A Claudio Rodríguez. Leopoldo María Panero.

Este es uno de los poetas más sugerentes de la poesía de finales del XX. Desgraciadamente fallecido hace poco, sus poemas no dejan de sorprenderme. 

A Claudio Rodríguez, recordando el día en que, con un
cigarrillo temblándole en los labios, me dijo, en el Drugstore
de Fuencarral, «a esta gente hay que ganarla».

Aun cuando tejí mi armadura de acero
el terror en mis ojos muertos.
Aun cuando con mano blanca y nula
hice de silencio tus orines
y la nieve cae aún sobre mi cuerpo
pese a ello se impone un silencio aún más hondo
a los clavos que habían horadado mi cráneo:
aun cuando sean huesos quizá lo que no tiembla
aun cuando el musgo concluye mi pecho¹
el terror remueve las cuencas vacías.

¹Este poema puede leerse también con la siguiente variante:
Aun cuando el musgo es certeza en mi pecho

«Teoría» 1973

Comentarios

  1. María del Rosario Torresv Felix dice

    Me gusta mucho ser fanática de Proyecto Aula por toda la enseñanza que nos proporciona y por todos los ejercicios interactivos por que me sirven bastante, tanto para mi propio ejercicio como para aplicarlos a mis nietas y amigos que les gustan practicarlos, por que aunque no lo crean también no sirven de recreación.
    Gracias.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE