El cumpleaños de la Infanta. Oscar Wilde

En este texto se llama la atención del alumnado sobre el texto dialogado y sobre el concepto de moraleja. Se pide buscar información sobre el autor y se anima a buscar aquellas palabras que no entienden. 

LECTURA EN VOZ ALTA

Lee este fragmento pertenece al cuento “El cumpleaños de la Infanta”, de Oscar Wilde.

De todas las habitaciones donde ya había estado, ésta era la más espléndida y hermosa. Pero aquí no estaba solo. Desde la sombra de la puerta, al otro extremo de la habitación, una pequeña figura lo contemplaba. Le tembló el corazón, dejó escapar un grito de alegría, y avanzó. Entonces, la figura avanzó también y el enanito consiguió distinguirla con claridad.

¿Era la Infanta? No, quien se le acercaba era un monstruo, el monstruo más grotesco que podía existir. No era proporcionado como todo el mundo, sino jorobado y patizambo, con una cabezota enorme que se bamboleaba de un lado a otro, y una hirsuta crin negra. El enanito frunció el ceño, y el monstruo también lo frunció. Se echó a reír, y el monstruo se puso a reír con él, dejando caer los brazos lo mismo que él. Le hizo una reverencia burlona, y el monstruo le respondió con una reverencia todavía más irónica. Avanzó hacia él, y el monstruo vino a su encuentro . Hizo un intento de esquivarlo y seguir adelante pero lo detuvo aquel ente, poniéndosele siempre por delante con su contacto duro y resbaladizo. La cara del monstruo estaba muy cerca de la suya, como si tratase de besarlo, y se veía patéticamente aterrorizada. Retrocedió, y el monstruo retrocedió también, entreabriendo una jeta repulsiva.

¿Qué extraño fenómeno era ése? Reflexionó un momento mirando en torno suyo por todo el salón. Era extraño: todo parecía tener su igual detrás de ese muro invisible de agua transparente y sólida. Si, cuadro por cuadro, y asiento por asiento todo estaba allí como duplicado. El fauno dormido, junto a la puerta, tenía su hermano gemelo que dormía también; y la Venus de plata, en pie bajo los rayos del sol, extendía los brazos a otra Venus tan hermosa como ella.

Cuando al final la verdad se abrió paso en su mente, el enano lanzó un aullido un grito de desesperación y cayó al pavimento sollozando. ¡Ese ser deforme y jorobado, de aspecto horrible y grotesco, era él! El enanito se cubrió los ojos con las manos, y se alejó del espejo temiendo verlo una vez más.

En ese preciso instante, por el ventanal abierto, entró la propia Infanta con su séquito, y cuando vieron al horroroso enanito de bruces en el pavimento, golpeándolo con los puños del modo más fantástico, estallaron en alegres carcajadas.

—Sus danzas son muy graciosas —dijo la infanta.

Agitó su abanico, y aplaudió, pero el enanito no levantó la cabeza. Sus sollozos eran cada vez más débiles; hasta que exhaló un extraño suspiro y se oprimió el costado. Luego, cayó boca arriba y quedó inmóvil.

—¡Lo has hecho estupendo! —aplaudió la Infanta después de una pausa— Pero ahora te toca bailar.

Pero el enanito no contestó. La Infanta, airada, dio un golpe en el suelo con su pie, y llamó a su tío, que estaba paseando con el Chambelán, mientras leían unas cartas recién llegadas de México, donde se acababa de establecer la Santa Inquisición.

—Mi enanito se está haciendo el desobediente —gritó la Infanta—. ¡Levántenlo y díganle que baile!

—Habrá que hacer venir al verdugo —dijo enojado don Pedro.

Pero el Chambelán, que miraba la escena con rostro grave, se arrodilló junto al enanito y le puso la mano sobre el corazón.

—Mi bella Princesa, tu enanito no volverá a bailar. Y es lamentable, porque es tan feo, que con seguridad habría hecho sonreír al propio Rey.

—¿Y por qué no volverá a bailar? —preguntó la Infanta con aire decepcionado.

—Porque su corazón se ha roto —contestó el hambelán.

Y la Infanta frunció el ceño, y sus finos labios se contrajeron en un delicioso gesto de fastidio.

—De ahora en adelante —exclamó echando a correr al jardín— los que vengan a jugar conmigo no deben tener corazón.

COMPRENSIÓN

1-    Repasa las características del diálogo:

El diálogo consiste en el intercambio de información entre al menos dos interlocutores, ya sea oralmente o por escrito.

  • El diálogo oral es inmediato; normalmente, espontáneo.
  • El diálogo escrito trata de imitar el diálogo oral.

Cuando realizamos la transcripción de un diálogo podemos hacer uso del estilo directo o el indirecto.

En estilo directo se citan textualmente las palabras de quien emite el mensaje. Para indicar estilo directo, utilizamos los guiones (—Porque su corazón se ha roto —contestó el hambelán.) o comillas al principio y al final. Además, se suele incluir verbos para precisar más detalles sobre el mensaje: mi amiga lamentó “No tengo tiempo”.

En estilo indirecto, el reformulamos las palabras que se dijeron en el pasado. Después del verbo que introduce el diálogo se introduce el mensaje reconstruido: (El chambelán determinó que al enano se le había roto el corazón / Mi amiga lamentó que no tuviera tiempo).

2– Resume el texto utilizando solo el estilo indirecto.

3– Busca en el diccionario las siguientes palabras: …………………………

4– Explica qué significa la siguiente expresión: ………….

5– ¿En qué lugar crees que viven los personajes del texto? Justifica tu respuesta.

EXPRESIÓN

1– Escribe un diálogo entre el enanito y la infanta.

2- ¿Qué crees que ha querido decir el autor con este cuento? Escribe tus conclusiones.

3– Haz un retrato de los personajes que aparecen en el fragmento. A partir de lo que se dice de ellos, describe su físico y su carácter.

4– Escribe un cuento con una moraleja. Elige cuidadosamente el tipo de narrador que vas a emplear, los personajes principales y secundarios, la acción principal…

BUSCA INFORMACIÓN

1- Busca más información sobre el autor Oscar Wilde. Poned en común vuestra averiguaciones en la clase.

Puedes leer más relatos de este y otros autores en estos enlaces:

http://www.rinconcastellano.com/biblio/relatos/index.html

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ing/wilde/ow.htm

Comments

  1. Norma dice

    Es excelente la nueva presentación de «Proyecto Aula»!!

  2. Nadia dice

    Amenábar utiliza este cuento para generar un clima de tensión:
    http://www.youtube.com/watch?v=60V5c005ZhE
    Se puede completar la lectura con el vídeo, y, comentar cómo la literatura está presente en nuestra vida cotidiana. En este caso, en una película.

    • Víctor Villoria dice

      Muchísimas gracias. Con comentarios así lograremos enriquecer nuestras clases cada vez más. Siga colaborando, por favor.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.