Rubén Darío. Caupolicán

En La Araucana (1569) de Alonso de Ercilla (1553-1594) se narra la proeza de Caupolicán, caudillo indígena araucano –del valle de Arauco, en Chile- que sostuvo sobre sus hombros un pesado tronco.

Rubén lo describe desde un punto de vista modernista que observamos en el indigenismo del tema, en su estilo grandilocuente y en el uso del alejandrino en lugar del tradicional endecasílabo usado en el soneto.

Caupolicán fue un personaje real que derrotó a las tropas españolas de Pedro de Valdivia; posteriormente fue vencido por García Hurtado y se tuvo que retirar a las montañas, hasta que, tras una traición, fue empalado en 1558

Caupolicán

 

Es algo formidable que vio la vieja raza;
robusto tronco de árbol al hombro de un campeón
salvaje y aguerrido, cuya fornida maza
blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.

Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,
pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,
lancero de los bosques, Nemrod que todo caza,
desjarretar un toro, o estrangular un león.

Anduvo, anduvo, anduvo. Le vio la luz del día,
le vio la tarde pálida, le vio la noche fría,
y siempre el tronco de árbol a cuestas del titán.

«¡El Toqui, el Toqui!» clama la conmovida casta.
Anduvo, anduvo, anduvo.  La aurora dijo: «Basta»,
e irguióse la alta frente del gran Caupolicán

 

Rubén Darío, Azul, 1888

 

  1. Héroe mitológico famoso por su fuerza y valor.
  2. Héroe bíblico de gran fuerza.
  3. Personaje bíblico muy hábil en la caza.
  4. Referencia al amanecer y relacionada con la diosa Eos griega.

Opina

*

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE