Este es muy simple: sólo diez palabras para garantizar que el alumnado es capaz de hacer esta distinción básica sin errores.