A partir de veinticinco palabras, generalmente interrogativos, exclamativos y determinativos, pretendemos adivinar el nivel de nuestro alumnado en acentuación. Es un nivel que exige ciertos pasos previos.