David Trueba. La tiranía sin tiranos.

Estamos ante un análisis sistemático de este ensayo de David Trueba. El autor, Miguel Castro, hace una introducción a la situación del ensayo a partir de la muerte de Franco para centrarse posteriormente en la figura de David Trueba y más concretamente en su libro «La tiranía sin tiranos» de 2018 del que hace un análisis pormenorizado por capítulos

EL ENSAYO DE 1975 A LA ACTUALIDAD

El 20 de noviembre de 1975 muere Franco. Se inicia un proceso de transición a  la democracia y una sustancial transformación de la realidad de nuestro país. Contribuirán a este cambio la generalización de las libertades, el acercamiento cultural y económico al resto de Europa, y el poder que adquieren los grandes grupos de comunicación de masas. La entrada en la OTAN y en la Comunidad Económica Europea pone fin al tradicional aislamiento de nuestro país. En el terreno del ensayo, podemos señalar como condicionantes directos del esplendor y florecimiento del género las siguientes cuestiones.

  • El retorno a nuestro país de numerosos intelectuales exiliados.
  • La entrada de obras extranjeras hasta entonces censuradas.
  • La popularización de corrientes de pensamiento prohibidas o marginales (marxismo, filosofía oriental, etc.).
  • La proliferación de publicaciones periódicas de distinto signo gracias a la recién estrenada libertad de prensa.
  • El aumento del número de lectores gracias a la mejora del sistema educativo y el consiguiente crecimiento de la industria editorial.
  • La creación de galardones como el Anagrama (1973) y el Premio Nacional de Ensayo (1975).

Este contexto de apertura y de nuevas libertades supondrá el crecimiento exponencial y totalmente esperable de un género que se nutre del debate y del análisis crítico de la realidad vedado hasta entonces por el franquismo.

Al igual que sucede con los otros géneros literarios, la proximidad temporal y la multitud de producciones de los últimos tiempos dificultan hablar de movimientos definidos o características generales aplicables al ensayo de este periodo. No obstante, se pueden mencionar las siguientes.

  • En primer lugar, el ya mencionado crecimiento cuantitativo del género.
  • La tendencia a la libertad formal y al estilo accesible.
  • El predominio del ensayo divulgativo en detrimento del más especializado.
  • La interacción del ensayo con la novela y el periodismo. Es muy frecuente la novela ensayística y la columna o el artículo de opinión se convierten en dos de los cauces más frecuentes de la escritura ensayística.
  • La proliferación del micro-ensayo o ensayo breve en los últimos tiempos, condicionado por el formato digital y la difusión en redes sociales.

Por lo que se refiere a una posible periodización o división en etapas del ensayo durante la democracia, los expertos suelen señalar las siguientes tendencias.

  • Primeros años de la Transición. Preeminencia del ensayo histórico centrado en el análisis crítico de la Guerra Civil y la posguerra.
  • Años 80. Predominio del ensayo centrado en la reflexión ética y estética
  • Años 90 a la actualidad. Ensayo centrado en el análisis del mundo globalizado, los avances tecnológicos y de la sociedad de la información (internet, medios de comunicación, inteligencia artificial).

Una posibilidad a la hora de organizar la ingente nómina de autores y obras sería mencionar la disciplina de la que dichos autores proceden y, por consiguiente, la temática a la que sus trabajos suelen aplicarse.

  • Autores procedentes de la literatura. Manuel Vázquez Montalbán, Crónica sentimental de la transición (1985). Francisco Umbral, Las palabras de la tribu (1994). Carmen Martín Gaite, Usos amorosos de la postguerra española (1984)
  • Autores procedentes de la psiquiatría y la psicología. Castilla del Pino, Teoría de los sentimientos (2000), Rojas Marcos, Las semillas de la violencia (2001).
  • Autores procedentes de la filosofía. Fernando Savater, Ética para Amador (1991). José Antonio Marina, Elogio y refutación del ingenio (1992). Celia Amorós, Feminismo y filosofía (2000).
  • Autores procedentes de la sociología. Vicente Verdú El planeta americano (1996).
  • Columnistas. Mención aparte merecen los autores (generalmente escritores de éxito) que cultivan la escritura ensayística a través de artículos y columnas, en publicaciones periódicas. Son tantos los nombres que la lista sería interminable, citaremos únicamente a Juan José Millás, Javier Marías, Almudena Grandes, Rosa Montero o, sin ir más lejos, David Trueba el autor seleccionado como lectura EBAU de este año.

David Trueba

David Trueba nació en Madrid, en 1969, en el seno de una familia compuesta por ocho hermanos entre los que se encuentra Fernando Trueba, cineasta de larga y reconocida trayectoria (Oscar a la mejor película extranjera por Belle Epoque, en 1993). David estudia Periodismo y muy joven empieza a trabajar en prensa, radio y televisión. Con solo 23 años, debuta como guionista de cine escribiendo Amo tu cama rica (1992) para el director Emilio Martínez-Lázaro. Poco después se traslada a EE.UU para estudiar en el American Film Institute de Los Ángeles. De vuelta en España se vuelca en la dirección y la escritura para la pantalla: cine, televisión, documentales… Ejemplos de cada una de estas facetas son:

  • El largometraje Soldados de Salamina (2003), basado en la novela homónima de Javier Cercas.
  • El documental Salir de casa  (2016) basado en el día a día del músico asturiano Francisco Nixon.
  • Su trabajo como co-director con El Gran Wyoming, entre 1993 y 1994,  del programa de televisión El peor programa de la semana.
  • Su labor como guionista en algunos de los filmes de su hermano como es el caso de La niña de tus ojos (1998).

Paralelamente, desarrolla una exitosa carrera como novelista que se inicia en 1995 con Abierto toda la noche, una obra coral que ya presenta muchos de los rasgos propios de su narrativa.

  • Preferencia por la trama lineal.
  • Diálogos ágiles y rebosantes de ingenio que revelan su oficio de guionista.
  • Estilo sencillo y ameno. Uso de un lenguaje actual.
  • Presencia constante de un humor que alterna la ironía agridulce con momentos de comicidad desopilante.
  • Temáticamente, sus novelas se centran en las relaciones personales (amor, amistad, familia) con referencias circunstanciales, casi de ambientación, a problemáticas de la sociedad actual (la crisis, la inmigración, etc).
  • Interés por los personajes fracasados o desorientados que buscan su lugar en el mundo. Presencia recurrente del tema de la búsqueda y el viaje.

Hasta la fecha, el autor ha publicado cinco novelas entre las que mencionaremos Saber perder (2008) Premio Nacional de la Crítica, Finalista del Premio Medicis en Francia y Tierra de Campos (2017) Premio de la Asociación de Libreros. Sus novelas han sido traducidas a una docena de lenguas.

Para terminar, es necesario hacer referencia a la tarea de David Trueba como columnista en diferentes medios como El Mundo, El País, El Dominical. Una faceta de su escritura que también viene desarrollando desde los años 90. Algunos de sus artículos han sido recopilados y publicados en libros como Artículos de ocasión (1998) y Érase una vez (2013). Desde el punto de vista temático, y dentro de la variedad inherente a un género como la columna, destacan como contenidos más frecuentados por el autor: la política, los medios de comunicación de masas, la cultura y la sociedad de consumo. Formalmente, quizá lo más notable sea su evolución desde la ironía y el humor, muy presentes en los artículos más antiguos, hacia un tono más cáustico y quizá menos desenfadado en los últimos tiempos. Algo que se percibe de un modo indiscutible en el ensayo que hemos leído, La tiranía sin tiranos (2018).

La tiranía sin tiranos (2018)

INTRODUCCIÓN

La tiranía sin tiranos es un breve volumen de ensayos (89 págs) centrado en el análisis y exposición de los males que encubre la aparente perfección de las democracias del “primer mundo”. Para ello, el autor parte de hechos de nuestra historia reciente (La Guerra Mundial, el fin de la Guerra Fría) o, más frecuentemente, de noticias de la política nacional (subvenciones al mundo de la cultura, el caso Nadia) e internacional (Brexit, crisis de los refugiados) de los últimos años. Se trata, por tanto, de un libro muy apegado a la actualidad que bebe del quehacer cotidiano de Trueba como columnista y que, en consecuencia, presenta un marcado aliento periodístico. Ello se percibe no solo en el contenido sino también en la forma. Piénsese, por citar solamente un ejemplo, en los títulos de cada capítulo, que (con la excepción de “Preámbulo”) presentan el estilo llamativo e impactante, propio del titular gracias a la nominalización y al uso de otros recursos como la antítesis (“La ternura frente al mal”), la cita (“No futuro”) o la metáfora (“Cosmética de la ternura”).

CONTENIDO

Como dijimos en la introducción, la intención esencial de La tiranía sin tiranos es desenmascarar los mecanismos de control ciudadano (elementos tiránicos) presentes en nuestra sociedad y, por extensión, en cualquier democracia capitalista.

Para ello, el juicio y las reflexiones del autor se aplican a fenómenos relativos a cuatro ámbitos bien diferenciados de nuestra realidad: 1). La política. 2). Los medios de comunicación y las redes sociales. 3). La socialización y 3). La cultura. Se trata, por tanto, de un libro de considerable variedad temática a pesar de su brevedad. Mediante este análisis, el autor nos va presentando multitud de  elementos tiránicos o males presentes en nuestra sociedad: la falsa ternura, el individualismo, la naturalización del mal, el empobrecimiento de las relaciones humanas, la tendencia al pensamiento único, el desprestigio de los servicios públicos, la búsqueda del “confort” a cualquier precio…

Tras esta enumeración de miserias y elementos esclavizantes promovidos por el sistema, el autor se interroga acerca de nuestras perspectivas de construir un futuro mejor. De un modo bastante genérico y desdibujado por el peso del pesimismo acumulado a lo largo del escrito, Trueba alude a una posible revolución de la curiosidad, al poder de las pequeñas acciones y a la complejidad del ser humano como elementos esperanzadores, posibles vías de escape a la tiranía que nos hemos impuesto. Estas consideraciones, conducen a la conclusión que ya se había anunciado en el preámbulo del ensayo: en última instancia, los responsables de la tiranía en la que vivimos no somos otros que nosotros mismos.

ESTRUCTURA

Externamente, el ensayo aparece dividido en 14 capítulos, encabezados por títulos que, a la manera de titulares periodísticos, resumen su contenido y captan la atención del lector mediante recursos diversos (ver ejemplos de la introducción).

Internamente, podemos diferenciar en el libro tres partes.

  • Capítulos 1 a 5. Priman el análisis y el contenido político (desigualdades entre los países desarrollados y el Tercer Mundo).
  • Capítulos 6 a 8. Análisis de la cultura de masas.
  • Capítulos 9 a 14. Análisis y crítica de cuestiones sociales (educación, pensiones, reproducción asistida…).

Por otro lado, también cabe destacar la presencia de párrafos conclusivos en cada capítulo que anticipan lo que se tratará en el siguiente. Este recurso, junto con la reiteración de la tesis del libro (“nosotros mismos somos los tiranos“) en  el primer y el último capítulo, refuerza la unidad y la coherencia de la obra que, de otro modo, podría ser vista como una mera colección de ensayos/artículos.

LENGUAJE

Desde el punto de vista estilístico, lo más destacable sería el uso del lenguaje típico de la columna periodística en el que se combinan la tendencia a la concisión, el estilo nominal, la aparente objetividad (impersonalización, uso de la 3ª persona), con abundantes recursos literarios (metáforas, comparaciones, preguntas retóricas) destinados a ilustrar los razonamientos del autor y a hacernos partícipes de su argumentación.

Desde el punto de vista léxico, es característica, y típica del periodismo de opinión, la mezcla de términos técnicos (externalización, emocionalidad, pulsión, tribal) y cultismos (inexpugnable, detrimento)  con coloquialismos (atizar a los políticos) e incluso vulgarismos (follar). También abundan los neologismos (posverdad, economía  colaborativa) y los extranjerismos (confort, ranking).

Para terminar, es necesario hacer referencia, como rasgos estilísticos destacables, a la abundancia de citas y referencias culturales (Orwell, Tennesse Williams, Chicho Ibáñez Serrador) y al tono pesimista, casi apocalíptico, del escrito. A la total ausencia de ese elemento tan presente en el resto de la obra de Trueba: el humor.

RESUMEN POR CAPÍTULOS

Preámbulo

Resumen y comentario. Se abre el ensayo con una reflexión acerca del sentido de la palabra “idiota”. En la Antigua Grecia, un idiota era el que solo se ocupaba de sus intereses privados y no de la cosa pública. En la actualidad, la palabra ha cobrado un sentido aparentemente opuesto: el idiota es quien, buscando su propio bienestar,  realmente se perjudica a sí mismo. Una figura que, según el autor, suele inspirar compasión y (aquí viene una de las palabras clave del libro) ternura.

En contraposición con un siglo XX caracterizado por la crueldad (referencia a las dos guerras mundiales), el siglo XXI es el siglo de la ternura. Una ternura omnipresente en los medios de comunicación de masas, las redes sociales e, incluso, en los discursos y las campañas de propaganda política, en las que los candidatos se presentan como seres, más que cercanos, íntimos de los votantes. De este modo, se nos vende la ilusión de la política personalizada. Una ilusión que se asienta en una concepción egoísta o “idiota” del Estado según la cual el estado perfecto es el que pone mi bienestar personal por encima del bienestar colectivo.

En definitiva, la ternura de la que habla el autor, es una trampa, un mecanismo de control empleado por las democracias occidentales para distraer a la ciudadanía de los problemas reales, para “idiotizarla”; es decir, para dividirla promoviendo el individualismo y así dominarla más fácilmente. Nos encontramos ante un nuevo modo de sometimiento basado, en la seducción, en la adulación. Una tiranía, según el autor, en la que parece no haber tiranos. Se cierra el capítulo con una pregunta a la que tratará de dar respuesta este ensayo: puesto que esta tiranía se nutre de nuestro egoísmo y nuestra falta de solidaridad con el prójimo, ¿no seremos los tiranos nosotros mismos?

Palabras clave. Idiota. Ternura. Individualismo. Control. Tiranía. Idiotización.

Referencias. HISTÓRICAS: Guerras Mundiales. Guerra Fría. CULTURALES: USA for Africa-We are the World. Tennessee Williams- Un tranvía llamado deseo.

La democracia como certificado de calidad

Resumen y comentario. Este capítulo, continúa el análisis de los nuevas maneras de abordar y ejercer el poder en los estados del Primer Mundo. Bajo una máscara de amabilidad y ternura, los gobiernos toleran injusticias y atropellos a los derechos humanos. De este modo, la democracia queda convertida en pura apariencia. Una especie de sello o certificado de calidad que nos presenta como aptos para el consumo valores y situaciones que, en realidad, no tienen nada que ver con lo democrático. Esta idea principal se desarrolla poniendo los siguientes ejemplos de política internacional.

En Rusia y China el totalitarismo de Stalin, Mao Tse Dung se ha reciclado en mandatos aparentemente más democráticos (Putin, Xi Jin Ping), que no son más que un lavado de imagen destinado a perpetuar una tiranía más discreta.

En otros países (Italia y EE.UU), la idea de que gestionar un Estado no puede ser muy diferente de gestionar una empresa privada, ha aupado a la presidencia a hombres de negocios (Berlusconi y Trump) con resultados poco deseables, según el autor, para estos países y para la comunidad internacional.

En Inglaterra, el caso del Brexit ha evidenciado lo fácil que es manipular el voto popular con discursos basados, una vez más, en la ternura y en la familiaridad, en la proximidad: Inglaterra para los ingleses. El caso del Brexit ilustra la deriva de todas las potencias actuales hacia el individualismo nacional, un concepto que se desarrollará más ampliamente en capítulos posteriores.

A modo de cierre, el autor hace referencia a una conversación con su amigo el genial guionista Rafael Azcona, según el cual, a lo largo de la historia, todos los regímenes totalitarios han acabado fracasando por no atreverse a destruir la familia y el vínculo familiar. La familia es, a juicio de Trueba, una minúscula fuerza social fundamentada en la ternura mucho más poderosa de lo que parece.

Palabras clave. Democracia. Individualismo nacional. Familia.

Referencias. HISTÓRICAS. Stalin. Mao. ACTUALES. Putin. Xi Jin Ping. Trump. Berlusconi. Brexit. CULTURALES. Rafael Azcona.

La ternura frente al mal

Resumen y comentario. Este capítulo trata de las redes sociales y su repercusión en nuestras vidas. En realidad, el presente capítulo forma bloque siguiente (“el pánico a la mala reputación”), funcionando con respecto a él como una especie de prólogo: en “La ternura…·, se presentan las repercusiones de las redes a nivel individual; en “El pánico…” sus repercusiones a nivel social, en el modelado de la opinión pública.

En la actualidad, las redes sociales son el escenario de constantes linchamientos mediáticos. Dichos linchamientos, se justifican siempre por la ternura que inspiran en “los justicieros” las víctimas del “malvado” al que se esté condenando. A diferencia del formato televisivo, en el que éramos meros espectadores, las redes nos convierten en protagonistas activos de nuestras propias historias y, en última instancia, en personajes, en una imagen falsa de nosotros mismos, ya que en ellas solo mostramos nuestra cara más vendible y amable. Cualquiera que se desmarque de este guión, cualquiera que sea pillado en falta y quiebre esta perfección ilusoria, despertará la ira del resto de los internautas y convertirá la comunidad virtual en una especie de saloon del salvaje oeste en el que todos disfrutan escarmentando al culpable. En última instancia, lo que debería servir para liberarnos y abrir nuestra mente, se ha convertido en una nueva esclavitud. Al igual, que en la novela de Orwell, 1984, vivimos sometidos a una vigilancia constante, que, para colmo, nos imponemos nosotros mismos.

Palabras clave: Redes sociales, linchamiento mediático.

Referencias: HISTÓRICAS. Ley de Lynch. CULTURALES. George Orwell-1984-Gran Hermano.

El pánico a la mala reputación

Resumen y comentario. Se sigue reflexionando acerca de las redes sociales y sus repercusiones en nuestro comportamiento social, la opinión pública, la política y la moral, en última instancia.

Tomando como ejemplo el uso que hacen de las redes los adolescentes, Trueba considera evidente que las redes nos han reportado grandes ventajas pero también nuevas formas de ejercer la violencia. El mundo virtual que en principio debería suponer apertura, liberación, comunicación global genera en los usuarios, al saberse expuestos a la opinión del otro, ese pánico a la mala reputación característico de las aldeas. Pánico, sobre todo, a que se nos tome por débiles o tontos. Ese miedo a ser considerados “el tonto del pueblo” desemboca en una suerte de autodefensa paranoica que convierte en virtudes valores moralmente reprobables como la crueldad, la insolidaridad o el racismo. Se trata de lo que el autor denomina la naturalización de la maldad. En opinión de Trueba, este modo de conducirse y de pensar es lo que está detrás de muchos acontecimientos de la política europea de los últimos tiempos. Algunos de los ejemplos que cita son la crisis de los refugiados, el miedo a los inmigrantes, el resurgir de la extrema derecha y de los nacionalismos. Para defenderse de supuestos abusos, los países se han convertido en naciones individualistas, replegadas en la intransigencia hacia los demás. Esa intransigencia llega, en muchos caso (se pone ejemplos de ello) a la negación por parte de algunos países de las verdades históricas que le resultan incómodas (negación de Turquía del genocidio armenio, negación polaca del colaboracionismo con los Nazis).

Palabras clave. Opinión pública, naturalización de la maldad, naciones individualistas, nacionalismo.

Referencias. HISTÓRICAS. Colaboracionismo polaco. Genocidio Armenio. Conflicto Israel-Palestina. Conquista de América. ACTUALES. Crisis de los refugiados. Retirada estatua de Antonio López.

Cosmética de la ternura

Resumen y comentario. Este breve capítulo viene a ser una conclusión del anterior. El autor se pregunta cómo es posible esta negación de la verdad, esta desvalorización de la historia. Desde su punto de vista, los ciudadanos admitimos este maquillaje de los hechos históricos, esta cosmética de la ternura, porque necesitamos sentir que pertenecemos al bando de los buenos. En una especie de infantilismo inquietante tendemos a considerar un potencial enemigo a todo aquel que no sea “de los nuestros”. Un ejemplo ilustrativo de esta situación sería el miedo de Europa a la inmigración africana. Se cierra el capítulo citando los saltos a la valla de subsaharianos como un símbolo paradójico del contraste entre el moderno (Europa) y lo antiguo (los migrantes que intentan acceder a ese mundo hiperdesarrollado con medios casi medievales).

Palabras clave. Infantilismo. Cosmética de la ternura.

Referencias. ACTUALES. Saltos a la valla. CULTURALES. Chicho Ibáñez Serrador- ¿Quién puede matar a un niño? William Golding- El señor de las moscas.

Los tiempos se superponen

Resumen y comentario. El título del capítulo hace referencia a la paradoja (esbozada, como hemos visto, al final del capítulo anterior) según la cual en el mundo actual se combinan la sofisticación tecnológica casi futurista con una agresividad de carácter territorial que nos recuerda a la de las sociedades más primitivas. El autor reflexiona acerca de esta paradoja y se pregunta cómo es posible que, en la era de la ternura, los atropellos a los derechos humanos más básicos estén tan a la orden del día. Los procedimientos que lo hacen posible son varios. Uno de ellos es lo que el autor llama la “externalización de la maldad”; esto es, la habilitación de espacios alegales (Guantánamo, vuelos secretos de la CIA…), situados fuera del territorio nacional de la potencia de turno, para ejercer la represión y la tortura del modo más impune y aséptico posible. Al mismo tiempo que estas y otras violaciones de los derechos humanos tienen lugar, los medios de comunicación lanzan algún que otro mensaje cargado de indignación y de compasión hacia los que sufren que nos conmociona, desencadena algunos gestos de cara a la galería y, en seguida, cae en el olvido sin producir ningún cambio. Otra manera de lavar la conciencia de Occidente que cita el autor es el voluntariado que, a su juicio, no es más que una nueva forma de caridad, una especie de limosna a nuestros hermanos pobres que contribuye hacernos creer que, pese a todo, vivimos en el mejor mundo posible. Si cualquiera de estos dos métodos es insuficiente para apaciguar las conciencias y devolvernos a la indiferencia, el discurso oficial abandona el camino de la ternura y retorna al de la crueldad. Se denuncia entonces el “buenismo“. Se argumenta que muchas de las supuestas víctimas (refugiados, inmigrantes) son, en realidad, enemigos que solo buscan infiltrarse en nuestro territorio para hacer el mal. Para ilustrar, estas cuestiones, el autor menciona los ejemplos de Aylan y el de Osama Abdul. Ambos casos hacen buena la cita de Andy Warhol (distorsionada por el autor) según la cual todo el mundo tiene derecho a cinco minutos de ternura y una vida entera de indiferencia.

Palabras clave. Externalización de la maldad. Limbos legales. Subcontrata del sicariato Buenismo.

Referencias. ACTUALES. Guantánamo. Vuelos secretos de la CIA. Bombardeos con drones. Crisis de los refugiados. Caso Aylan. Osama Abdul. CULTURALES. Andy Warhol.

Escuela de sobreactuación

Resumen y comentario. Según Trueba, vivimos en la era de la exageración, de la sobreactuación. Una tendencia que, a juicio del autor, se debe a nuestra mala conciencia, a una necesidad imperiosa de liberarnos de cualquier responsabilidad con respecto a las injusticias que nos rodean. Esta necesidad constante de ex-culparnos se ha agravado de modo considerable con el “advenimiento“ de las redes sociales y, especialmente, del teléfono móvil que ha impuesto en nuestras vidas una especie de socialización permanente, que nos convierte en esclavos de nuestro público. Condicionados por estos factores, todos sobre-actuamos mostrándonos más interesados en eludir responsabilidades que en mejorar las cosas.

Palabras clave. Sobreactuación. Culpa. Socialización permanente.

Referencias. ACTUALES. Caída de árboles del Retiro.

Aparición del público

Resumen y comentario. Este y los siguientes capítulos se centran en el tema de la cultura. Según Trueba, la sociedad de la información convierte al individuo en público y al público en clientela. En el momento en que nos convertimos en público, dejamos de opinar libremente ya que siempre lo hacemos condicionados por el criterio de la mayoría, tomándolo como referencia para formar nuestro propia opinión. Con el surgimiento de la cultura de masas o industria cultural, a comienzos del siglo XX, se instaura como un dogma la siguiente idea: el público, al igual que el cliente, siempre tiene la razón. Las mejores obras son las que más complacen al público. Esto, a primera vista, podría tomarse por un síntoma de democratización de la cultura ya que es el pueblo (y no una élite de críticos y académicos) quien marca las pautas de la producción artística. Nada más lejos de la realidad. Las elecciones del público cinematográfico y televisivo no se basan en una decisión libre sino que están condicionadas por factores de carácter comercial como la distribución y, sobre todo, la publicidad. Estamos, pues, ante lo que Trueba denomina una farsa de libre albedrío. Este es un hecho que, a juicio del escritor, certificó la llegada de internet, que supuso una eliminación de esa distancia entre lo exitoso y lo ignorado decretada por productoras y programadores televisivos. En los primeros tiempos de internet, las únicas tendencias uniformes en las búsquedas de los internautas eran (por este orden): pornografía gratis, violencia y ternura. Algo que abunda, según el autor, en nuestra condición de “bestias sin alma cargadas de una enorme ternura”.

Palabras clave. Sociedad de la información. Cultura de masas. Público. Cliente.

Referencias. CULTURALES. Greta Garbo. Variety.

Medir la fiebre

Resumen y comentario. Este capítulo continúa el análisis iniciado en el capítulo previo llegando a una conclusión principal: en la cultura de masas los valores culturales se han reciclado en valores deportivos; es decir, hay obras ganadoras, las que tienen éxito comercial, y perdedoras, las que no lo tienen. Estamos, pues, ante la imposición de un criterio cuantitativo (de ahí el título del capítulo) y comercial que deja en un segundo plano la calidad de la obra. Al mismo tiempo, el sistema genera la ilusión de que el éxito está al alcance de todo el mundo, como si todos los que compiten jugasen con las mismas cartas. Como ejemplos de ello, Trueba menciona YouTube, que sería la encarnación actual del sueño americano. También cita el auge de la figura del emprendedor. Una figura que adquiere rasgos épicos en el discurso oficial y que, según el autor, no es más que un engaño destinado a promover el trabajo autónomo con único fin de favorecer a las grandes empresas y ahorrarle dinero en prestaciones al Estado. Para terminar, el autor menciona que el análisis simplista de la realidad y la obsesión con las cantidades y las estadísticas se ha extendido a muchos otros ámbitos en la sociedad actual. Así sucede, por ejemplo, en la política, en la que los resultados de las encuestas de popularidad tienen la potestad de promover o desbancar a líderes y partidos.

Palabras clave. Reciclaje de los valores culturales en valores deportivos. Etíopes culturales. Deportistas. Sueño americano. Emprendedor. Posverdad

Referencias. HISTÓRICAS. Cumbre de la Azores, Guerra de Irak. CULTURALES. YouTube.

La mayoría no puede equivocarse

Resumen y comentario. Continúa poniendo ejemplos del triunfo de lo estadístico en diferente ámbitos. En la educación, las encuestas e informes como PISA elaboran “rankings” de escuelas y países en función de los resultados de exámenes que no tienen en cuenta factores como el contexto socio-económico de las escuelas o las condiciones de vida del país. Estos resultados son fácilmente manipulables y son un ataque manifiesto a la educación igualitaria e integradora. En el terreno de la sanidad, sucede algo parecido, a día de hoy, y después de años de recortes, se nos presenta en los medios como algo evaluable con un solo parámetro: el volumen de las listas de espera. Como si la eficacia de los médicos, se debiera medir no en función de los enfermos que curan sino en función de los pacientes que atienden. Al igual que sucede en educación, este mecanismo es, otra vez, una manera de desprestigiar a la sanidad pública presentándola como algo perpetuamente defectuoso. Para cerrar el capítulo, Trueba, extiende el análisis al tema del urbanismo y la movilidad. Critica las políticas municipales de movilidad, que penalizan a quien no tiene recursos para comprarse un coche último modelo al mismo tiempo que se tolera el fraude en las emisiones de sus vehículos a algunas marcas automovilísticas. En definitiva, de la lectura de este capítulo se concluye que la implantación de lo que Trueba denomina el “sistema medidor deportivo” tiene como único fin el desprestigio de los servicios públicos con la intención de favorecer intereses privados.

Palabras clave. Servicios públicos. Educación. Sanidad. Movilidad. Privatización. Sistema medidor deportivo.

Referencias. ACTUALES. Informe PISA. Listas de espera. Recortes de Sanidad. Escándalo Wolkswagen. CULTURALES. Feng Shui.

El egoísmo como oportunidad de negocio

Resumen y comentario. Con la llegada de internet, surgen nuevas formas de intercambio comercial, entre ellas se encuentran las plataformas que promueven lo que se ha dado en llamar economía colaborativa. Según el autor, la triste realidad es que en la mayor parte de los ejemplos de comercio y adquisición de servicios online impera la depredación antes que la colaboración. Los usuarios anteponemos nuestro egoísmo, nuestros intereses y nuestra comodidad a los derechos del prójimo. No importa que el otro pierda si yo salgo ganando. Para ilustrar esta teoría, Trueba menciona varios ejemplos entre los que se encuentran: la piratería y la violación de la ley de derechos de autor; las plataformas de alquiler vacacional y la “gentrificación” de las ciudades turísticas; la proliferación de empresas de reparto y las degradantes condiciones laborales en que viven los repartidores para que el usuario no tenga que mover un dedo…

Palabras clave. Economía colaborativa. Piratería. Depredación. “Gentrificación”. “Turistificación”.

Referencias. ACTUALES. Turistificación y alquiler vacacional. Subvenciones al mundo del arte. Piratería y derechos de autor. Condiciones laborales empresas de reparto.

El regreso a la placenta

Resumen y comentario. Internet ha extendido el “efecto teletienda” a todos los ámbitos de la vida. La consecuencia de ello es, según el autor, el empobrecimiento de las relaciones personales. En aras del ahorro de tiempo, multitud de páginas nos permiten comprar lo que sea, recibir atención médica o practicar sexo liberándonos de los inútiles preliminares de las relaciones humanas. Paradójicamente, la hiperconexión nos está conduciendo al aislamiento, a la vida en una burbuja, a una especie de retorno al vientre materno.

Palabras clave. Teletienda. Aislamiento. Telemedicina

Contra el calendario biológico

Resumen y comentario. Se habla aquí de la reproducción asistida, el matrimonio gay y, finalmente, la esperanza de vida y el problema de las pensiones. En los tres casos el autor hace un análisis muy crítico. Para Trueba considerar la reproducción asistida un avance en los derechos de la mujer es un engaño cuando vivimos en un país que no favorece en absoluto la conciliación y que en muchos obliga a los jóvenes a ser padres cada vez más tarde por la falta de empleo y la precariedad laboral. Algo semejante sucede con el matrimonio y la adopción gay que, desde su punto de vista, vienen dictados por la necesidad de ganarse a la comunidad gay para la causa tradicional de la familia. Finalmente, con respecto a la tercer edad, vemos que la conquista de una mayor esperanza de vida empieza, supuesto privilegio de las sociedades desarrolladas, empieza a verse como un problema sistémico. Se dice que los viejos, no solo no son rentables, sino que se nos los presenta como una amenaza para el sistema de seguridad social, fomentando unas especie de rencor de clase entre viejos y jóvenes. El autor sostiene que los ancianos podrían ser mucho más rentables, si el propio Estado se encargara de gestionar su cuidado, en lugar de entregárselo a empresas multinacionales de la geriatría.

Palabras clave. Reproducción asistida. Gestación subrogada. Conciliación. Matrimonio gay. Tercera edad. Pensiones.

Referencias. Gestación subrogada. Multinacionales de la geriatría. Pensiones.

El día después del apocalipsis

Resumen y comentario. Se habla del conflicto generacional entre jóvenes y viejos. Un conflicto caracterizado por el discurso apocalíptico e inmovilista de los viejos y la rebeldía de los jóvenes. Desafortunadamente, según el autor, ese discurso típico de los mayores es repetido como un mantra por los medios de comunicación. Esto es así hasta el punto de que, por la constante anunciación de epidemias, pandemias y futuros cataclismos que nunca llegan a realizarse, el alarmismo provoca en la población algo peor aún que el miedo: el hastío y la indiferencia.  El mensaje apocalíptico, por tanto, tiene la función de desactivar a los jóvenes, volverlos cínicos para frenar cualquier posibilidad de cambio en el estado de cosas.

Palabras clave. Apocalipsis. Alarmismo. Discurso de miedo. Conflicto generacional. Juventud.

Referencias. ACTUALES. Gripe aviar. Gripe porcina. Evola.

No futuro

Resumen y comentario. En este último capítulo, de carácter conclusivo, Trueba recapitula algunos de esos males de nuestro tiempo que ha ido desgranando a lo largo del ensayo (la ternura como herramienta de control, el individualismo como modelo de conducta para personas y naciones, la victoria de la comodidad sobre la justicia, la imposición del pensamiento único…), al tiempo que se interroga acerca de cuáles son nuestras perspectivas de futuro, las posibilidades de cambio. Durante un tiempo, el año 2000 fue, en el imaginario colectivo, la fecha límite para lo que entendíamos como “el futuro”; 18 años después, descubrimos que el supuesto futuro no nos satisface, necesitamos inventar otro. Para el autor, nuestra máxima esperanza de construir un mundo y una convivencia mejor reside en una posible revolución de la curiosidad. Los humanos somos seres complejos e impredecibles y, precisamente, en ello residen nuestras máximas posibilidades de vencer algún día la tiranía que nos auto-imponemos. En relación, con esta cuestión, Trueba menciona el Big Data como nueva amenaza que ataca exactamente ese rasgo esencial y esperanzador con el fin de volvernos previsibles y, en consecuencia, más fáciles de dominar. Por otro lado, como acciones de resistencia más concretas, cita el consumo responsable y alude al poder de los pequeños gestos cotidianos como motor del cambio. Podemos decir, por tanto, que nos encontramos ante capítulo menos pesimista del libro. Lo cual, naturalmente, no quiere decir que sea optimista. En el último párrafo, Trueba, utiliza un símil tomado del mundo del póquer para enunciar la conclusión que ya había anticipado en el Preámbulo. Cuando en una partida de póquer no eres capaz de reconocer al “pardillo” que hay en la mesa, lo más probable es que ese pardillo seas tú; en el mundo actual, en este tiranía en la que no reconocemos claramente a los tiranos es más que probable que los tiranos seamos nosotros mismos.

Palabras clave. Exterminio de la disensión. Pérdida de la normalidad. Revolución de la curiosidad. Complejidad del ser humano. Consumo responsable.

Referencias. ACTUALES. Big Data. Culturales: Aristóteles. Póquer. Pardillo.

Comentarios

  1. MARLENE SOTOMAYOR JHENNY dice

    Excelente artìculo

  2. Miguel Castro Vidal dice

    Gracias a vosotros por la página, Víctor.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.