romería es el camino de la vida, el prado es la Virgen, las fuentes son los Evangelios y los cantos de las aves son las voces de los bienaventurados. Los relatos cuentan milagros hechos por la Virgen a personas que le son devotas.

En cuanto a la técnica:

·       Berceo posee una extensa cultura religiosa y un cierto dominio del latín.

·       Se mantiene fiel al texto que le sirve de guía.

·       Su estilo sigue de cerca el arte popular.

·       Emplea formas de tipo juglaresco.

·       Presenta un vivo realismo (en la presentación de los lugares, en el lenguaje, en la insistencia en cosas familiares…)

·       Humorismo para atraer la atención de los oyentes (por ejemplo, usa a los diablos para ponerlos en ridículo).

·       Ingenuidad.

·       Claridad.

ARCIPRESTE DE HITA

En el siglo XIV, la escuela poética del Mester sufrió una profunda evolución. La cuaderna vía ha de alternar con nuevas combinaciones métricas. Aparece el poema de inspiración didáctico-satírica, propio de la burguesía.

El Arcipreste era un eclesiástico que desempeñó sus funciones en la circunscripción del Arzobispado de Toledo. Se le identifica con Juan Ruiz de Cisneros, procedente por línea paterna de tierras fronterizas con el reino de Jaén. Por su libro deducimos que era hombre de variada cultura, jovial y vitalista. Preso por orden de su señor natural, el Arzobispo Gil de Albornoz, escribe en forma autobiográfica el panorama de la vida en la nueva Castilla. Sin embargo, todos estos datos biográficos no pasan de la mera hipótesis.

Su obra es el Libro de Buen Amor. Nos ha llegado en tres copias manuscritas, aunque todas sin título. Éste fue deducido por el hispanista alemán Wolf, y aceptado unánimemente.

La obra constituye un corpus de poesía de más de 7.000 versos, unidos por el hilo de una supuesta autobiografía, que enhebra numerosos materiales dispersos:

o       Episodios narrativos:

1.     aventuras expuestas en forma autobiográfica, donde el autor nos cuenta sus hazañas amorosas. En medio de ellas encontramos fábulas como la Disputa de griegos y romanos.

2.     Historia de don Melón y doña Endrina, ayudados en sus amores por la alcahueta Trotaconventos (adaptación de una comedia en latín del siglo XII, muy difundida, llamada «Pamphilus»).

3.     Textos alegóricos como la Batalla de don Carnal y doña Cuaresma.

Digresiones didácticas:

1.     Morales: censuras contra los pecados capitales, contra la muerte y reflexiones moralizadoras al final de cada poema.

2.     Satíricas, como el Elogio de las dueñas chicas y el de las propiedades del dinero.

Composiciones líricas:

1.     Religiosas, dedicadas a la Virgen (cantigas).

2.     Profanas, como las canticas de serrana.

Con todo ello, Juan Ruiz compone una especie de arte de amar, presentándose él mismo como galán, en el que expone un amplio repertorio de posibilidades amatorias que van de la casada a la soltera, de la pastora a la gran dama, de la mora a la monja, y mezcla lo carnal con lo moralizante. Esta doble intención la expone en el prólogo con el que comienza la obra, en el que el autor afirma estar convencido de la necesidad de la práctica del buen amor (el amor casto, el amor de Dios) para salvar el alma; mas, «como es humanal cosa el pecar, si algunos, lo que no les aconsejo, quisieren usar del loco amor, aquí encontrarán maneras para ello».

En cuanto al estilo,

§       Su lenguaje es el más rico y variado de toda nuestra literatura medieval

1.     Hace una cuidadosa selección de vocablos, incorporando léxico culto y popular.

2.     Utiliza refranes y expresiones populares.

3.     Gran expresividad.

Hay que señalar su humorismo. Destaca el lado cómico de las cosas,
Enorme realismo, pues describe con exactitud la vida cotidiana. Se mueve casi siempre en el terreno de lo concreto, y prefiere la descripción de escenas animadas, siempre muy vivaz.

Todo ello acerca al Arcipreste a las composiciones de carácter juglaresco.

Acerca de su métrica, es muy variada, pues utiliza desde la cuaderna vía de la clerecía hasta composiciones de diversas formas métricas propias de la poesía popular y tradicional. Así, por ejemplo,

4.     canticas de serrana, en número de cuatro, distintas a las provenzales, ya que se inician con un fragmento en cuaderna vía y continúan con un poema en versos cortos, de tono realista y gran sensibilidad y humor.

5.     Cantigas a la Virgen.

6.     Usa con maestría el zéjel.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.