Los eufemismos dan muchísimo juego en el aula porque ayudan al alumnado a percibir las posibilidades de la lengua y a jugar con ella. Este ejercicio puede ayudar a despertar el interés.