Comunicación y funciones del lenguaje.

Un repaso al concepto de comunicación y a las funciones del lenguaje. Un tema que siempre hemos de tener en cuenta a la hora de acceder a un texto y absolutamente necesario para el comentario.

La comunicación es una capacidad intrínseca al ser humano que tam­bién podemos observar en el mundo animal, aunque el len­guaje humano presenta características diferentes que lo hacen úni­co, se trata de un conjunto de hechos que conforman la trans­mi­sión del mensaje entre un emisor y un receptor, con una in­ten­ción comunicativa por parte del primero, a través de un medio de­ter­minado, en el que el receptor recibe dicho mensaje.
En el mundo animal no se observan todas las características del len­guaje humano que veremos más adelante, pero sí se han po­di­do observar hechos de comunicación en algunas especies. Por ejem­plo, las abejas poseen un sistema de comunicación propio: la abe­ja exploradora, a través de una determinada danza, puede trans­mitir a sus congéneres dónde hay alimento, peligro, y otras in­dicaciones. Otros casos interesantes son el de los chimpancés, que son capaces de mentir; o el de las hormigas, que también pue­den indicar dónde hay alimento dejando un rastro.

La comunicación verbal es exclusiva del ser humano y la capacidad de hablar es una de las capacidades que define nuestra especie. Pe­ro, como en el mundo animal, el hombre también transmite men­sajes de forma no verbal, a través de códigos no verbales (ges­tos, actitudes, etc.). Esa capacidad de comunicación se mani­fies­ta en las distintas lenguas o idiomas, códigos con sus dife­ren­tes variedades según factores geográficos, sociales o de situación co­municativa.

También el medio en el que se desarrolla la comunicación, el lugar don­de vivimos, puede dar o añadir información con los signos, enun­ciados no verbales que comunican un mensaje.

1.Comunicación y funciones del lenguaje

La comunicación es un proceso en el que dos o más individuos que comparten un código, intercambian e interpretan mensajes. En toda comunicación, el emisor tiene una intención comunicativa: se plantea un objetivo (convencer, expresar un sentimiento, lograr un cambio de actitud en el receptor, prometer algo, etc.), para lo que selecciona elementos del código con los que expresar lo que quiere decir: es la codificación del mensaje. El que la comunicación tenga o no éxito depende en gran medida del manejo del emisor de los recursos verbales y no verbales que intervienen en el proceso comunicativo y que ayudan o interfieren en el proceso de descodificación del mensaje por parte del receptor.

Los elementos de la comunicación

Recordemos qué elementos intervienen en el proceso:

  • Emisor: el que emite y codifica el mensaje. Puede ser una per­sona o varias, un mecanismo de una maquina, un animal, etc.
  • Receptor: quien recibe la información. Algunas veces es diferente del destinatario de la misma (aquel a quien realmente va dirigido el mensaje). También puede tratarse de una persona, un grupo, etc.
  • Código: inventario de signos y reglas que permiten construir señales más o menos complejas. El código debe ser compartido por emisor y receptor para que exista comunicación.
  • Canal: el medio a través del cual el mensaje se traslada desde el emisor hasta el receptor: aire en una conversación, papel o una pantalla de ordenador o móvil en la comunicación escrita, etc.
  • Mensaje: es la información, el conjunto de señales que conforman el contenido informativo.
  • Contexto: se trata de las circunstancias que rodean la situación comunicativa y que influyen en la transmisión del mensaje. Hay varios tipos de contexto:
  • Contexto lingüístico: es el entorno de palabras cercanas a un enunciado y que pueden ser fundamentales para la decodificación. Por ejemplo: “Si quieres, se lo das a él“ por sí solo no nos proporciona toda la información, pero el contexto lingüístico, lo que ha sido dicho con anterioridad o será dicho después, nos lo completará o aclarará.
  • Contexto sociocultural: es la información que proviene de las normas y costumbres de una comunidad determinada. Así, por ejemplo, dentro del propio mundo hispanohablante, la forma de dirigirse a una persona no es igual en todos los sitios: en algunos lugares predomina el uso de “usted“, en otros el de “tú“ o el “vos“. El aspecto sociocultural influye también en el registro lingüístico que seleccionamos para la comunicación, no usaremos el mismo tipo de lenguaje para hablar con un amigo que con un policía.
  • Contexto situacional o situación comunicativa: también la realidad situacional en que nos encontremos influye en la comunicación. Las circunstancias que nos rodean pueden dar sentido o no a un enunciado.

Funciones del lenguaje

Como ya conoces de otros cursos, en función del elemento predominante en el proceso comunicativo, hablamos de las funciones de la comunicación. Observa este cuadro:

FUNCIÓN RASGOS de los mensajes EJEMPLO
Emotiva o expresiva: centrada en el emi­sor, que transmite su es­tado de ánimo, sus sen­ti­mien­tos o la opi­nión sobre el men­saje.
  • 1ª persona.
  • Exclamaciones.
  • Oraciones desi­de­rativas o du­bi­ta­ti­vas.
  • Interjecciones o ad­jetivos va­lo­ra­ti­vos.
“¡Me duele la cabeza!”

Apelativa o conativa: se centra en el re­ceptor, el emisor tie­ne la intención de ob­te­ner algún tipo de res­puesta de él.

  • 2ª persona.
  • Oraciones inte­rro­ga­tivas, imperativas…
  • Uso de vocativos y lla­madas de atención.
“Ana, no toques ese botón, por favor”.
Metalingüística: es la función que predomina en los mensajes que hablan del propio código.
  • 3ª persona.
  • Oraciones enun­cia­ti­vas.
  • Denotación .
“Los pronombres personales átonos son un ejemplo de restos de la flexión casual”.
Fática: se centra en el canal, el mensaje tiene co­mo finalidad veri­fi­car que la co­mu­ni­cación está llegando co­rrectamente, o sim­ple­mente es­ta­blecer con­tacto entre emi­sor y receptor.
  • Empleo repeticiones.
  • Interrogación retórica.
  • Elementos vacíos de significado, solo pre­ten­den comprobar que el canal funciona.
“¿Sí? Hola ¿Se me oye?”.
Poética: cuyo foco es el mensaje en sí, lo im­por­tante no es tanto aquello que se dice, si­no como se construye: la forma. Es la función pre­do­minante en la li­teratura .
  • Empleo de recursos literarios.
  • Rima.
  • Elementos connotativos.
“¿Qué es poe­sía?, dices mien­tras clavas / en mi pupila tu pu­pila azul. / ¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo pre­gun­tas? / Poe­sía… eres tú”.
Referencial: centrada en el contexto. Es una fun­ción inherente a la co­mu­ni­cación, en la que la im­por­tancia está fuera de es­ta y en la que se re­pre­sen­ta ob­je­ti­va­men­te una rea­lidad.
  • Empleo de la 3ª per­so­na o de ora­cio­nes im­per­­so­na­les.
  • Tono enunciativo.
“El agua hierve a 100 grados”.“Está lloviendo”.

Ejercicios

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.