El dequeísmo

Este es uno de los errores más frecuentes de nuestra lengua, tanto oral como escrita. Para evitarlo añadimos este documento que puede ser considerado como una referencia para toda la secundaria.

DEQUEÍSMO.

Consiste en el uso indebido de la preposición de delante de la conjunción que cuando la preposición no viene exigida por ninguna palabra del enunciado.
1.- Se incurre en dequeísmo en los siguientes casos:

a) Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada sustantiva de sujeto. El sujeto de una oración nunca va precedido de preposición y, por tanto, son incorrectas oraciones como:

  • *Me alegra de que seáis felices (correcto: Me alegra que seáis felices);
  • *Es seguro de que nos quiere (correcto: Es seguro que nos quiere);
  • *Me preocupa de que aún no hayan llegado (correcto: Me preocupa que aún no hayan llegado);
  • *Es posible de que nieve mañana (correcto: Es posible que nieve mañana).

En estos casos, los pronombres me, te, le, etc. que pueden aparecer ante el verbo funcionan como complemento indirecto.
Algunos de estos verbos, cuando se usan en forma pronominal (alegrarse, preocuparse, olvidarse, etc.), sí exigen un complemento precedido de la preposición de. En ese caso, el uso conjunto de la preposición y la conjunción es obligatorio, y los pronombres reflexivos que anteceden al verbo no ejercen ninguna función, sino que son parte integrante del verbo:

  • *Me alegro que seáis felices (correcto: Me alegro de que seáis felices);
  • *Me preocupo que no os falte nada (correcto: Me preocupo de que no os falte nada).

b) Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada sustantiva de complemento directo. Esto ocurre, sobre todo, con verbos de «pensamiento» (pensar, opinar, creer, considerar, etc.), de «habla» (decir, comunicar, exponer, etc.), de «temor» (temer, etc.) y de «percepción» (ver, oír, etc.). El complemento directo nunca va precedido de la preposición de y, por tanto, son incorrectas oraciones como:

  • *Opino de que no tenéis razón (correcto: Opino que no tenéis razón);
  • *Pienso de que conseguiremos ganar el campeonato (correcto: Pienso que conseguiremos ganar el campeonato);
  • *Me dijeron de que se iban a cambiar de casa (correcto: Me dijeron que se iban a cambiar de casa);
  • *Le comunicaron de que tenía que dejar el cargo (correcto: Le comunicaron que tenía que dejar el cargo);
  • *Temo de que no llegues a tiempo (correcto: Temo que no llegues a tiempo);
  • *He oído de que te casas (correcto: He oído que te casas).

c) Cuando se antepone la preposición de a una oración subordinada que ejerce funciones de atributo con el verbo ser. Este complemento, por lo general, no va precedido de preposición y, por tanto, son incorrectas oraciones como:

  • *Mi intención es de que participemos todos (correcto: Mi intención es que participemos todos);
  • *Su deseo era de que lo pasáramos bien (correcto: Su deseo era que lo pasáramos bien).

d) Cuando se inserta la preposición de en locuciones conjuntivas que no la llevan:

  • *a no ser de que (correcto: a no ser que),
  • *a medida de que (correcto: a medida que),
  • *una vez de que (correcto: una vez que).

e) Cuando se usa la preposición de en lugar de la que realmente exige el verbo:

  • *Insistieron de que fuéramos con ellos (correcto: Insistieron en que fuéramos con ellos);
  • *Me fijé de que llevaba corbata (correcto: Me fijé en que llevaba corbata);
  • *Hizo hincapié de que había que evitar el estrés (correcto: Hizo hincapié en que había que evitar el estrés).

2.- Los verbos dudar, informar, advertir, avisar y cuidar, en sus acepciones más comunes, presentan dos regímenes en español, esto es, pueden construirse con complemento directo (sin preposición) o con complemento de régimen (con preposición):

  • Advertir y advertir ;
  • Avisar y avisar ;
  • Cuidar y cuidar ;
  • Dudar y dudar ;
  • Informar (en América) e informar (en España).Por lo tanto, con estos verbos, la presencia de la preposición “de” delante de la conjunción subordinante “que” no es obligatoria (? advertir, avisar, cuidar, dudar, informar).

3.- Un procedimiento que puede servir en muchos de estos casos para determinar si debe emplearse la secuencia de «preposición + que», o simplemente que, es el de transformar el enunciado dudoso en interrogativo. Si la pregunta debe ir encabezada por la preposición, ésta ha de mantenerse en la modalidad enunciativa. Si la pregunta no lleva preposición, tampoco ha de usarse ésta en la modalidad enunciativa:

  • ¿De qué se preocupa? (Se preocupa DE que…);
  • ¿Qué le preocupa? (Le preocupa que…);
  • ¿De qué está seguro? (Está seguro de que…);
  • ¿Qué opina? (Opina que…);
  • ¿En qué insistió el instructor? (Insistió en que…).

4. Antes (de) que, después (de) que, con tal (de) que, ? antes, después, tal.

Procedente de www.rae.es

Real Academia Española

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE