Anónimo. Soledad tengo de ti

Estamos ante otro villancico tradicional castellano que tiene como tema la nostalgia de la tierra (la famosa saudade gallega). Se ha atribuido generalmente a un compositor extremeño del siglo XVI, Juan Vásquez, pero es muy probable que sea previo.

Alfonsina Storni. Voy a dormir

Sin duda este poema, teniendo en cuenta el tema y el interlocutor femenino, tiene una influencia directa o indirecta de las jarchas del siglo XI

Rafael Alberti. Mi corza

Según reconoció el propio poeta quiso recrear con este poema incluido en Marinero en tierra, una de las canciones de más intensidad lírica de nuestra literatura: “En Ávila, mis ojos… “

José Hierro. Vida

Aparentemente este soneto es de una extrema sencillez pues solamente son dos las palabras que riman: todo y nada. Sin embargo, si prestamos un poco de atención, veremos que está plagado de referencias clásicas. Leído por el propio autor.

Juan Ramón Jiménez. Vino primero, pura

Este es el poema clásico en el que JRJ analiza su trayectoria poética, a través de una alegoría que identifica esta con las tres etapas de la vida de una mujer: infancia, adolescencia y madurez.

Hernando de Acuña. Al Rey, nuestro Señor

Este soneto de juventud de Hernando de Acuña es producto, como queda claro en el verso 8, de un momento de exaltación patriótica de la España de Carlos I y Felipe II, reyes a los que sirvió. Hay sin duda una visión providencialista de la monarquía muy en consonancia con la época.

José de Espronceda. El diablo mundo. Vv 33-64

El diablo mundo, un poema incompleto, cuenta la historia de un anciano que se transforma en un joven inexperto. El poema intenta demostrar que el hombre es bueno por naturaleza, pero el diablo mundo, la sociedad, lo corrompe.

Luis García Montero. Aunque tú no lo sepas

Este poema se incluye en el libro Habitaciones separadas y consiguió el premio Loewe de poesía, uno de los premios más prestigiosos de nuestro país, el año de su edición; un año después el Premio Nacional de Poesía.

Lope. A una calavera

Este es el soneto XLIII de Rimas sacras y en él se desarrolla no solo la caducidad de la belleza, representada por los ojos y la boca, sino también de la inteligencia (la estimativa) y de las potencias del verso 11 (memoria, entendimiento y voluntad).

Ángel González. Inventario de lugares…

poema se convierte en una enumeración de lugares que poco a poco se van haciendo más escasos, no por las condiciones meteorológicas sino por la represión de la época plagada de ordenanzas y de ojos que “vigilan, desconfían, amenazan” hasta hacer del amor y la ternura algo imposible.

Nicanor Parra. Carta a una desconocida

Este poema desarrolla el tema del ubi sunt pero no se refiere a la muerte. En eso radica su originalidad pues se imagina a la amada en un futuro cuando ya se haya alejado de su vida. Sería una visión original de este tema clásico que no contempla, como tradicionalmente, ni la muerte ni el pasado, sino el futuro.

Ángel González. Otro tiempo vendrá…

Este poema se estructura en dos partes claramente diferenciadas por la conjunción adversativa “pero” que inicia el undécimo verso. La primera parte, en futuro, presenta una visión deseable que se opone a la segunda y que se caracteriza por un vocabulario connotativamente muy negativo.

Juan Gelman. Lamento por el sapo de Stanley Hook

Incluido en el libro Los poemas de Sidney West puede parecernos inexplicable; sin embargo tras la lectura notaremos que algo inefable se esconde tras el poema, que, a pesar de estar bañado por una realidad nada poética, esconde una verdad común y compartida que no hace sino sorprendernos.

Pablo Neruda. Poema VI

Este es un de los poemas más conocidos de Neruda y, por extensión, de la literatura. Está dedicado a Albertina Azócar, que es la estudiante a la que define a través de la metonimia del segundo verso. 

Gil de Biedma, Barcelona ja no és bona…

En este poema asistimos a la mezcla definitiva del tono conversacional de la poesía social con el intimismo irónico de Gil de Biedma. A pesar de que no podamos considerar a Gil de Biedma un poeta social en el sentido estricto del término, no renuncia (y se ve claramente en este poema) a la crítica social desde su perspectiva burguesa.

La encina, que conserva más un rayo. Claudio Rodríguez

En este poema cabe destacar el uso de estructuras bimembres para describir la armonía que el poeta encuentra entre los elementos de la naturaleza.

Juana de Ibarbourou. Rebelde

El modernismo uruguayo está representado por esta poeta que hace, en este poema, bandera de la transgresión. En él enfrenta su absoluta libertad con uno de lo mitos más solemnes de la literatura, el de Caronte, el barquero que cruza el río Leteo para llevar las almas al otro mundo. La poeta opone a este “siniestro patriarca” su libertad y su feminidad, su “perfume salvaje”.

Jorge Carrera. Estaciones de Stony Brook

Este autor, referente de la poesía ecuatoriana contemporánea, asimila la estética vanguardista con el paisaje de su tierra. Este poema es un reflejo de ello y pertenece a su último libro publicado.

Yo me pregunto a veces si la noche. Claudio Rodríguez

Conviene destacar en “Don de la ebriedad” el ritmo de todos los poemas. En palabras del poeta: “Escribí casi todo el libro andando, me lo sabía de memoria y lo iba repitiendo, corrigiendo, modificando, cuando andaba por el campo”.

Anónimo. En Ávila, mis ojos.

Este es uno de los poemas de mayor intensidad dramática de nuestra literatura y tal vez uno de los que cuentan con menos ornamento sin perder por eso su carga expresiva. Observemos que solo tiene un verbo “mataron” rodeado por un topónimo que se repite en los otro cuatro versos para crear un clima agobiante que no matiza ningún adjetivo.

Claudio Rodríguez. Como si nunca hubiera sido mía.

En este poema del libro primero aparece desarrollado el tema de la entrega unánime que existe en la naturaleza y de las limitaciones que el poeta encuentra.

Unamuno. La oración del ateo

La religiosidad de Unamuno siempre se debatió entre la razón y la fe. Su obra culminante es “San Manuel Bueno, mártir” pero podemos observar esta dicotomía perfectamente en este soneto.

Agustín García Calvo. Que no se despierte

Otro poema de este genial escritor, representante de la libertad en poesía y no adscrito a ningún movimiento estético establecido. Añadimos el audio a partir de un vídeo de Amancio Prada. Disfruten.

Gonzalo Rojas. Carta del suicida

El amor, la pasión irreductible, se plasman en este fantástico poema de Gonzalo Rojas, tristemente fallecido en abril de 2011. Sirva como homenaje. Recitado por él mismo de una forma muy peculiar.

El Renacimiento. Esquema conceptual.

Si quieres que tu alumnado tenga una idea general del Renacimiento, muy sencilla y sobre la que poder construir en cursos más avanzados, este documento puede serte de una gran ayuda.

Claudio Rodríguez. El baile de águedas

En la voz del propio autor presentamos este poema. Recordar que Las Águedas es la fiesta, en Castilla y León, en que las mujeres tienen el poder de forma simbólica. La celebración del día de las mujeres tiene su origen en el culto a la santa siciliana que padeció martirio. Después de que le cortaran los pechos, se le apareció un ángel que le llevó la palma de la victoria y una planta medicinal con la que se curó. Por todo ello se la invoca como protectora de la lactancia.

Claudio Rodríguez. Viento de primavera

Este poema pertenece a Alianza y condena, un libro publicado en 1965. Fíjense en el vocabulario de lo cotidiano que inunda todo el poema. “Ni aún el cuerpo resiste / tanta resurrección, y busca abrigo / ante este viento que ya templa y trae / olor, y nueva intimidad.

Miré los muros de la patria mía

Para algunos el reflejo de la decadencia de la patria en la época de Quevedo; para otros reflejo de la decadencia física del autor. En cualquier caso uno de los poemas más famosos y comentados de la literatura española.

Mario Benedetti. Dactilógrafo

Este poema se incluye en el que Benedetti considera su primer libro de poemas, Poemas de la oficina. El texto une recuerdos de la infancia y de su ciudad, entremezclados con una carta comercial que Benedetti, que en ese tiempo trabajaba como oficinista, está redactando.

Castilla. Manuel Machado

Este poema recrea el famoso pasaje del Mío Cid en el que este, desterrado junto a los suyos, pide posada y sale a abrirle una niña.

Anónimo. Tres morillas

Formalmente este poema tiene una estructura de zéjel, que es el antecedente del villancico castellano. Existe una tradición que identifica la recogida de aceitunas con el lance amoroso y probablemente podamos encontrar aquí un reflejo de ello

Elegía. León Felipe

Este poema, como indica inicialmente, se lo dedica León Felipe a un amigo suyo, capitán de la Marina Mercante. El poeta se queja de los marineros que han enterrado a su capitán en lugar de sumergirlo en el mar,

Collige, virgo, rosas. Luis Alberto de Cuenca

Ofrecemos en la voz del autor una actualización del tema clásico del “collige, virgo, rosas”; en esta ocasión con un tono marcadamente coloquial que no renuncia, sin embargo, al uso de un verso minoritario y utilizado en pocas ocasiones: el alejandrino.

Como tú. León Felipe

Antes de leer y escuchar este poema hay que tener en cuenta la peculiar vida del autor, marcada por el exilio en México y por su escasa adscripción a ningún grupo literario. Su vida fue, por tanto, como la de la pobre piedra sin importancia del poema

Siempre la claridad viene del cielo. Claudio Rodríguez

Claudio Rodríguez es un poeta poco conocido a pesar de que con este libro, Don de la ebriedad, consiguió el premio Adonais cuando tenía 19 años. Este que incluimos es el poema que da inicio al libro y en él se anticipan los que van a ser motivos centrales de su trayectoria poética.

En torno al soneto

Son varios los poetas que han abordado en su obra la propia elaboración de un soneto. Aunque el más conocido es el famoso de Lope a requerimiento de Violante, otros autores, tanto anteriores como posteriores, han intentado este reto. Ofrecemos aquí seis ejemplos de metapoética en los que los autores aprovechan el soneto para hablar de la propia estrofa.

Baltasar de Alcázar. Yo acuerdo revelaros…

La poesía a menudo se convierte en un juego que desarrolla la propia poesía como tema; es lo que llamamos metapoética. En este caso Baltasar de Alcázar, en un tono humorístico, se plantea revelarle un secreto a Inés adoptando la forma del soneto. 

Un soneto me manda hacer Violante. Lope de Vega

Este poema fue incluido en el tercer acto de la comedia La niña de plata y el tema es la propia realización del poema. Se trata, por tanto, de un ejercicio metapoético en el que muestra su increíble capacidad versificadora. 

Claudio Rodríguez. Ajeno

Este poema que presentamos, leído por el propio autor, pertenece al libro Alianza y condena con el que en 1965 el autor consiguió el Premio de la Crítica. Uno de los poetas más importantes de nuestra literatura y apenas popular.

Antonio Gamoneda. En la quietud de madres…

Este es el poema introductorio del libro Lápidas, publicado en 1977 tras un periodo de casi diez años de silencio. Leído por el autor.

Antonio Gamoneda. El óxido se posó

Este libro, Descripción de la mentira, de 1977 es su primer gran libro y el segundo en aparecer. Recordemos que Blues castellano es anterior en el tiempo pero su publicación es muy posterior. Está constituido como un largo poema en versículos en los que la voz del poeta, en palabras de Ángel L. Prieto de Paula, “asume su fracaso existencial e histórico y lanza una confesión vacía de certezas”.

Rubén Darío. Sonatina

El modernismo explota las relaciones entre música, pintura, escultura, etc. y este pomea es una prueba de ello. Sonatina –pieza musical corta- nos narra una historia en verso que evoca ambientes exóticos y preciosistas envueltos en melancolía. Predominan, no obstante, los valores formales sobre los narrativos (sinestesias, cromatismo, repeticiones rítmicas diversas, genitivos atributivos “la boca […]

Antonio Gamoneda. No tengo miedo

Otro poema procedente de Libro del frío. La tranquilidad ante la muerte, que se convierte en un elemento omnipresente en todo el libro. Utiliza el versículo a lo largo de todo el libro. Leído por el propio autor.

Jorge Luis Borges. Ajedrez I y II

Estos sonetos se incluyen en el libro El hacedor, de 1960. Es un libro de poesías, relatos y ensayos. Hay que destacar el notable uso de adjetivos y cómo se constituye el juego en metáfora de la vida. Recitado por el propio autor. 

Antonio Machado. Ya hay un español que quiere.

Tras la muerte de Leonor, Machado publica Proverbios y cantares, una serie de “poemas breves, de carácter reflexivo y sentencioso”. Este es uno de los más conocidos. Está leído por Fernando Rey, lo cual le da un valor añadido.

Anónimo. Romance de los infantes de Lara

No me digan que este romance no es un claro ejemplo de cómo contar una situación crítica. Se diría que es un videoclip medieval. Léanlo y animen a sus alumnos a investigar los hechos reales que se cuentan en la historia. 

Pablo García Baena. Rama fiel

Sirva este poema como homenaje a Pablo García Baena en el día de su muerte. Se lo dedicó el autor a su amigo Bernabé Fernández. Forma parte del libro Fieles guirnaldas decorativas, de 1990.

De profundis. Dámaso Alonso

Otro poema procedente de Hijos de la ira, de 1944, libro que supuso un revulsivo en el panorama cultural de la posguerra española y que condicionó gran parte de la literatura posterior.

Monstruos. Dámaso Alonso.

Otro poema procedente de Hijos de la ira, un libro fundamental para el resurgimeinto de la poesía española tras la Guerra Civil. Leído por el propio autor.

Luis Cernuda. Escondido en los muros

Este poema pertenece a la primera etapa del poeta, en concreto pertenece al libro Perfil de aire. El jardín al que se refiere el autor no es otro sino el Jardín Antiguo en el Alcázar de Sevilla, donde el autor solía ir por las tardes.

Dámaso Alonso. Insomnio

Este es uno de los poemas más significativos de la poesía de postguerra de la literatura española. A partir de 1944 el libro en el que se inserta, Hijos de la Ira, constituyó una prueba de lo que podemos llamar el exilio interior de los poetas del 27 y abrió nuevas vías a la poesía […]

Agustín Espinosa. Crimen

Este sorprendente texto es el comienzo de Crimen, de Agustín Espinosa, publicada como un todo en 1934 en Gran Canaria, aunque previamente había aparecido por partes en distintos periódicos. Tal vez sea la primera novela surrealista española, injustamente olvidada. Vean lo sorprendente de este texto, aún más si tienen en cuenta la época y el autor, un catedrático de Lengua y Literatura de instituto perfectamente integrado socialmente. Sorpréndanse.

Gonzalo Rojas. Materia de testamento

En los años 80 Gonzalo Rojas se plantea su testamento en tono poético y alude, en parte, a sus comienzos surrealistas. Lleno de alusiones personales que dificultan la comprensión y no desligado totalmente del surrealismo, añadimos este poema que da título al libro.

Claudio Rodríguez. ¡Sólo por una vez que todo vuelva

Bousoño denomina “tensión métrica” a la utilización de encabalgamientos y a la “falta de correspondencia entre los acentos de las palabras y las posiciones fuertes de la pauta del verso”. En este poema son continuos.

Ángel González. Dato biográfico.

No resulta muy difícil interpretar la metáfora que se esconde tras estas cucarachas a las que se refiere el autor. Solo hay que ver la situación política del Madrid en que se escribió. Añadimos un vídeo con imágenes del autor en el que él mismo recita el poema. 

Agustín Espinosa. Oda a María Ana, primer premio de axilas sin depilar de 1930

Una muestra del surrealismo de un autor canario poco conocido pero sorprendente por lo rupturista de su obra en una sociedad como la que le tocó vivir.

Valle Inclán. Garrote vil.

Este poema pertenece a La pipa de kif, de 1919 y es plenamente esperpéntico, no solo por el tema sino también por la lengua empleada y las rimas que utiliza.

Nicolás Fernández de Moratín. Fiesta de toros en Madrid.

La figura del Cid es una constante a lo largo de la literatura. En esta ocasión Moratín narra una supuesta hazaña del héroe. Podemos observar que no hay un desprecio total de la poesía barroca y de hecho en este poema en quintillas imita el estilo de Lope de Vega.

Jorge Manrique. Coplas a la muerte de su padre

Cada año, cuando me toca explicar la lírica del XV, no puedo sino sorprenderme de nuevo ante la intensidad de esta obra genial de Manrique. Todo un lujo de nuestra literatura. Coplas a la muerte de su padre. Recuerde el alma dormida, Avive el seso y despierte Contemplando Cómo se pasa la vida, Cómo se […]

Anónimo. Romance de Doña Alda

El diálogo y el sueño (tan presente en la literatura universal) se constituyen en piezas fundamentales de este romance.

Claudio Rodríguez. Sin adiós

El mar, Castilla, el amor… El poeta nos deleita en esta lectura con su particular visión del mar desde su óptica castellana. SE inserta en el libro Casi una leyenda, de 1991.

Claudio Rodríguez. Herida en cuatro tiempos

De su obra El vuelo de la celebración, de 1976, el poeta extrae este poema para leerlo él mismo. El audio no es muy bueno pero merece la pena escuchar al autor.

Jaime Sabines. Me encanta Dios

Un poema en el que se reivindica la figura de Dios desde una perspectiva absolutamente humana. Leído por el propio autor.

Ángel González. Cumpleaños

En este poema Ángel González reflexiona a partir de la fecha de su cumpleaños sobre su propio envejecimiento. Se inserta en una tendencia ya iniciada en el Barroco y que tiene un claro antecedente en Quevedo.

Rafael Alberti. A Pablo Neruda, con Chile en el corazón.

Este poema aparece en el libro Fustigada luz que surge como consecuencia del golpe de Estado de 1973 en Chile. Alberti y Neruda estaban unidos ideológicamente y por una amistad intensa.

Anónimo. Romance del Conde Olinos

Este es uno de los romances más bellos sobre la fuerza del amor. Como en tantos otros pueden encontrar muy distintas versiones que varíen en la forma pero no en el contenido.

Ada Salas. No limpian las palabras

>La palabra es el instrumento, necesario pero ineficaz para la poesía y muchos poetas han insistido en esta idea, Juan Ramón entre ellos.

Agustín García Calvo. Libre te quiero

Si hemos de describir la libertad absoluta en un poema tal vez sea este el más apropiado. Creado por Agustín Garcia Calvo y hecho canción por Amancio Prada constituye un bello canto a la libertad. Contiene el audio del vídeo procedente de Youtube.

César Vallejo. Los heraldos negros.

En 1918 se publica este poema del autor peruano. Tradicionalmente se le considera en la línea del modernismo pero este poema marca una tendencia muy particular en este poeta que le imprime una personalidad propia y manifiestamente dolorosa. En mi opinión son pocos los poemas en los que el dolor se expresa con tanta fuerza.

Unamuno. Ese buitre voraz de ceño torvo

En este poema Unamuno expresa sin duda alguna su característica situación ante la muerte. Tal vez uno de los sonetos más impresionantes del autor y de nuestra literatura.

Gonzalo Rojas. Contra la muerte

Un fantástico poema en el que se percibe gran parte de la trayectoria ideológica de Gonzalo Rojas y su actitud ante la vida y la muerte. Muy recomendable

Claudio Rodríguez. Las imágenes, una que las centra

No se trata en “Don de la ebriedad”, a pesar de lo concreto del vocabulario de una poesía costumbrista; va mucho más allá y constituye uno de los libros más importantes de la poesía del siglo XX.

Juana de Ibarbourou. Carne inmortal.

La búsqueda de alivio ante la muerte es una constante literaria, bien a través de la religión, bien a través del amor o, como en este caso, a través de un panteísmo que convertirá en inmortal a nuestra autora.

Alfonsina Storni. Peso ancestral

En este poema se ven clarísimos reflejos de Bécquer, tanto por la forma como por el contenido.

Juana de Ibarbourou. Lo que soy para ti.

Esta autora imprime a su obra, tras su etapa modernista, una serenidad en muchas ocasiones ligada a la sensualidad más exquisita como muestra este poema. Fíjense en su estilo nominal. 

Juana de Ibarbourou. Las lenguas de diamante.

Esta poeta uruguaya, Premio Nacional de Literatura en 1959, tiene una etapa claramente modernista que luego abandonará para iniciar un camino por el vanguardismo y el surrealismo. Este poema pertenece a su etapa modernista. Solo tienen que fijarse en la medida de los versos y en la abundante adjetivación. 

José de Espronceda. Canto a Teresa. Fragmentos

El ”Canto a Teresa”, es una de las más sentidas elegías de la literatura española, escrita por Espronceda a raíz de la muerte de su amada, e incluida en una obra mayor, El diablo mundo.

Ángel González. El día se ha ido

Son muchas las imágenes que se han utilizado para referirse al día y la noche, pero pocas tan originales como esta que utiliza Ángel González y que identifica el día con un perro ruidoso y animado y la noche con un silencioso gato que huirá con el amanecer para dejar paso a otro perro distinto pero de la misma raza.

A mi partido. Pablo Neruda

Esta es una muestra de cómo la política tienen su reflejo en la poesía. En concreto, este poema fue dedicado por Neruda al Partido Comunista de Chile.

Juan Ruiz. Planto por Trotaconventos.

Ya no estamos en la más profunda Edad Media. El planto del Arcipreste maldiciendo a la muerte es una de las manifestaciones clave de la literatura española y va a tener una repercusión importante en obras posteriores como La Celestina

Claudio Rodríguez. No porque llueva seré digno.

La simbología, a veces irracional, es una constante en “Don de la ebriedad”. También son símbolos todos los que tienen que ver con la naturaleza, la acción de caminar o con la propia ebriedad.

La métrica española. Teoría.

Una aproximación muy simple a la métrica desde la perspectiva de Antonio Quilis. Evidentemente se puede ampliar mucho más pero puede ser un ejemplo para que los propios alumnos busquen ejemplos o amplíen este esquema inicial. En fin, se abren distintas posibilidades.

Anónimo. Romance del conde Arnaldos

Uno de los más famosos romances. Fíjense en que básicamente es un poema que desarrolla la descripción sin renunciar al estilo directo. Está interpretado por Amancio Prada y se incluye el audio únicamente como recurso educativo.

Luis Cernuda. Si el hombre pudiera decir

Este es tal vez uno de los mejores poemas de Luis Cernuda. El poeta que se debatía entre la cruel realidad y su íntimo deseo. Incluyo un audio de Manuel Mulciber que, a pesar de que tiene algún pequeño error, es de muy buena calidad.

 

Antonio Gamoneda. Invierno

Siempre me sorprenden los primeros versos de este poema. La inmensa calidad de este autor (Premio Cervantes, Nacional de Literatura, etc) y el desconocimiento generalizado de su obra y de su personalidad me cautivan profundamente.

Santos Chocano. Caupolicán

Este soneto fue escrito por José Santos Chocano (1875-1934) en 1906. Lleva el mismo título que el famosísimo de Rubén Darío. Estamos ante un poeta que destaca sobre todo por su poesía épica de tonos modernistas. Aunque tuvo gran fama en su tiempo hoy ha sido eclipsado por César Vallejo.

Antonio Gamoneda. Blues del nacimiento.

Un poema que refleja desde la aparente sencillez la sensación de la paternidad. El libro del que se extrae fue creado entre 1961 y 1965 pero no se publicó hasta 1982. Aunque en él cultiva la poesía social la carga más importante la proporciona un poso existencial que vemos perfectamente en este poema. El audio es mío.

Rubén Darío. Caupolicán

En La Araucana (1569) de Alonso de Ercilla (1553-1594) se narra la proeza de Caupolicán, caudillo indígena araucano –del valle de Arauco, en Chile- que sostuvo sobre sus hombros un pesado tronco.
Rubén lo describe desde un punto de vista modernista que observamos en el indigenismo del tema, en su estilo grandilocuente y en el uso del alejandrino en lugar del tradicional endecasílabo usado en el soneto.

Jaime Gil de Biedma. Noches de mes de junio

Con el libro del que se extrae este poema comienza Gil de Biedma su compromiso social. Lógicamente el lenguaje es muy coloquial y preciso. Lo verdaderamente sorprendente de este poema es la rememoración del pasado cotidiano. Añadimos una versión recitada por el propio autor que la hace, dado que está escrita en primera persona, si […]

Antonio Gamoneda. El vigilante de la nieve

Junto con Lápidas (1986), Libro del frío (1992) cierra una etapa poética de Gamoneda dominada por la anticipación de la muerte. En el año 2000 le añadió una addenda con la colaboración gráfica de Antoni Tàpies. Audio en la voz del autor que recita parcialmente el poema.

Mario Benedetti. Hagamos un trato.

Este poema llevado al aula y utilizando la voz de Mario Benedetti se convierte rápidamente en un fabuloso reclamo para aproximarse a este autor y, por extensión, a la poesía en general.

Claudio Rodríguez. Cuándo hablaré de ti sin voz de hombre

El léxico es natural, espontáneo y sin artificio, referido a la naturaleza. Apenas hay alusiones culturalistas ni vocablos relacionados con el ámbito humano.

La vaquera de la Finojosa. Marqués de Santillana.

Esta serranilla es un clásico de la lírica. Observen la utilización de hexasílabos. Verán que no hay versos libres como en los romances y que el último verso de cada estrofa se repite para actuar como elemento de unión.

Mujer con alcuza. Dámaso Alonso.

Este es uno de los poemas más estremecedores de la poesía española y para comprenderlo hay que tener en cuenta la fecha de publicación, 1944, tras una guerra civil devastadora.

Antonio Gamoneda. Busco tu piel

Este poema pertenece al libro Libro del frío, editado en 1992. En él existe una obsesiva presencia de la muerte que no por ello anula la pasión erótica. Recitado por el propio autor. Busco tu piel   Busco tu piel inconfesable, tu piel ungida por la tristeza de las serpientes; distingo tus asuntos invisibles, el […]

Antonio Gamoneda. Tengo frío.

Gamoneda vivió desde joven la poesía. Su padre fue un poeta modernista que publicó único libro. Él la vivió pero ajena al modernismo pues en su poesía no vemos el preciosimo modernista sino el recuerdo de la miseria de su infancia. Este poema, a pesar de su sencillez, aparece en un momento de madurez del poeta y lo consagra como uno de los más importantes poetas españoles.

Caballero Bonald. Meditación en Ada Kaleh

Este poema pertenece al libro Descrédito del héroe, de 1977. Parece ser que Ada Kaleh es un topónimo correspondiente a una isla del Danubio donde parece, al menos así el poeta lo cree, que estuvo desterrado Garcilaso. Caballero Bonald la buscó sin embargo le informaron de que esta isla ya había desaparecido arrastrada por las aguas.

Caballero Bonald. Versículo del Génesis.

Este poema, a pesar de ser de su primera época, muestra ya la incapacidad de la palabra para reproducir el pensamiento poético.
Formalmente se estructura como una sinfonía en cuatro tiempos con una breve entrada de cinco versos a modo de obertura en la que se fija el tema: “entra la noche”; a esta la siguen cuatro estrofas de siete versos con estructuras repetidas en el primer y último verso.

Gil de Biedma. Contra Jaime Gil de Biedma

Este es uno de los poemas más duros de un autor contra sí mismo. Un autor que se debatía y luchaba continuamente consigo mismo. Incluyo el audio recitado por el propio autor.

Anónimo. Romance de la muerte del conde de Niebla

Este romance está dedicado a don Enrique de Guzmán, ahogado en 1436 durante el asalto a Gibraltar. Estaba ligado a la más alta nobleza castellana y fue el segundo conde de Niebla y señor de Sanlúcar de Barrameda. Destaquemos cómo resalta la valentía y la entrega del caballero y el reconocimiento, en la persona de su hijo, por parte del rey. 

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE