En este ejercicio no existe ninguna tilde. Por un lado vamos a trabajar con el adjetivo y por otro repasaremos la acentuación. 
PLATERO Y YO.
Señala con un circulo los adjetivos y caracteriza los 10 primeros (genero, numero, terminaciones, grado)

Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diria todo de algodon, que no lleva huesos. Solo los espejos de azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal negro.
Lo dejo suelto y se va al prado, y acaricia tibiamente con su hocico, rozandolas apenas, las florecillas rosas, celestes y gualdas… Lo llamo dulcemente: “¿Platero?”, y viene a mi con un trotecillo alegre que parece que se rie, en no se que cascabeleo ideal…
Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas, las uvas moscateles, todas de ambar; los higos morados, con su cristalina gotita de miel…
Es tierno y mimoso igual que un niño, que una niña…; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra… Cuando paseo sobre el, los domingos, por las ultimas callejas del pueblo, los hombres del campo, vestidos de limpio y despaciosos, se quedan mirandolo:
“La noche cae, brumosa ya y morada. Vagas claridades malvas y verdes, perduran tras la torre de la iglesia. El camino sube, lleno de sombras, de campanillas, de fragancia de hierba, de canciones, de cansancio y de anhelo. De pronto, un hombre oscuro, con una gorra y un pincho, roja un instante la cara fea por la luz del cigarro, baja a nosotros de una casucha miserable, perdida entre sacas de carbon. Platero se amedrenta;”.

No existe ninguna tilde en el ejercicio, colocalas de forma que se vean claramente.