Comunicación oral y escrita

Ya hemos hablado de que la capacidad humana de comunicarse se manifiesta primeramente en la lengua oral y para muchas sociedades es la única forma de comunicación. Pero las sociedades letradas cuentan además con la lengua escrita, la codificación signada de la lengua oral, y nos es imposible imaginar la vida cotidiana sin ella. La escritura surgió de la necesidad de preservar la información y la experiencia a través del tiempo y la distancia. De esta forma tenemos dos tipos de comunicación, la oral y la escrita, que tienen características propias que las definen y diferencian, y a la vez rasgos comunes. Mientras la lengua oral es inherente al humano, el aprendizaje de la lengua escrita es un proceso largo que se va perfeccionando. Así, con el tiempo, aprendemos a adaptar nuestros escritos a la situación comunicativa, al igual que lo hacemos con la lengua oral.

Cada una de las variedades tiene géneros específicos con normas y recursos que los caracterizan. Además lengua escrita y la oral se mezclan en muchas ocasiones, y hoy en día, con el uso de las nuevas tecnologías, vemos cómo en ciertos ámbitos (foros, chats, redes sociales, etc.) aparece la lengua escrita con rasgos propios de la oralidad. En este apartado vamos a definir todas estas cuestiones.

Características de la lengua oral y la escrita

En este cuadro puedes comparar la lengua oral y la escrita. Aunque las dos son manifestaciones de la lengua, presentan diferencias:

LENGUA ORAL LENGUA ESCRITA
Se manifiesta a través de sonidos: canal auditivo. Se manifiesta a través de signos: canal visual.
Emisores y receptores suelen encontrarse en el mismo lugar y tienen un número determinado. El emisor y los receptores pueden estar separados tanto en el espacio como en el tiempo. El número de receptores puede ser ilimitado.
Es inmediata, efímera y espontánea: no requiere planificación previa y lo dicho no puede ser modificado. Es diferida, ha de ser planeada y perdura en el tiempo: la escritura requiere planificación y estructuración. El texto puede ser corregido.
Uso códigos no verbales (código proxémico: distancia entre los hablantes; código cinético: gestos, lenguaje corporal, muecas, etc.) para reforzar el mensaje. No se hace uso de recursos no verbales, aunque en el mensaje pueden influir elementos como el soporte (papel, medios electrónicos), el formato (anuncio, libro,…) la tipografía, aparición de imágenes, etc.
Es frecuente el registro coloquial: es la lengua de la vida cotidiana. El lenguaje es menos cuidado. El registro suele ser formal y el lenguaje refinado.
Abunda la coordinación y el léxico es limitado y repititivo. La sintaxis es más elaborada, uso de subordinadas. El léxico es más escogido y variado, evita la repetición. Respeto de las normas ortográficas y gramaticales.
El mensaje se repite varias veces, se añaden detalles. Prevalece la economía del lenguaje.
Refleja el nivel cultural del emisor. Forma parte de la cultura de la comunidad en que fue creado.

La comunicación oral: tipos

Al hablar de textos orales, debemos distinguir entre aquellos planificados y aquellos no planificados. La conversación es el prototipo de texto oral no planificado. Sin embargo, los medios de comunicación, la radio y la televisión, nos ofrecen otros textos orales, planificados de antemano. Por consiguiente, debemos distinguir ambos tipos de texto, ya que, las características de unos difieren, aunque levemente, de las de los otros:

Textos orales planificados

MULTIDIRECCIONALES

  • Coloquio: se trata de una conversación, en la cual hay un experto que la dirige por medio de preguntas que contestan los participantes.
  • Seminario: un grupo de personas estudian un tema y debaten sobre él.
  • Entrevista: los interlocutores no intercambian sus papeles: siempre es el emisor el que pregunta y el receptor el que contesta. Su finalidad es obtener información, por medio de esas preguntas. Muchas veces la entrevista aparece transcrita en una revista, periódico, etc.
  • Tertulia. se trata de un diálogo, dirigido por un moderador, sobre un tema determinado. Así pues, habrá tertulias literarias, políticas, etc.
  • Debate: es también un diálogo que se caracteriza por la oposición entre los argumentos de los participantes. En un debate es importante la estrategia empleada y la forma de emplear el lenguaje. La Retórica clásica enseñaba este tipo de características.
  • Mesa redonda: un grupo de expertos debaten acerca de un determinado tema ante unos espectadores.

Todos estos textos orales planificados, tienen algunas características comunes:

  1. Necesitan ser preparados de antemano.
  2. El tema también está fijado de antemano, así como los interlocutores.
  3. Hay una organización, también pensada de antemano.
  4. La expresión es cuidada y el léxico preciso.
  5. Es fundamental la claridad a la hora de exponer las ideas u opiniones.

 

UNIDIRECCIONALES

En realidad, muchos de ellos son verdaderos textos escritos, pensados para ser leídos. Destacamos:

  • Charla: Es una exposición oral, con un fin informativo o divulgativo, dirigida a un auditorio. En ella se emplea un tono más informal.
  • Conferencia: Tiene las mismas características que la charla pero emplea un lenguaje más formal. El conferenciante suele emplear un guion.
  • Discurso: Participa de las mismas características que una conferencia, pero su finalidad es convencer o persuadir a un auditorio. Si el discurso se produce en el ámbito militar y es solemne, se denomina arenga. Si se produce en al ámbito cristiano, predicado por el sacerdote ante unos fieles se trata de un sermón u homilía. También existe la palabra mitin (tomada del inglés meeting) que es una reunión donde el público escucha el discurso de algún personaje de relevancia política o social.

Textos orales no planificados

  • Conversación: es el único texto oral no planificado.

La conversación es la forma más habitual de la comunicación oral. Es un intercambio entre varios interlocutores. Si solamente hay un emisor, se trata de un monólogo, no de una conversación.

Es un tipo de comunicación no planificada. Todas las características del cuadro anterior se observan con perfección en ella.

En una conversación, los interlocutores participan en ella activamente. Por ello, Paul Grice dice: “Haz que tu contribución sea la requerida para la finalidad del intercambio conversacional en el que estas implicado”. Por consiguiente, toda conversación se rige por cuatro principios o máximas:

De cantidad: haz que tu contribución sea tan informativa como sea necesario.

De cualidad: haz que tu contribución sea verdadera.

De relación: sé pertinente, no digas algo que no viene al caso.

De manera: sé claro, evita la ambigüedad, sé breve, sé ordenado.

A pesar de ser un texto no planificado, la conversación tiene una estructura muy similar en todos los casos:

Apertura. Generalmente es un saludo o una llamada de atención para iniciarla.

Desarrollo: los participantes en la conversación intervienen, por turnos, y van introduciendo los temas. Las preguntas son muy fre­cuentes en este momento.

Conclusión: se da por terminado el tema, con alguna frase.

Cierre: suele haber alguna fórmula de despedida.

La conversación oral se puede mantener cara a cara, pero también a través del teléfono. En la sociedad actual, la conversación ha sufrido algunas modificaciones, debido a los avances técnicos. Todos conocemos conferencias virtuales, conversaciones por medio de Skype, hanghouts. El léxico que empleamos en una conversación es pobre:

  • Está lleno de palabras comodines, coletillas e incluso refranes.
  • Las repeticiones son constantes.
  • Se emplean vulgarismos e incluso se cometen incorrecciones.
  • Se dejan las frases sin terminar. Hay frecuentes omisiones en el discurso que se completan con el contexto.
  • Hay gran profusión de diminutivos o despectivos.
  • Se emplean localismos o dialectalismos.
  • Conversación y la tecnología
  • La inmediatez y los avances tecnológicos está dando nuevamente protagonismo a la palabra escrita.
  • El contexto informal, hace que olvidemos la corrección a la hora de escribir. Sin embargo, debes tener en cuenta que hay contextos formales que exigen máxima corrección lingüística.
  • En realidad, más que de incorrecciones hay que hablar de las omisiones; por ejemplo, no tener en cuenta la estructura del texto como saludos o despedida cuando escribimos un correo electrónico. La carta, enviada por correo postal y tal como se concebía en el siglo pasado, está desapareciendo, o siendo sustituida por otro tipo de mensajes, que emplea nuevos medios tecnológicos (e-mail, WhatsApp, sms, etc.). No obstante, la estructura de aquella es válida para estos nuevos formatos.
  • El tono y la expresividad tienen un papel preponderante en una conversación cara a cara; no solo porque el hablante deja traslucir sus sentimientos, sino también porque empleas recursos no verbales, como son los gestos, los movimientos… En los medios digitales, esta expresividad de la lengua oral se suple con otros recursos como emoticonos.

En El libro del español correcto, la RAE ofrece algunas recomendaciones a la hora de participar en conversaciones a través de chats, foros, blogs y otros medios digitales:

  • Brevedad en lo que escribimos.
  • Claridad.
  • Utilizar hipervínculos para facilitar al interlocutor el trabajo.
  • Seguir la estructura conversacional: saludo, despedida, frases de cortesía, etc.
  • Moderar el empleo de abreviaciones como x ‘por’ o xa ‘para’, y emplearlo solamente en textos informales.
  • Moderar el empleo de emoticonos, restringidos a un uso informal de los medios de comunicación tecnológicos, etc.
  • Moderar el uso de onomatopeyas.
  • No eliminar las tildes, especialmente en los textos de carácter formal.
  • Respetar el empleo de los signos de puntuación, que facilitan la comprensión del texto a nuestro interlocutor.
  • No abusar de las letras mayúsculas. El abuso se relaciona con el grito en el habla.
  • Si cometemos un error en un mensaje de un chat, conviene enviar otro haciendo notar dicho error y corrigiéndolo.
  • No olvides que si citas a otra persona, o renvías su mensaje, debes hacer constar que esas palabras no son tuyas utilizando las comillas.
  • Debes tener presente que las intervenciones en foros, blogs o redes sociales pueden ser leídas por otras personas a las que no iba dirigido el mensaje. La forma en que nos expresamos, como nuestra apariencia física, ofrece información sobre nosotros mismos.

 

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.